ES­TO SÍ ES UNA FÓR­MU­LA DE PROGRESO

ABC (Andalucía) - - EDITORIALE­S -

LA Co­mu­ni­dad de Ma­drid que pre­si­di­rá Díaz Ayu­so es la an­tí­te­sis de lo que re­pre­sen­ta el PSOE de Sán­chez y sus po­ten­cia­les so­cios de Go­bierno, cu­yos dis­cur­sos, im­bui­dos de fal­so bue­nis­mo y cí­ni­ca su­pe­rio­ri­dad mo­ral, ha­blan mu­cho de pro­gre­sis­mo y bie­nes­tar so­cial, pe­ro, una vez pues­tos en prác­ti­ca, ob­tie­nen el re­sul­ta­do con­tra­rio. La can­di­da­ta del PP des­gra­nó ayer las cla­ves de su pro­gra­ma en el dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra, pe­ro tam­bién apro­ve­chó la oca­sión pa­ra lan­zar men­sa­jes en cla­ve na­cio­nal, evi­den­cian­do que Ma­drid, co­mo An­da­lu­cía, ser­vi­rá co­mo cam­po de prue­bas de un fu­tu­ro go­bierno de cen­tro-de­re­cha pa­ra to­da Es­pa­ña, ade­más de ejer­cer una im­por­tan­te la­bor de oposición y con­tra­pe­so te­rri­to­rial. Ayu­so des­ta­có su ca­pa­ci­dad de diá­lo­go fren­te a la in­com­pe­ten­cia de los so­cia­lis­tas pa­ra for­mar go­bierno, al tiem­po que se com­pro­me­tió a «go­ber­nar pa­ra to­dos» y a de­fen­der la uni­dad na­cio­nal, a di­fe­ren­cia del sec­ta­ris­mo de Sán­chez y sus po­ten­cia­les alia­dos.

Y eso sin con­tar el ges­to de­di­ca­do a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, cu­ya de­fen­sa se­rá una prio­ri­dad en acer­ta­da res­pues­ta a los abe­rran­tes ho­me­na­jes de Bil­du a los eta­rras. Pe­ro si al­go ca­rac­te­ri­za

a Ma­drid es la efi­cien­te ges­tión bajo los man­da­tos del PP, cu­yo le­ga­do Ayu­so se com­pro­me­tió a man­te­ner y me­jo­rar me­dian­te tres prin­ci­pios bá­si­cos: li­ber­tad, im­pues­tos ba­jos y una ma­yor efi­cien­cia pú­bli­ca. La his­tó­ri­ca re­ba­ja fis­cal que anun­ció, de has­ta 5,5 pun­tos en el tra­mo au­to­nó­mi­co del IRPF, jun­to al au­men­to de las de­duc­cio­nes pa­ra jó­ve­nes, fa­mi­lias y au­tó­no­mos, con­so­li­da­rá a Ma­drid co­mo la re­gión con los im­pues­tos más ba­jos de Es­pa­ña, tras ser pio­ne­ra en la eli­mi­na­ción de Pa­tri­mo­nio, Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes. Ade­más, los ma­dri­le­ños se­gui­rán dis­fru­tan­do de la li­bre elec­ción de co­le­gios y cen­tros sa­ni­ta­rios, mien­tras se me­jo­ra la aten­ción a la ter­ce­ra edad, se re­fuer­zan los ser­vi­cios bá­si­cos y se am­plía la red de trans­por­te pú­bli­co.

Si a ello se su­ma su com­pro­mi­so con el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio, la to­le­ran­cia ce­ro con­tra la co­rrup­ción –co­mo pro­pó­si­to de en­mien­da tras los epi­so­dios co­no­ci­dos– y la con­ti­nua­ción de un am­bien­te fa­vo­ra­ble a la crea­ción de ri­que­za y em­pleo, el pro­yec­to de Ayu­so, gra­cias al res­pal­do de Cs y Vox, se si­túa en las an­tí­po­das de lo que pro­po­ne Sán­chez pa­ra Es­pa­ña con el apo­yo de Po­de­mos y na­cio­na­lis­tas. Ma­drid es una his­to­ria de éxi­to, ya que se ha con­ver­ti­do en la lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca del país y en la re­gión más ri­ca, co­se­chan­do los ma­yo­res es­tán­da­res de bie­nes­tar so­cial y ca­li­dad edu­ca­ti­va, sa­ni­ta­ria y asis­ten­cial. La sen­da que en su día em­pren­dió Ma­drid y cu­yo rum­bo con­ti­nua­rá Ayu­so, con el apo­yo de Cs (que no de­bie­ra per­der­se en in­ten­tar mar­car dis­tan­cias con el PP, co­mo ayer hi­zo Agua­do), sí es una fór­mu­la de progreso, y no el pro­gre­sis­mo de bo­qui­lla de la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.