De­nun­cian an­te la ONU la ex­pa­tria­ción for­zo­sa de di­si­den­tes cu­ba­nos

∑ Ba­jo ame­na­zas de muer­te, dan di­ne­ro a los di­si­den­tes y les mon­tan en un avión pa­ra no vol­ver ja­más a Cu­ba

ABC (Andalucía) - - INTERNACIO­NAL - SU­SA­NA GAVIÑA

El 21 de fe­bre­ro de 2019, Elié­cer Gón­go­ra Iza­gui­rre, un ac­ti­vis­ta de la ONG Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba (Un­pa­cu), fue pues­to sin su con­sen­ti­mien­to ni co­no­ci­mien­to, y sin que me­dia­ra nin­gu­na or­den ju­di­cial, en un avión de Aru­ba Air­li­nes [com­pa­ñía pro­pie­dad del ré­gi­men ve­ne­zo­lano] con rum­bo a Gu­ya­na. Le die­ron 200 dó­la­res y le di­je­ron que era «pa­ra que se bus­ca­se la vi­da y no re­gre­sa­se más a Cu­ba». Co­mo Elié­cer hay de­ce­nas de di­si­den­tes cu­ba­nos que han su­fri­do la mis­ma suer­te: la ex­pa­tria­ción for­zo­sa im­pues­ta por el Go­bierno cu­bano, ba­jo ame­na­za de re­pre­sión con­tra él y su fa­mi­lia si no aban­do­na­ban el país pa­ra siem­pre.

Dos ONG –Cu­ban Pri­so­ners De­fen­ders y la Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba (Un­pa­cu)– ha re­co­gi­do en una de­nun­cia, re­mi­ti­da es­ta se­ma­na a la ONU, de­cla­ra­cio­nes y do­cu­men­ta­ción que re­fren­dan que las ex­pa­tria­cio­nes for­zo­sas se han con­ver­ti­do en una «prác­ti­ca ma­si­va y sis­te­má­ti­ca» con­tra ac­ti­vis­tas y de­fen­so­res de DD.HH. en Cu­ba.

«Al me­nos en los úl­ti­mos me­ses se ha de­tec­ta­do de for­ma ge­ne­ra­li­za­da y ma­si­va que la po­li­cía po­lí­ti­ca y la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, así co­mo los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Revolución y otros or­ga­nis­mos afi­nes al pro­ce­der del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, han pues­to en mar­cha un plan que in­clu­ye ame­na­zas, coac­ción, gol­pi­zas y de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias a los ac­ti­vis­tas pa­ra que, ex­plí­ci­ta­men­te, de­jen el país de for­ma de­fi­ni­ti­va, he­cho que les co­mu­ni­can co­mo úni­ca so­lu­ción a la re­pre­sión y ame­na­zas de muer­te y cár­cel», in­di­ca la de­nun­cia pre­sen­ta­da.

El in­for­me in­clu­ye más de una trein­te­na de ca­sos, y 26 tes­ti­mo­nios di­rec­tos. To­dos ellos son cu­ba­nos que se han vis­to obli­ga­dos a aban­do­nar la is­la con la prohi­bi­ción de vol­ver a ella. A es­tos se su­man otros 42 ca­sos de ac­ti­vis­tas y di­si­den­tes cu­ba­nos que es­tán sien­do «ins­ti­ga­dos» por el ré­gi­men pa­ra que aban­do­nen el país, pe­ro han de­ci­di­do que­dar­se a pe­sar de la re­pre­sión que su­fren. En es­te úl­ti­mo gru­po se en­cuen­tra, por ejem­plo, la lí­der de las Da­mas de Blan­co, Ber­ta So­ler.

La prác­ti­ca no es nue­va, pe­ro los da­tos de­mues­tran que se ha in­cre­men­ta­do du­ran­te el man­da­to del pre­si­den­te Díaz-Ca­nel. «Más de 40 miem­bros de la Un­pa­cu, que se­pa­mos, han re­ci­bi­do esa pre­sión en es­tos seis me­ses. Es bru­tal y de­be­mos pa­rar­lo, por­que los que se van, los me­nos, lo ha­cen a un ca­mino de muer­te. Y ge­ne­ra mu­cha re­pre­sión adi­cio­nal. El ré­gi­men a los “ele­gi­dos” los ma­cha­ca dia­ria­men­te», afir­ma a ABC Ja­vier La­rron­do, pre­si­den­te de Cu­ban Pri­so­ners De­fen­ders.

«Ca­mino de muer­te»

El «ca­mino de muer­te» es co­mo se co­no­ce a la ru­ta de sa­li­da for­zo­sa de es­tos ex­pa­tria­dos. Aban­do­na­dos –al­gu­nos de ellos con en­tre 100 y 300 dó­la­res que les da el ré­gi­men– en paí­ses que sim­pa­ti­zan con Cas­tro, co­mo Gu­ya­na, Tri­ni­dad y To­ba­go y Ni­ca­ra­gua. Mu­chos de­ci­den bus­car un re­fu­gio me­jor, pa­ra lo que tie­nen que tran­si­tar el «Ca­mino Vie­jo», an­ti­gua ru­ta que va de Su­ra­mé­ri­ca a EE.UU. De­ben atra­ve­sar Bra­sil, Pe­rú, Ecua­dor, Co­lom­bia, Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, has­ta lle­gar a Mé­xi­co, y de ahí a EE.UU. Una ru­ta «de ex­po­lio y de tor­tu­ras» to­ma­da por las ma­fias.

So­bre los mo­ti­vos que ha­brían lle­va­do al ré­gi­men a in­ten­si­fi­car las ex­pa­tria­cio­nes for­zo­sas, La­rron­do se re­fie­re a «la au­sen­cia de vi­sa­dos pa­ra los ac­ti­vis­tas de DD.HH. por par­te de EE.UU., que fue­ron sus­pen­di­dos an­tes de la sa­li­da de Oba­ma». Otro fac­tor es «la im­pu­ni­dad con la que el Go­bierno de Cu­ba ha creí­do que pue­de re­pri­mir, por­que la Unión Eu­ro­pea no reac­cio­na con fuer­za an­te los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad que se co­me­ten co­mo se­ría desea­ble». A es­to se su­ma, que las lis­tas de pre­sos po­lí­ti­cos «es­tán ge­ne­ran­do mu­cha pre­sión en el ré­gi­men en los úl­ti­mos seis me­ses, y los que “eli­ge” son to­dos ac­ti­vis­tas de va­lor que no tie­nen más for­ma de pa­rar­les que sa­cán­do­los de la is­la o me­tién­do­los en pri­sión».

Ac­tual­men­te, los di­si­den­tes des­te­rra­dos de ma­ne­ra for­zo­sa se en­cuen­tran re­par­ti­dos en paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má, Chi­le, Mé­xi­co o Es­pa­ña. Mu­chos de ellos no dis­fru­tan de re­co­no­ci­mien­to co­mo re­fu­gia­dos, por lo que no tie­nen ac­ce­so al mer­ca­do la­bo­ral ni a edu­ca­ción.

Im­pu­ni­dad del ré­gi­men Las ex­pa­tria­cio­nes for­zo­sas han au­men­tan­do de­bi­do a la im­pu­ni­dad del ré­gi­men y la fal­ta de reac­ción de la UE

CEDIDA

Elié­cer Gón­go­ra, en un cam­pa­men­to mi­li­tar en Ba­jo Chi­qui­to (Pa­na­má)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.