BON­DAD Y BUE­NIS­MO

Re­sol­va­mos la si­tua­ción de esos des­gra­cia­dos que mal­vi­ven en un bar­co. Pe­ro no cai­ga­mos en la tram­pa. Una co­sa es la bon­dad y otra muy dis­tin­ta el bue­nis­mo

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - PACO ROBLES

HAY que re­leer a Sar­to­ri pa­ra en­ten­der lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor. El sa­bio ita­liano tu­vo que su­frir la per­se­cu­ción de es­ta in­qui­si­ción blan­da que pre­ten­de im­po­ner el dis­cur­so úni­co de la pro­gre­sía, que no del pro­gre­sis­mo. Sar­to­ri dis­tin­guía el plu­ra­lis­mo del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo con una pre­ci­sión de ci­ru­jano que se atre­ve a me­ter­le mano a los te­ji­dos que sus­ten­tan las ideas que nos con­for­man. No ha­ya que ser un pla­tó­ni­co con­ven­ci­do pa­ra dar­se cuen­ta de que las ideas nos sir­ven pa­ra in­ter­pre­tar el mun­do y dar­le sen­ti­do a la in­so­por­ta­ble y kun­de­ria­na le­ve­dad del ser.

El plu­ra­lis­mo con­sis­te en la con­vi­ven­cia de esas ideas en un mar­co co­mún de­ter­mi­na­do por la Ley con ma­yús­cu­la: la que nie­gan los re­bel­des que lu­chan con­tra el sis­te­ma pa­ra de­rri­bar­lo e im­po­ner el su­yo. Si lo con­si­guen, el nue­vo sis­te­ma se­rá una dic­ta­du­ra de la uto­pía, al­go que lin­da con el te­rror y la as­fi­xia de las li­ber­ta­des. Ese plu­ra­lis­mo, odia­do por los to­ta­li­ta­rios de uno y otro signo, no tie­ne na­da que ver con el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Es­ta co­rrien­te de pen­sa­mien­to –es un de­cir, por­que to­do se que­da en las con­sig­nas– se ha im­pues­to en bue­na par­te de la pro­gre­sía del si­glo XXI. Se­pul­ta­do el co­mu­nis­mo por los cas­co­tes del Mu­ro de Ber­lín, esos utó­pi­cos de la iz­quier­da ex­tre­ma se re­fu­gian en las cul­tu­ras pa­ra so­ca­var los ci­mien­tos de la de­mo­cra­cia li­be­ral, a la que odian a muer­te.

Pa­ra lle­var a ca­bo su la­bor des­truc­to­ra echan mano de una to­le­ran­cia inex­pli­ca­ble que con­vier­te al is­la­mis­mo ra­di­cal en una es­pe­cia de re­man­so de vir­tu­des que na­da tie­nen que ver con la co­rrom­pi­da de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal. Los mis­mos que cri­ti­can sin pie­dad a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, apo­yan con su si­len­cio cóm­pli­ce la dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer que prac­ti­can los is­la­mis­tas ra­di­ca­les mien­tras se em­plean a fon­do con­tra la so­cie­dad he­te­ro­pa­triar­cal –el neo­lo­gis­mo es de pre­mio– que im­po­ne la dic­ta­du­ra del ma­chis­mo. Si­tuar­los an­te el es­pe­jo de sus con­tra­dic­cio­nes es el ma­yor fa­vor que po­de­mos ha­cer­les.

En es­ta co­rrien­te es­tán los de­fen­so­res del bie­nes­tar ani­mal (sic). Y no po­dían fal­tar los que siem­pre sal­tan cuan­do la tragedia se ce­ba con los in­mi­gran­tes –aho­ra les lla­man mi­gran­tes, co­mo si no tu­vie­ran ori­gen ni des­tino– que bus­can el pa­raí­so al otro la­do del mar, co­mo an­tes lo bus­ca­ban los que dis­fru­ta­ban de las bon­da­des del co­mu­nis­mo al otro la­do del ace­ro que par­tía a Ber­lín en dos. ¿O es que eran los es­cla­vos del ca­pi­ta­lis­mo los que que­rían sal­tar el mu­ro pa­ra en­con­trar el edén en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca –mo­do iro­nía on– Ale­ma­na?

Alen­ta­dos por la tí­pi­ca ONG que fa­bri­ca ideo­lo­gía con el do­lor de los dé­bi­les, esa co­rrien­te di­sol­ven­te usa esa trá­gi­ca si­tua­ción del in­di­vi­duo pa­ra in­yec­tar en la so­cie­dad el ve­neno de la au­to­des­truc­ción. No­so­tros te­ne­mos la cul­pa de lo que su­ce­de en esos paí­ses: he aquí el pri­mer pun­to de es­ta nue­va for­ma de co­lo­nia­lis­mo bue­nis­ta que exi­me de res­pon­sa­bi­li­dad a los go­bier­nos afri­ca­nos, por­que to­do de­pen­de de no­so­tros. Cu­rio­so y con­tra­dic­to­rio, co­mo to­do lo pro­gre. So­mos, pues, los cul­pa­bles de to­do lo que pa­sa en el mun­do por­que no nos en­tre­ga­mos a la uto­pía que ha de­ja­do ham­bre, mi­se­ria y mi­llo­nes de muer­tos en­vuel­tos en pa­la­bras que de­be­rían es­tar pros­cri­tas co­mo la cruz ga­ma­da: so­viet, gu­lag, je­me­res, re­vo­lu­ción cul­tu­ral...

Re­sol­va­mos la si­tua­ción an­gus­tio­sa de esos des­gra­cia­dos que mal­vi­ven en un bar­co a la de­ri­va. Pe­ro no cai­ga­mos en la tram­pa. Una co­sa es la bon­dad y otra muy dis­tin­ta el bue­nis­mo. La pri­me­ra na­ce de la ca­ri­dad o de la fi­lan­tro­pía. La se­gun­da, de una de­ma­go­gia des­ti­na­da a de­ten­tar el po­der por la vía del chan­ta­je emo­cio­nal. Sar­to­ri lo te­nía muy cla­ro. Por eso hay que leer­lo y re­leer­lo. Siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.