Un eco­no­mis­ta ecléc­ti­co

∑ Maes­tro en la ma­te­ria, ase­so­ró a Rea­gan, Bush hi­jo y Oba­ma

ABC (Andalucía) - - AGENDA - Mar­tin Stuart Felds­tein JO­SÉ MA­RÍA BALLESTER ESQUIVIAS

Cuan­do en oc­tu­bre de 1982, Mar­tin Felds­tein tras­pa­só el um­bral de la Ca­sa Blan­ca pa­ra asu­mir la Pre­si­den­cia del Consejo de Ase­so­res Eco­nó­mi­cos, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se en­tra­ba en re­ce­sión, por lo que es­ti­mó ne­ce­sa­rio re­vi­sar, al me­nos par­cial­men­te, al­gu­na de las me­di­das es­te­la­res que per­mi­tie­ron a Ro­nald Rea­gan ga­nar la elec­ción pre­si­den­cial dos años an­tes. És­tas hun­dían sus raí­ces en la eco­no­mía de la ofer­ta, de la que Felds­tein siem­pre fue un cla­ro ex­po­nen­te. Sin em­bar­go, an­te el nue­vo es­ce­na­rio, es­ti­mó que la ba­ja­da ma­si­va de im­pues­tos no bas­ta­ría por sí so­la pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio. De ahí que abo­ga­se por una subida tem­po­ral de cier­tos im­pues­tos, va­lién­do­le ta­ma­ña «osa­día» nu­me­ro­sos en­con­tro­na­zos con otros miem­bros im­por­tan­tes del equi­po pre­si­den­cial, em­pe­zan­do por el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Do­nald Re­gan. Felds­tein ter­mi­nó per­dien­do el pul­so un día de 1984 cuan­do el mis­mí­si­mo Rea­gan des­le­gi­ti­mó pú­bli­ca­men­te su In­for­me Anual –cons­ta­ba de tres­cien­tas cua­ren­ta y tres pá­gi­nas– al ca­li­fi­car­lo de «pen­sa­mien­to con­fu­so». Otra ra­zón es­gri­mi­da pa­ra ex­pli­car su sa­li­da de la Ca­sa Blan­ca, tal y co­mo re­cuer­da «The New York Ti­mes», fue el ven­ci­mien­to del pla­zo má­xi­mo

per­mi­ti­do por la Uni­ver­si­dad de Har­vard pa­ra las ex­ce­den­cias.

Sea co­mo fue­re, el epi­so­dio no em­pa­ñó el pres­ti­gio del ca­te­drá­ti­co, que vol­vió a ase­so­rar, si bien des­de po­si­cio­nes más pe­ri­fé­ri­cas, a pre­si­den­tes tan dis­pa­res co­mo Geor­ge W. Bush y Ba­rack Oba­ma. Fra­ca­só, en cam­bio, en su de­seo de sus­ti­tuir a Alan Greens­pan co­mo pre­si­den­te de la Re­ser­va

na­ció el 25 de no­viem­bre de 1939 en Nue­va York y fa­lle­ció en Bos­ton el 11 de ju­nio de 2019. For­ma­do en Ox­ford y Har­vard, fue du­ran­te dé­ca­das el ca­te­drá­ti­co de re­fe­ren­cia en Eco­no­mía en es­ta úl­ti­ma uni­ver­si­dad. Ase­sor de los pre­si­den­tes Rea­gan, Bush hi­jo y Oba­ma, in­ter­vino en los ce­nácu­los pla­ne­ta­rios más in­flu­yen­tes co­mo la Comisión Tri­la­te­ral o el Club Bil­der­berg. Fe­de­ral. Pe­ro Felds­tein era an­te to­do un in­te­lec­tual que des­pun­tó bien pron­to, co­mo de­mues­tra la con­ce­sión, en 1977, de la Me­da­lla John Bates Clark al me­jor eco­no­mis­ta de me­nos de cua­ren­ta años. Hon­ró su ga­lar­dón re­vi­go­ri­zan­do a la en­ton­ces ali­caí­da Ofi­ci­na Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca: dos años le bas­ta­ron pa­ra vol­ver a con­ver­tir­la en una can­te­ra de «nó­be­les».

El ma­gis­te­rio de Felds­tein irra­dió asi­mis­mo a generacion­es de eco­no­mis­tas y po­lí­ti­cos, en­tre los que des­ta­can Jef­frey Sachs y el ex se­cre­ta­rio del Te­so­ro Larry-Sum­mers. Lo con­si­guió no so­lo por su don de gen­tes –su cla­se de In­tro­duc­ción a la Eco­no­mía, «E 10» en la jer­ga de Har­vard, se con­vir­tió en la más con­cu­rri­da– sino y so­bre to­do en un vas­to le­ga­do in­te­lec­tual. Su con­tri­bu­ción más se­ñe­ra fue la Pa­ra­do­ja de Felds­tein-Ho­rio­ka (del ape­lli­do de su com­pa­ñe­ro en aque­lla ta­rea), se­gún la cual el aho­rro de un país aca­ba fi­nan­cian­do sus in­ver­sio­nes aun­que el di­ne­ro en cues­tión ha­ya tran­si­ta­do en el cir­cui­to in­ter­na­cio­nal en­tre el mo­men­to ini­cial y el fi­nal. Los tra­ba­jos de Felds­tein, eco­no­mis­ta ecléc­ti­co, tam­bién se ex­ten­die­ron a ám­bi­tos co­mo el de la Se­gu­ri­dad So­cial o el del aho­rro fa­mi­liar. Se mos­tró, eso sí, muy crí­ti­co con el eu­ro des­de an­tes de su pues­ta en mar­cha, al avi­sar de que los efec­tos ad­ver­sos de la mo­ne­da úni­ca, co­mo el des­em­pleo y la in­fla­ción, pre­va­le­ce­rían so­bre los be­né­fi­cos, co­mo el es­tí­mu­lo al co­mer­cio y a los flu­jos de ca­pi­tal.

IG­NA­CIO GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.