«CA­TA­LU­ÑA VIS­TA DES­DE FUE­RA», UNA OBRA NE­CE­SA­RIA Y OPOR­TU­NA

«No son los ge­nes los que pre­de­ter­mi­nan a las so­cie­da­des li­bres y de­mo­crá­ti­cas, sino su vo­lun­tad de co­exis­tir ra­cio­nal­men­te, en igual­dad de de­re­chos y obli­ga­cio­nes, pre­ser­van­do un le­ga­do se­cu­lar de in­di­so­lu­ble uni­dad en la que se fun­da­men­ta la Cons­ti­tu­ció

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - POR ME­LI­TÓN CAR­DO­NA ME­LI­TÓN CAR­DO­NA ES MI­NIS­TRO PLENIPOTEN­CIARIO Y EXEM­BA­JA­DOR DE ES­PA­ÑA EN DI­NA­MAR­CA

JO­SÉ An­to­nio de Ytu­rria­ga, em­ba­ja­dor de Es­pa­ña, es­pe­cia­lis­ta mun­dial­men­te re­co­no­ci­do en una de las ra­mas más com­ple­jas del De­re­cho in­ter­na­cio­nal co­mo es la del De­re­cho del Mar y hom­bre de vo­ca­cio­nes mul­ti­fa­cé­ti­cas, aca­ba de pu­bli­car su li­bro «Ca­ta­lu­ña vis­ta des­de fue­ra», guía im­pres­cin­di­ble pa­ra quie­nes tra­ten de en­con­trar al­gún sen­ti­do al lla­ma­do «pro­ble­ma ca­ta­lán» que hoy en­ve­ne­na la vi­da de la Na­ción. Se tra­ta de un vo­lu­men de más de seis­cien­tas pá­gi­nas que, sin em­bar­go, se lee con la facilidad que pro­por­cio­nan la sol­ven­cia in­te­lec­tual de su au­tor y unos ín­di­ces te­má­ti­cos y ono­más­ti­cos de gran uti­li­dad. Tras una bre­ve in­tro­duc­ción his­tó­ri­ca, un ca­pí­tu­lo ana­li­za los ras­gos bá­si­cos del Prin­ci­pa­do pa­ra con­ti­nuar con una ex­po­si­ción de con­cep­tos téc­ni­co-ju­rí­di­cos con es­pe­cial aten­ción a los de na­ción, au­to­no­mía, fe­de­ra­lis­mo, «de­re­cho a de­ci­dir» y au­to­de­ter­mi­na­ción. Lue­go re­pa­sa los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos acae­ci­dos du­ran­te los di­fe­ren­tes go­bier­nos des­de 1978 y con­clu­ye con al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes so­bre eu­ro­peís­mo, diálogo y re­for­ma de la Constituci­ón. El li­bro in­clu­ye abun­dan­tí­si­ma bi­blio­gra­fía, aun­que, a mi jui­cio, su prin­ci­pal vir­tud ra­di­ca en la sol­ven­cia con que des­mon­ta pa­cien­te­men­te tan­to los fan­ta­sio­sos mi­tos his­tó­ri­cos co­mo los ju­rí­di­co-po­lí­ti­cos de los que ha ve­ni­do nu­trién­do­se el ca­ta­la­nis­mo se­ce­sio­nis­ta.

Kel­sen ad­vir­tió que los gol­pes de Es­ta­do cons­ti­tu­yen la sus­ti­tu­ción de nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes ju­rí­di­co­cons­ti­tu­cio­na­les de­mo­crá­ti­cas pre­via­men­te adop­ta­das, por otras que se for­man sin se­guir las vías legalmente previstas pa­ra ello, lo que no de­ja du­das so­bre la ca­li­fi­ca­ción de los he­chos re­cien­te­men­te juz­ga­dos en nues­tro Tri­bu­nal Su­pre­mo. Al res­pec­to, mi com­pa­ñe­ro Ytu­rria­ga con­clu­ye que, «aun­que el pro­ble­ma es muy di­fí­cil de re­sol­ver por el gra­do de in­su­mi­sión al que han lle­ga­do los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes, la so­lu­ción pa­sa por el res­ta­ble­ci­mien­to de la ley y el res­pe­to a las sen­ten­cias de los tri­bu­na­les, man­te­ner el ré­gi­men de las au­to­no­mías que no le ha ido na­da mal a Ca­ta­lu­ña y rea­li­zar las re­for­mas de la Constituci­ón que sean ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar­lo y que re­sul­ten via­bles por re­ci­bir un am­plio acuer­do, res­pe­tan­do el prin­ci­pio de igual­dad de to­dos los es­pa­ño­les y los in­tere­ses ge­ne­ra­les del Es­ta­do». Y es que, hoy en día, no es la ge­né­ti­ca la que pre­de­ter­mi­na a las so­cie­da­des li­bres y de­mo­crá­ti­cas, sino su vo­lun­tad de co­exis­tir ra­cio­nal­men­te, en igual­dad de de­re­chos y obli­ga­cio­nes pre­ser­van­do un le­ga­do se­cu­lar de in­di­so­lu­ble uni­dad en la que se fun­da­men­ta la Constituci­ón, pa­tri­mo­nio que nin­gu­na ge­ne­ra­ción es­tá le­gi­ti­ma­da a di­la­pi­dar.

Si yo fue­ra un di­plo­má­ti­co ex­tran­je­ro acre­di­ta­do en Ma­drid, ad­qui­ri­ría en el ac­to el li­bro y lo lee­ría con aten­ción pa­ra es­tar en­ton­ces ver­da­de­ra­men­te ca­pa­ci­ta­do

pa­ra in­for­mar a mi go­bierno, con co­no­ci­mien­to ca­bal de cau­sa, de los en­tre­si­jos y tram­pan­to­jos del desafío so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán y si en reali­dad pue­de exis­tir al­gu­na so­lu­ción a to­do es­te em­bro­llo en el que nos ha si­tua­do esa la­men­ta­ble aven­tu­ra. El em­ba­ja­dor Ytu­rria­ga tam­bién se lo pre­gun­ta va­rias ve­ces a lo lar­go de su obra pa­ra con­cluir, es­pe­cial­men­te en la par­te fi­nal, co­mo se­ña­la la doc­to­ra Frei­xes «pa­ra que tal co­sa su­ce­da, son ne­ce­sa­rias dos pre­mi­sas: en pri­mer lu­gar, el res­ta­ble­ci­mien­to, en to­da su ex­ten­sión, del or­den cons­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­co en Ca­ta­lu­ña y, en se­gun­do tér­mino, el re­co­no­ci­mien­to de la plu­ra­li­dad in­ter­na de Ca­ta­lu­ña, con la in­cor­po­ra­ción del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo al de­ba­te so­bre las mo­da­li­da­des de re­con­duc­ción del pro­ble­ma».

El li­bro ha de ser, sin du­da, de gran uti­li­dad pa­ra nues­tros di­plo­má­ti­cos, tan­to en el in­te­rior co­mo muy es­pe­cial­men­te en el ex­tran­je­ro, don­de se jue­ga una par­te sus­tan­cial de es­te desafío se­pa­ra­tis­ta no es­pe­cial­men­te bien aten­di­da has­ta la fe­cha por nues­tras autoridade­s po­lí­ti­cas. Sin em­bar­go, al pa­re­cer el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res no ha con­si­de­ra­do opor­tuno di­fun­dir­lo por ra­zo­nes que des­co­noz­co pe­ro que mu­cho me te­mo ten­gan que ver con esa for­ma le­tal de La­zo ama­ri­llo en la se­de de la Ge­ne­ra­li­tat cen­su­ra con­tem­po­rá­nea que se de­no­mi­na «co­rrec­ción po­lí­ti­ca» y es la­cra cre­cien­te de nues­tra sociedad, con la agra­van­te de in­va­dir el ám­bi­to aca­dé­mi­co, pues se tra­ta sin lu­gar a du­das de una obra emi­nen­te­men­te académica en la que los jui­cios po­lí­ti­cos del au­tor ape­nas cons­ti­tu­yen el uno por mil del mo­nu­men­tal texto y, sin em­bar­go, pa­re­cen ha­ber si­do ob­je­to de un anate­ma tan lesivo pa­ra nues­tros in­tere­ses co­mo des­pre­cia­ble por lo que de sec­ta­ris­mo ex­clu­yen­te y em­po­bre­ce­dor tie­ne.

Se­me­jan­te de­ci­sión no al­can­za­rá los fi­nes que se pro­po­ne por cuan­to sus per­pe­tra­do­res no han te­ni­do en cuen­ta las po­si­bi­li­da­des de distribuci­ón que ofre­cen las nue­vas tec­no­lo­gías, de ma­ne­ra que to­dos nues­tros di­plo­má­ti­cos en el ex­te­rior re­ci­bi­rán la obra de Ytu­rria­ga ad maio­rem His­pa­niae glo­riam.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.