LA ES­PA­ÑA DE LOS HO­ME­NA­JES A ETA

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - POR TERESA JI­MÉ­NEZ-BECERRIL TERESA JI­MÉ­NEZ BECERRIL ES DIPU­TADA DEL PP EN EL CON­GRE­SO POR SE­VI­LLA

EL te­rro­ris­ta Ote­gui nos di­ce con su arro­gan­cia ha­bi­tual que hay 250 pre­sos y que ha­brá 250 ho­me­na­jes. Acla­ra que las víc­ti­mas de­ben ir acos­tum­brán­do­se a esos re­ci­bi­mien­tos que, mien­tras él con­si­de­ra nor­ma­les, yo con­si­de­ro, no só­lo una hu­mi­lla­ción, sino un de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo. En es­ta Es­pa­ña del to­do va­le es im­po­si­ble que ce­sen los ho­me­na­jes cuan­do los pac­tos po­lí­ti­cos, co­mo el acor­da­do en Na­va­rra por el PSOE, se ha­cen con la ben­di­ción de Bil­du, im­pul­sor no só­lo de los hu­mi­llan­tes re­ci­bi­mien­tos a te­rro­ris­tas, sino de las con­ti­nuas ofen­sas a las víc­ti­mas. ¿Aca­so al­guien cree que esos ho­me­na­jes son es­pon­tá­neos? Son ac­tos po­lí­ti­cos con fo­tos de los te­rro­ris­tas y pro­cla­mas so­bre la per­ten­cia a ETA de los ho­me­na­jea­dos, que son vi­to­rea­dos en pla­zas pú­bli­cas por ha­ber ase­si­na­do a inocen­tes.

An­te tan­to es­car­nio me di­ri­jo a los jue­ces y fis­ca­les, pe­ro tam­bién al pre­si­den­te en fun­cio­nes por­que es quien de­be­ría am­pa­rar a las víc­ti­mas y or­de­nar ac­tua­cio­nes pa­ra que es­tos ac­tos, que tan­to do­lor cau­san, no só­lo a quie­nes he­mos pa­de­ci­do de cer­ca la cruel­dad de ETA, sino a to­dos los es­pa­ño­les que han su­fri­do con no­so­tros la ame­na­za te­rro­ris­ta, ce­sen de in­me­dia­to y que la Ley 29/2011 de Reconocimi­ento y Pro­tec­ción In­te­gral a las Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo no se con­vier­ta en pa­pel mo­ja­do. Uno de sus ar­tícu­los es­ta­ble­ce que el Es­ta­do «asu­me la de­fen­sa de la dig­ni­dad de las víc­ti­mas». Y la pre­gun­ta obli­ga­da es: ¿qué se en­tien­de hoy en Es­pa­ña por dig­ni­dad? ¿Qué en­tien­de Sán­chez por dig­ni­dad cuan­do da vía li­bre a Chi­vi­te pa­ra al­zar­se con el Go­bierno fo­ral me­dian­te el vo­to in­dis­pen­sa­ble de Bil­du, que equi­pa­ra a víc­ti­mas y ver­du­gos?

Si al­guien ha ol­vi­da­do lo que es la dig­ni­dad, les di­ría que es lo con­tra­rio a brin­dar por al­guien que ha ase­si­na­do a un jo­ven ma­tri­mo­nio y ha de­ja­do huér­fa­nos a tres ni­ños, por ejem­plo. Y en es­te país nues­tro, por pri­me­ra vez, un pre­si­den­te ha si­do ca­paz de cru­zar to­das las lí­neas ro­jas, al­can­zan­do el po­der a lo­mos de la peor ra­lea, re­pre­sen­ta­da por in­de­pen­den­tis­tas, eta­rras y otros par­ti­dos que co­mul­gan con ellos. Las víc­ti­mas de ETA se han con­ver­ti­do en un obs­tácu­lo y de­ben ser si­len­cia­das por­que sus tes­ti­mo­nios re­cuer­dan los mo­ti­vos por los que fue­ron ase­si­na­dos sus fa­mi­lia­res: la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña, la de­mo­cra­cia, la li­ber­tad y la igual­dad de to­dos los es­pa­ño­les. Tan­tas vi­das sa­cri­fi­ca­das por unos va­lo­res con los que es­te Go­bierno ha mer­ca­dea­do sin pu­dor en Na­va­rra. Y que na­die se lla­me a en­ga­ño y

com­pre la ex­cu­sa de que el PP y Cs no le de­jan otra sa­li­da. Siem­pre la hay cuan­do no se es­tá ce­ga­do por la am­bi­ción de po­der.

Exis­te una fuer­te co­rrien­te po­lí­ti­ca cu­yo ob­je­ti­vo es bo­rrar dé­ca­das de te­rro­ris­mo. Quie­nes no nos ren­di­mos y se­gui­mos en el du­ro ca­mino del re­cuer­do, es­ta­mos su­frien­do un bom­bar­deo de hu­mi­lla­cio­nes, no só­lo de los Ote­guis, sino in­clu­so de per­so­na­jes co­mo el hu­mo­ris­ta Da­ni Ma­teo, quien es­cri­bió ha­ce unos días lo si­guien­te: «Cuan­do se ha­bla de Fran­co, di­cen que no hay que an­dar re­mo­vien­do el pa­sa­do, pe­ro con ETA... ¡Oye! Que no pa­se un día sin avi­var­la, no se nos va­ya a mo­rir». Yo no le veo la gra­cia. ¿Le han ma­ta­do a us­ted a su her­mano, a su pa­dre o a un hi­jo? Mi voz es la úni­ca ar­ma que ten­go con­tra ETA y na­die va a con­se­guir que en­mu­dez­ca pa­ra com­pla­cer a quie­nes pre­ten­den que per­da­mos la me­mo­ria y la dig­ni­dad. Ha lo­gra­do ha­cer sal­tar a mi so­brino Al­ber­to, quien El eta­rra Ló­pez Abe­chu­co, en Vi­to­ria

le ha di­cho que has­ta el úl­ti­mo día de su vi­da va a re­cor­dar a sus pa­dres, ase­si­na­dos por ETA, pa­ra que ti­pos co­mo él no ga­nen la ba­ta­lla de la me­mo­ria. Me­jor di­cho im­po­si­ble.

Co­mo ven, es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos di­fí­ci­les pe­ro por for­tu­na so­mos mu­chos más y me­jo­res. Los dipu­tados del PP he­mos tra­mi­ta­do una pro­po­si­ción de ley pa­ra am­pliar el de­li­to de con­vo­ca­to­ria de ac­tos de ho­me­na­jes a te­rro­ris­tas, pa­ra evi­tar que esos 250 re­ci­bi­mien­tos que di­ce Ote­gui que es­tán por ve­nir se ha­gan reali­dad, an­te la im­po­ten­cia de sus víc­ti­mas, que no tie­nen por qué su­frir una se­gun­da vic­ti­mi­za­ción, vien­do có­mo re­ci­ben a los ase­si­nos de sus se­res que­ri­dos con cohe­tes y bai­lan­do. Yo voy a re­sis­tir en mi ba­ta­lla por­que el día en que se nor­ma­li­ce la in­dig­ni­dad de ho­me­na­jear a ETA, los es­pa­ño­les no se­re­mos dig­nos de la na­ción en la que he­mos nacido.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.