Jo­sé Luis Ába­los MI­NIS­TRO DE FO­MEN­TO

ABC (Andalucía) - - ENFOQUE - ÁLVARO MAR­TÍ­NEZ

«Es­pa­ña no tie­ne un bar­co pri­va­do ha­cien­do sal­va­men­to en sus aguas. Aho­ra le co­rres­pon­de a Ita­lia»

So­bre es­tas lí­neas, el tuit de Sán­chez, cuan­do es­ta­ba en la oposición, cri­ti­can­do a Ra­joy por no aten­der la de­man­da Open Arms. Aba­jo, las de­cla­ra­cio­nes so­bre el asun­to de dos de sus mi­nis­tros «El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy de­be aten­der ya al bar­co de Open Arms y com­pro­me­ter­se con una po­lí­ti­ca de coope­ra­ción y hu­ma­ni­ta­ria dig­na en la UE. Hay que pa­rar es­te dra­ma». Es­to exi­gía Sán­chez al Eje­cu­ti­vo del PP an­tes de cam­biar el col­chón de La Mon­cloa, es de­cir, cuan­do es­ta­ba en la oposición y un bar­co de la men­cio­na­da ONG es­pe­ra­ba, co­mo aho­ra, en al­ta mar a des­em­bar­car a cien­tos de in­mi­gran­tes. Pe­ro ya nos de­jó cla­ro Car­men Cal­vo –co­no­ci­da co­mo «No bo­ni­ta, nos lo he­mos cu­rra­do los so­cia­lis­tas»– que una co­sa es Sán­chez y otra el pre­si­den­te del Go­bierno y que, por tan­to, el pri­me­ro pue­de ver «un cla­rí­si­mo de­li­to de re­be­lión» de los gol­pis­tas del 1-O que desaparece se­gún en­tra él en La Mon­cloa. Vuel­ve a ocu­rrir, la mis­ma per­so­na que pe­día «aten­der ya» al bar­co de Open Arms aho­ra se nie­ga a ha­cer­lo. Enor­me ri­dícu­lo re­tros­pec­ti­vo, e in­ter­na­cio­nal, con bal­co­nes a la ca­lle.

Ur­ge que la UE dé una so­lu­ción a es­te ca­so, no por­que se lo pi­dan Ri­chard Ge­re o los Bar­dem al com­ple­to, esa en­tra­ña­ble uni­dad fa­mi­liar que se ma­ni­fes­ta­ba con­tra la re­for­ma la­bo­ral del PP y lue­go la uti­li­za­ban pa­ra des­pe­dir ba­ra­to a los tra­ba­ja­do­res de «La Bar­den­ci­lla», que en es­to de de­cir lo con­tra­rio de lo que se ha­ce no es Sán­chez un ro­bin­són. Ur­ge por­que una po­ten­cia co­mo la Unión de­be re­sol­ver de una vez es­te gra­ve pro­ble­ma, con un plan se­rio y res­pon­sa­ble, al mar­gen de opor­tu­nis­mos (co­mo aquel del Aqua­rius) y a gol­pe de tuit de echa­di­zo pa­ra que­dar bien. Po­nien­do en or­den el pa­pel de las ONG, com­ba­tien­do a las ma­fias que tra­fi­can con se­res hu­ma­nos y tra­ba­jan­do en los pun­tos de ori­gen de es­ta es­pan­to­sa odi­sea de olas, sol y muer­te con aque­llos go­bier­nos lo­ca­les, la­men­ta­bles tan­cre­dos en un dra­ma don­de lo me­nos gra­ve es el apa­ra­to­so ri­dícu­lo de Sán­chez, em­pe­ña­do en hun­dir aún más su ya mi­cros­có­pi­ca cre­di­bi­li­dad.

Al­gu­nos de los in­mi­gran­tes re­co­gi­dos por el Open Arms

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.