UE, PO­NER LAS LU­CES LAR­GAS

«Aho­ra mis­mo Eu­ro­pa se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da y, si no se ha­ce due­ña de su des­tino, exis­te un ries­go real de caer en la irre­le­van­cia y en la de­pen­den­cia de otras po­ten­cias que se es­tán im­po­nien­do en es­te mun­do nue­vo. No se pue­de per­der el tiem­po: es

ABC (Andalucía) - - LA TERCERA - POR JO­SÉ MA­NUEL GON­ZÁ­LEZ-PÁRAMO JO­SÉ MA­NUEL GON­ZÁ­LEZ-PÁRAMO ES CON­SE­JE­RO EJE­CU­TI­VO DE BBVA

EU­RO­PA es un éxi­to his­tó­ri­co. Paz, pros­pe­ri­dad y li­ber­tad son las se­ñas de iden­ti­dad de es­te pro­yec­to co­mún. Aun­que el Bre­xit pa­re­ce ineluc­ta­ble, los can­di­da­tos po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas de otros paí­ses eu­ro­peos han da­do mar­cha atrás en su afán de imi­tar al Reino Uni­do. En un con­tex­to de glo­ba­li­za­ción y cam­bios dis­rup­ti­vos ace­le­ra­dos, ¿qué país eu­ro­peo de for­ma ais­la­da pue­de pre­ten­der ser un ac­tor re­le­van­te en el jue­go de la geo­po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, y com­pe­tir con gi­gan­tes co­mo EE.UU. o Chi­na? Una UE só­li­da, crea­ti­va, so­li­da­ria y com­pro­me­ti­da es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra un fu­tu­ro me­jor pa­ra to­dos los eu­ro­peos. Pe­ro aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Eu­ro­pa se en­cuen­tra en la en­cru­ci­ja­da de los ca­mi­nos y no se pue­de que­dar pa­ra­da. Hay que avan­zar, tra­zar el rum­bo de ca­ra al fu­tu­ro, po­ner las lu­ces lar­gas y de­fi­nir en­tre to­dos en qué di­rec­ción que­re­mos ir.

El pri­mer re­to pa­ra la Unión Eu­ro­pa es man­te­ner­se uni­da y abier­ta al mun­do. Uni­da fren­te a los ata­ques de los po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas. Uni­da en la ne­ga­ti­va a com­pro­me­ter sus prin­ci­pios en la ne­go­cia­ción del Bre­xit y uni­da pa­ra pre­ve­nir nue­vos ata­ques a la mo­ne­da co­mún, ele­men­to cen­tral de in­te­gra­ción eu­ro­pea. Con­vie­ne do­tar a la Unión de una po­lí­ti­ca fis­cal co­mún, ade­más de com­ple­tar la Unión Ban­ca­ria.

Por otro la­do, Eu­ro­pa, la ma­yor po­ten­cia eco­nó­mi­ca y el ma­yor mer­ca­do in­te­rior del mun­do, ten­drá que se­guir desa­rro­llan­do su po­lí­ti­ca de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio. Ade­más, es­ta re­la­ción va más allá de lo me­ra­men­te eco­nó­mi­co: im­plí­ci­ta­men­te ex­por­ta­mos nues­tras nor­mas cuan­do ex­pre­sa­mos nues­tras con­di­cio­nes pa­ra ne­go­ciar con la UE: me­dioam­bien­ta­les, so­cia­les, ali­men­ta­rias, di­ver­si­dad. En otras pa­la­bras com­par­ti­mos con nues­tros so­cios co­mer­cia­les nues­tros va­lo­res y nues­tra vi­sión del mun­do.

Asi­mis­mo, Eu­ro­pa de­be que­dar fir­me­men­te com­pro­me­ti­da con el mul­ti­la­te­ra­lis­mo: es cru­cial pa­ra el mun­do dis­po­ner de me­ca­nis­mos que fa­ci­li­ten la coope­ra­ción en cues­tio­nes co­mo el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, el cam­bio cli­má­ti­co, la bio­di­ver­si­dad y la re­gu­la­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías. Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les (ONU, OMC, FMI, Ban­co Mun­dial...) pue­den pro­por­cio­nar

un fo­ro don­de Eu­ro­pa li­de­re el de­ba­te de es­tas cues­tio­nes, com­par­ta in­for­ma­ción y em­pu­je so­lu­cio­nes co­mu­nes.

Otro as­pec­to de la aper­tu­ra es la in­mi­gra­ción. La cri­sis mi­gra­to­ria en Eu­ro­pa ha pues­to en te­la de jui­cio la so­li­da­ri­dad y la cohe­sión. El au­men­to, real o vir­tual, de la mi­gra­ción en Eu­ro­pa cau­sa un rechazo a las sen­si­bi­li­da­des na­cio­na­lis­tas. Sin em­bar­go, a la luz del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción de la UE, só­lo una in­mi­gra­ción or­de­na­da nos ayu­da­rá a ata­jar nues­tro pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co.

El se­gun­do gran re­to al que se en­fren­ta Eu­ro­pa es con­ver­tir­se en una po­ten­cia ca­paz de ase­gu­rar su pro­pia pro­tec­ción. Sin de­jar de per­te­ne­cer a la OTAN, que per­ma­ne­ce­rá co­mo un ele­men­to cen­tral de su de­fen­sa, la UE ten­drá que afir­mar­se en su sin­gu­la­ri­dad. Ha­brá que su­pe­rar el mie­do que al­gu­nos tie­nen a es­ta idea de «Eu­ro­pa co­mo po­ten­cia en de­fen­sa», em­pe­zan­do por Ale­ma­nia, de­bi­do a su his­to­ria. Se­rá de es­pe­cial im­por­tan­cia tra­ba­jar en la crea­ción de unas fuer­zas de de­fen­sa eu­ro­pea, tan­to tra­di­cio­na­les co­mo de ci­ber­se­gu­ri­dad.

El ter­cer re­to pa­ra Eu­ro­pa con­sis­te en me­jo­rar sus me­ca­nis­mos de to­ma de de­ci­sio­nes. Eu­ro­pea tie­ne que ga­nar agi­li­dad en un mun­do en ple­na trans­for­ma­ción, y eso pa­sa­rá ne­ce­sa­ria­men­te por una re­vi­sión de su sis­te­ma de go­ber­nan­za. Ya se han da­do pa­sos pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo: la nue­va pre­si­den­ta de la Co­mi­sión, Ur­su­la von der Le­yen, ha pe­di­do que se pon­ga fin al re­qui­si­to de una­ni­mi­dad de la UE en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior. Pe­ro es­ta idea se de­be ex­ten­der a otros ám­bi­tos eu­ro­peos: los paí­ses que desean re­for­zar la ac­ción con­jun­ta de­ben po­der or­ga­ni­zar­se pa­ra in­ten­si­fi­car su coope­ra­ción en te­mas es­pe­cí­fi­cos, sin ser los rehe­nes de los paí­ses re­za­ga­dos o de los paí­ses na­cio­na­lis­tas que quie­ren fre­nar el desa­rro­llo de la UE des­de su in­te­rior.

Co­mo res­pues­ta al desafío po­pu­lis­ta y na­cio­na­lis­ta, el cuar­to re­to con­sis­te en con­ven­cer a la gen­te or­di­na­ria de la bon­dad del pro­yec­to eu­ro­peo, y mo­vi­li­zar la ma­yo­ría si­len­cio­sa a fa­vor de es­ta in­te­gra­ción fren­te a mi­no­rías pro­tec­cio­nis­tas y se­pa­ra­tis­tas. La Eu­ro­pa de los úl­ti­mos se­ten­ta años se ha ca­rac­te­ri­za­do por la fuer­za de su clase me­dia. No obs­tan­te, la glo­ba­li­za­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co es­tán so­ca­van­do es­te gru­po so­cial en los paí­ses avan­za­dos, mu­chos de los cua­les no sa­ben bien có­mo acom­pa­ñar las trans­for­ma­cio­nes con pro­gra­mas so­cia­les y de for­ma­ción ade­cua­dos. Es más, con la lle­ga­da de los ro­bots y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, mu­chos em­pleos de la clase me­dia se van a que­dar ob­so­le­tos. Es im­pres­cin­di­ble que Eu­ro­pa abra­ce su fu­tu­ro di­gi­tal lo an­tes po­si­ble y que acom­pa­ñe a la gen­te en su adap­ta­ción al cam­bio, pa­ra po­ner al al­can­ce de to­dos las opor­tu­ni­da­des de es­ta nue­va era.

Aho­ra mis­mo Eu­ro­pa se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da y, si no se ha­ce due­ña de su des­tino, exis­te un ries­go real de caer en la irre­le­van­cia y en la de­pen­den­cia de otras po­ten­cias que se es­tán im­po­nien­do en es­te mun­do nue­vo. Una Eu­ro­pa am­bi­cio­sa, dis­pues­ta a asu­mir su rol de po­ten­cia mun­dial, tie­ne la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar un pro­yec­to ilu­sio­nan­te, fiel a sus va­lo­res de de­mo­cra­cia, que su­pon­ga la de­fen­sa del Es­ta­do de De­re­cho, res­pe­tuo­so con las li­ber­ta­des de sus ciu­da­da­nos –ex­pre­sión, mo­vi­mien­to, etc.–, que fo­men­te su aper­tu­ra al mun­do, per­ma­nez­ca aler­ta an­te la de­sigual­dad, y cen­tra­do en el ser hu­mano y en la cons­truc­ción de un fu­tu­ro sos­te­ni­ble. No se pue­de per­der el tiem­po: es el mo­men­to de pa­sar de la re­fle­xión a la ac­ción, de las mu­sas al tea­tro.

NIETO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.