LA QUE SE AVE­CI­NA

Y lue­go nos pre­gun­ta­mos có­mo es po­si­ble que los po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas ten­gan ca­da día más éxi­to

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - RA­MÓN PÉ­REZ-MAURA

CO­RREN tiem­pos en que las pro­tes­tas sacuden el mun­do. Las mul­ti­tu­des se con­cen­tran y ma­ni­fies­tan de uno a otro con­fín. Es­tos días, de ma­ne­ra es­pe­cial­men­te no­ta­ble, en Hong Kong. La pró­xi­ma se­ma­na la gran ba­ta­lla se­rá muy cer­ca de la fron­te­ra es­pa­ño­la.

Bia­rritz es una lo­ca­li­dad fran­ce­sa de enor­me im­pron­ta es­pa­ño­la. El pa­so por ella en­tre 1853 y 1870 de la Em­pe­ra­triz Eu­ge­nia de Mon­ti­jo –her­ma­na de la du­que­sa de Al­ba y mu­jer de Na­po­león III– mar­có es­ta vi­lla en la que le­van­tó en­tre 1854 y 1855 Vi­lla Eu­ge­nia, un edi­fi­cio que hoy es el Hô­tel du Pa­lais. En es­te ho­tel se re­uni­rá la pró­xi­ma se­ma­na el G7, el gru­po de los prin­ci­pa­les go­ber­nan­tes del mun­do. Y con­tra su pre­sen­cia se anun­cian ya ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias que se­rán re­le­ga­das a Ba­yo­na pe­ro que tam­bién se pre­vén ¡en Irún!

Pa­sear por las ca­lles de Bia­rritz es­tos días es muy ins­truc­ti­vo. Es una lás­ti­ma que no lo ha­ga el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, Em­ma­nuel Ma­cron. Sea cual sea el co­mer­cio en el que se en­tra, des­de las tien­das de lu­jo que ofre­cen pro­duc­tos ex­clu­si­vos has­ta las que­se­rías o las tien­das de vino, no hay co­mer­cian­te que no de­nun­cie la en­ce­rro­na que le ha pre­pa­ra­do Ma­cron. Co­mo tan­tas lo­ca­li­da­des bal­nea­rias del mun­do, Bia­rritz es una ciu­dad que mul­ti­pli­ca su po­bla­ción en el mes de agos­to. Es el úni­co mes del año en que no ne­ce­si­ta

apo­yo al tu­ris­mo. Es­te año no só­lo no lo van a apo­yar, sino que lo han prohi­bi­do. El me­jor ejem­plo es el pro­pio Hô­tel du Pa­lais, don­de a clien­tes que tie­nen una «ca­ban­ne» des­de ha­ce lus­tros, por la que tie­nen que pa­gar la tem­po­ra­da en­te­ra de ju­nio a sep­tiem­bre, se les ha co­mu­ni­ca­do que no po­drán dis­po­ner de ella du­ran­te una se­ma­na. En los par­king pú­bli­cos del cen­tro de la ciu­dad car­te­les anun­cian el cie­rre to­tal de los mis­mos y la prohi­bi­ción de de­jar nin­gún vehícu­lo en­tre el 21 y el 27 de agos­to. Ni si­quie­ra pa­ra los que las tie­nen arren­da­das de for­ma per­ma­nen­te. Na­die. Ha­brá quien pien­se en la pu­bli­ci­dad en el mun­do en­te­ro que da­rá la cum­bre a Bia­rritz; a eso res­pon­de uno de los afec­ta­dos con una pre­gun­ta: «¿Da­be us­ted dón­de fue el G7 el año pa­sa­do?». Otros creen que lo ren­ta­ble es el per­so­nal que ro­dea al G7, pe­ro no pa­re­ce que el co­mer­cian­te que va a per­der a los tu­ris­tas va­ya a en­con­trar com­pen­sa­ción en esos vi­si­tan­tes. El per­so­nal que for­ma las de­le­ga­cio­nes se pa­sa los días en­ce­rra­do, ne­go­cian­do co­mu­ni­ca­dos y pre­pa­ran­do reunio­nes bi­la­te­ra­les de sus je­fes en las que to­do de­be sa­lir per­fec­ta­men­te.

A quien le va más que bien es al pro­pio Hô­tel du Pa­lais, en el que se ha he­cho una enor­me in­ver­sión a lo lar­go del úl­ti­mo año pa­ra po­ner al día sus ins­ta­la­cio­nes. Aun­que, no ha­ya lu­gar a equí­vo­co: en la me­jor tra­di­ción fran­ce­sa, ahí no hay un cén­ti­mo de in­ver­sión pri­va­da. El in­mue­ble es pro­pie­dad del ayun­ta­mien­to y el gas­to es en­te­ra­men­te pú­bli­co. De los im­pues­tos de los ciu­da­da­nos a los que se es­tá cas­ti­gan­do con la cum­bre. Cor­nu­dos y apa­lea­dos. Ciu­da­da­nos a los que se acon­se­ja aban­do­nar el lu­gar en los días cen­tra­les (24 al 26 de agos­to) y los in­me­dia­ta­men­te an­te­rio­res. «¿No po­dría Ma­cron ha­ber con­vo­ca­do la cum­bre el 15 de no­viem­bre?», me di­ce una ten­de­ra en­fu­rru­ña­da que es­tá al fren­te de un lo­cal de ro­pa de lu­jo de se­ño­ra –abri­gos a 1.220 eu­ros– a 150 me­tros de la ver­ja del Pa­lais y tie­ne la cer­te­za de que su rui­na no se arre­gla ni aun­que irrum­pa en el co­mer­cio Me­la­nia Trump blan­dien­do su Ame­ri­can Ex­press. Y lue­go nos pre­gun­ta­mos có­mo es po­si­ble que los po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas ten­gan ca­da día más éxi­to. Se las po­nen co­mo a Fer­nan­do VII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.