PLÁ­CI­DO DO­MIN­GO Y EL ME­TOO

ABC (Andalucía) - - EDITORIALE­S -

Are­bu­fo de la ola del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta Me­Too, las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual se han de­te­ni­do aho­ra en Plá­ci­do Do­min­go, fi­gu­ra es­te­lar de la mú­si­ca clá­si­ca en el úl­ti­mo me­dio si­glo y uno de los can­tan­tes que ma­yor reconocimi­ento y ad­mi­ra­ción in­ter­na­cio­nal ha des­per­ta­do ja­más en el mun­do de la ópe­ra, un ar­tis­ta des­co­mu­nal que go­za de un pres­ti­gio pla­ne­ta­rio gra­cias a su enor­me ta­len­to. Una agen­cia in­ter­na­cio­nal de no­ti­cias ha re­co­gi­do el tes­ti­mo­nio de nue­ve mu­je­res (ocho can­tan­tes y una bai­la­ri­na) que di­cen ha­ber si­do ob­je­to de un pre­sun­to aco­so se­xual por par­te de Do­min­go, acu­sa­cio­nes que el maes­tro ma­dri­le­ño ca­li­fi­ca de «inexac­tas» y que la no­ti­cia ase­gu­ra que se han ve­ni­do pro­du­cien­do en las tres úl­ti­mas dé­ca­das, si bien so­lo una de las «de­nun­cian­tes» se ha iden­ti­fi­ca­do sin apor­tar más prue­ba que su pro­pio tes­ti­mo­nio. Re­sul­ta jus­to y ca­bal, por tan­to, res­pe­tar la pre­sun­ción de inocen­cia de Plá­ci­do Do­min­go, co­mo la de cual­quier per­so­na que sea ob­je­to de una denuncia si­mi­lar.

No es el pri­mer ca­so en que tras su ju­di­cia­li­za­ción un ar­tis­ta se ha vis­to exo­ne­ra­do de una acu­sa­ción si­mi­lar, aun­que la pe­na de te­le­dia­rio ha ter­mi­na­do con su ca­rre­ra y pro­yec­ción pú­bli­ca. Siem­pre hay que es­pe­rar a la Jus­ti­cia. No han de to­mar­se es­tas lí­neas co­mo un in­ten­to de jus­ti­fi­ca­ción de prác­ti­cas de­lez­na­bles, co­mo son aque­llas que tie­nen que ver con el aco­so o el abu­so se­xual pre­va­lién­do­se de una si­tua­ción de su­pe­rio­ri­dad. Ni tie­nen el pro­pó­si­to de sal­var la ima­gen de una fi­gu­ra tan em­ble­má­ti­ca y que­ri­da en to­do el mun­do. El pro­pio Do­min­go in­clu­ye en su no­ta ex­cul­pa­to­ria una pers­pec­ti­va que qui­zá se ol­vi­de con fre­cuen­cia, co­mo es que «las reglas y va­lo­res por los que hoy nos medimos, y de­be­mos me­dir­nos, son muy dis­tin­tos de co­mo eran en el pa­sa­do». Afor­tu­na­da­men­te, la so­cie­dad evo­lu­cio­na, mu­chas ve­ces a me­jor en mu­chos ám­bi­tos. Y es­te, al mar­gen de cru­za­das más o me­nos jus­ti­cie­ras, es com­pa­ti­ble con lo que di­gan los tri­bu­na­les sin que sea jus­to me­ter a to­dos en el mis­mo sa­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.