Au­ro­nP­lay fue nom­bra­do mi­nis­tro de YouTube por el man­da­ta­rio de El Sal­va­dor, Na­yib Bu­ke­le

ABC (Andalucía) - - GENTESTILO&TV - ANA MAR­TÍ­NEZ SU­SA­NA GAVIÑA

El nue­vo pre­si­den­te de El Sal­va­dor, Na­yib Bu­ke­le, la ha vuel­to a liar. Si hace unos días to­do el mun­do se echa­ba las ma­nos a la ca­be­za y cri­ti­ca­ba el uso –y abu­so– de su cuen­ta de Twit­ter pa­ra des­pe­dir a de­ce­nas de em­plea­dos de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, aho­ra ha si­do un nom­bra­mien­to, a tra­vés de la mis­ma red so­cial, de un in­fluen­cer es­pa­ñol co­mo mi­nis­tro de YouTube, una su­pues­ta car­te­ra de nue­va crea­ción. Pe­ro no, no se ha crea­do el Mi­nis­te­rio de YouTube en El Sal­va­dor. Se tra­ta de una bro­ma, eso sí con mu­cha es­tra­te­gia de­trás, que se ha vuel­to vi­ral.

Bu­ke­le, ade­más de man­da­ta­rio de El Sal­va­dor, con so­lo 37 años, va ca­mino de con­ver­tir­se en el pre­si­den­te de Twit­ter, des­ban­can­do al mis­mí­si­mo Do­nald Trump. En­tre des­pi­do y des­pi­do, tam­bién ha des­li­za­do más de una bro­ma, co­mo man­dar a to­dos sus se­gui­do­res a dor­mir o re­cri­mir a al­guno pa­ra que fue­ra a du­char­se.

Pa­ra el pre­si­den­te, Twit­ter es un ins­tru­men­to que le ha per­mi­ti­do con­ver­tir­se en el man­da­ta­rio más bi­so­ño de El Sal­va­dor, y so­bre to­do, co­nec­tar con una am­plia ba­se de sim­pa­ti­zan­tes muy jó­ve­nes, que ven en él al­guien «co­ol» que rom­pe con las con­ven­cio­nes y las éli­tes. A la es­pe­ra de ver si su go­ber­nan­za va más allá de las re­des so­cia­les, ac­tual­men­te es, se­gún una en­cues­ta de la em­pre­sa Mi­tofsky, el man­da­ta­rio con más acep­ta­ción del mun­do, con el 71%. Ser el más po­pu­lar pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en una ob­se­sión. Pa­ra lo­grar­lo no ha du­da­do en en­trar al tra­po, vía Twit­ter, con el you­tu­ber Per­xi­taa, co­no­ci­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra tro­lear (lo que se co­no­ce en el mun­do 2.0 co­mo

bro­mear), que tui­teó a Bu­ke­le: «Si­guen sin lle­gar­me los bi­lle­tes pa­ra vi­si­tar El Sal­va­dor. Me es­toy po­nien­do ner­vio­so». El pre­si­den­te, cu­ya ac­ti­vi­dad en la po­pu­lar red de mi­cro­blog­ging es su­rrea­lis­ta, le con­tes­tó: «Se le or­de­na com­prar­los us­ted mis­mo de su sa­la­rio co­mo you­tu­ber», a lo que Au­ro­nP­lay, ami­go de Per­xi­taa y uno de los you­tu­bers es­pa­ño­les con más éxi­to, le di­jo: «Así se ha­bla». Es­ta sim­ple fra­se en­can­di­ló de tal ma­ne­ra al man­da­ta­rio mi­llen­nial que, de nue­vo, in­for­mó: «Por De­cre­to Pre­si­den­cial, nom­bro a Au­ro­nP­lay co­mo mi Mi­nis­tro de YouTube». En ese mo­men­to, las re­des en­lo­que­cie­ron.

Au­ro­nP­lay cuen­ta con más de 16 mi­llo­nes de se­gui­do­res en YouTube gra­cias prin­ci­pal­men­te a sus vi­deo­crí­ti­cas de hu­mor so­bre te­mas de ac­tua­li­dad. Su par­ti­cu­lar in­ge­nio es la cla­ve de su éxi­to y de ahí su «es­car­ceo» con el pre­si­den­te. De ori­gen hu­mil­de y na­tu­ral de Badalona, su nom­bre real es Raúl Ál­va­rez. Co­men­zó con su ca­nal en 2006, pe­ro sal­tó a la fa­ma seis años des­pués. En­ton­ces, cam­bió su em­pleo en una fá­bri­ca de en­cua­der­na­ción por una par­ti­cu­lar ofi­ci­na: su ha­bi­ta­ción. Des­de allí, con un por­tá­til y una web­cam, crea sus «cu­tres» ví­deos pa­ra una au­dien­cia adic­ta a su hu­mor ca­da se­ma­na.

ABC

Co­ne­xión Twit­ter. you­tu­ber

Arri­ba, el Au­ro­nP­lay. A la izquierda, el nue­vo pre­si­den­te de El Sal­va­dor, Na­yib Bu­ke­le, ex­per­to en re­des so­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.