PLÁ­CI­DO, EN LA PIRA

No ha­brá pre­sun­ción de inocen­cia y su ar­te que­da­rá opa­ca­do pa­ra siem­pre

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

PLÁ­CI­DO Do­min­go, ma­dri­le­ño de 78 años, hi­jo de dos can­tan­tes de zar­zue­la que emi­gra­ron a Mé­xi­co cuan­do él te­nía ocho, se ha pa­sa­do su vi­da tra­ba­jan­do co­mo un ani­mal, con una de­di­ca­ción ca­si so­bre­hu­ma­na. De ni­ño ya se subía a las ta­blas en la com­pa­ñía de sus pa­dres, al tiem­po que cur­sa­ba di­rec­ción de or­ques­ta y piano en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Ciu­dad de Mé­xi­co. La na­tu­ra­le­za le re­ga­ló una voz por­ten­to­sa. Pe­ro él se en­car­gó de edu­car­la, de con­ver­tir­se en un po­lí­glo­ta, de asi­mi­lar to­dos los se­cre­tos de la mú­si­ca y la es­ce­na, de am­pliar su re­per­to­rio has­ta con­ver­tir­se en uno de los te­no­res y ba­rí­to­nos más po­li­va­len­tes. Si no hu­bie­se can­ta­do una no­ta, tam­bién for­ma­ría par­te de la his­to­ria de la mú­si­ca es­pa­ño­la, al ha­ber al­can­za­do pues­tos tan in­sig­nes co­mo las di­rec­cio­nes de las ópe­ras de Washington y Los Án­ge­les. Pe­ro hay más. Con Pa­va­rot­ti y Ca­rre­ras for­mó un trío que con­du­jo a la mú­si­ca clá­si­ca a otra di­men­sión co­mer­cial, in­tro­du­cien­do la ópe­ra en ho­ga­res don­de ja­más ha­bía so­na­do un aria. Plá­ci­do ha ga­na­do 14 pre­mios Grammy, su­po abrir­se tam­bién al pop y co­ro­nó las lis­tas a dúo con John Den­ver; ha can­ta­do con las me­jo­res y bajo las ba­tu­tas de los co­lo­sos, de Ka­ra­jan a Le­vi­ne. Ha­ce so­lo cin­co días, re­gre­sa­ba a las Ter­mas de Ca­ra­ca­lla, don­de mar­có épo­ca con Los Tres Te­no­res, y arra­só de nue­vo con un tri­bu­to a la zar­zue­la, el gé­ne­ro lí­ri­co de sus pa­dres y de su país. Siem­pre ha si­do un pa­trio­ta es­pa­ñol. Aca­bo el pa­ne­gí­ri­co –que no lo es, pues so­lo es­toy re­ca­pi­tu­lan­do sus mé­ri­tos– re­cor­dan­do su ve­na fi­lan­tró­pi­ca. Cuan­do un terremoto arra­só Mé­xi­co, su agen­da úni­ca le per­mi­tió or­ga­ni­zar un gran con­cier­to de re­cau­da­ción de fon­dos en­ca­be­za­do por el mis­mí­si­mo Si­na­tra. Tam­bién ha man­te­ni­do pro­gra­mas y be­cas que han si­do tram­po­lín de vo­ces jó­ve­nes.

Des­de ayer, to­do lo an­te­rior es una me­nu­den­cia. Plá­ci­do ha per­di­do cual­quier mé­ri­to. La Wi­ki­pe­dia ya des­ta­ca en ne­gri­tas y lu­gar de ho­nor el si­guien­te epí­gra­fe: «Acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual». Na­da se ha pro­ba­do de ma­ne­ra feha­cien­te. No es ne­ce­sa­rio: ar­de en la pira y na­da ni na­die lim­pia­rá su nom­bre. Ya no es uno de los cin­co me­jo­res te­no­res de la his­to­ria. Aho­ra es un de­pre­da­dor se­xual. Pue­de que sea cier­to. Tal vez apro­ve­cha­se su pres­ti­gio y car­gos pa­ra se­du­cir a mu­je­res bajo ame­na­za de aca­bar con sus ca­rre­ras. Se­ría en­ton­ces un ti­po as­que­ro­so, me­re­ce­dor de una enér­gi­ca con­de­na mo­ral y del des­pre­cio del pú­bli­co. O pue­de que sea, co­mo él da en­ten­der, un mu­je­rie­go em­pe­der­ni­do que se­du­cía a las mu­je­res que le gus­ta­ban con unos có­di­gos hoy inasu­mi­bles, pe­ro que ha­ce trein­ta años eran acep­ta­dos (acep­ta­bles es otra co­sa). Pe­ro lo que no se pue­de ha­cer, y se es­tá ha­cien­do, es li­qui­dar a una per­so­na sin res­pe­tar su pre­sun­ción de inocen­cia. Aba­tir­la sin prue­bas con­clu­yen­tes y sin sen­ten­cia ju­di­cial en un jui­cio su­ma­rí­si­mo al ca­lor del #Me­Too.

El día 25 le aguar­da un con­cier­to en Salz­bur­go. Va­ti­cino que lo bo­rra­rán del car­tel (ayer ya lo hi­zo Filadelfia). Cul­pa­ble o inocen­te, aca­ba­rá sus días mar­ca­do co­mo un aco­sa­dor ba­bo­so de­bi­do a las acu­sa­cio­nes de per­so­nas que ca­lla­ron du­ran­te trein­ta años. Es el mun­do que es­ta­mos cons­tru­yen­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.