Chi­na en­vía tro­pas a Hong Kong, se­gún

∑ El pre­si­den­te alu­de a in­for­mes de la CIA so­bre mo­vi­mien­tos del ejér­ci­to ha­cia la is­la

ABC (Andalucía) - - INTERNACIO­NAL - PA­BLO M. DÍEZ CORRESPONS­AL EN PE­KÍN

Por si no ha­bía ya su­fi­cien­te ten­sión en Hong Kong, con su ae­ro­puer­to to­ma­do por los ma­ni­fes­tan­tes y con­ver­ti­do en un nue­vo cam­po de ba­ta­lla con la Po­li­cía, Trump me­tió ayer ba­za en es­ta gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca que vi­ve el ré­gi­men chino. Co­mo sue­le ser ha­bi­tual en él, lo hi­zo con un «tuit» ex­plo­si­vo. «Nues­tra In­te­li­gen­cia nos ha in­for­ma­do de que el Go­bierno chino es­tá mo­vien­do tro­pas a la fron­te­ra con Hong Kong. ¡Que to­do el mun­do es­té tran­qui­lo y se­gu­ro!», es­cri­bió en Twit­ter.

No se sa­be si se re­fe­ría a los con­vo­yes de la Po­li­cía Ar­ma­da que, in­clu­so mos­tra­dos por la Pren­sa ofi­cial chi­na, han lle­ga­do a la ve­ci­na ciu­dad de Shenz­hen pa­ra, en teo­ría, par­ti­ci­par en unas ma­nio­bras an­ti­dis­tur­bios co­mo las de la se­ma­na pa­sa­da, que reunie­ron a unos 12.000 agen­tes. Pe­ro la me­ra pa­la­bra del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ya es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra aña­dir más preo­cu­pa­ción a la de­li­ca­da si­tua­ción que su­fre Hong Kong.

Al mar­gen de que la in­for­ma­ción que ma­ne­je su In­te­li­gen­cia sea cier­ta o no, el avi­so de Trump es muy as­tu­to por­que me­te pre­sión a Pe­kín, que se ve­rá en la te­si­tu­ra de res­pon­der­le pa­ra des­pe­jar las du­das o no.

En ca­so de no ha­cer­lo, es­cu­dán­do­se ob­via­men­te en que se tra­ta de un asun­to in­terno, se­gui­rá ali­men­tan­do así el mie­do a una in­ter­ven­ción di­rec­ta, lo que rom­pe­ría de­fi­ni­ti­va­men­te el prin­ci­pio de «un país, dos sis­te­mas» que ri­ge en la an­ti­gua co­lo­nia bri­tá­ni­ca des­de su de­vo­lu­ción en 1997.

«Gue­rra psi­co­ló­gi­ca»

El ré­gi­men chino ya ha de­ja­do cla­ro que pue­de en­viar al Ejér­ci­to si lo pi­de el Go­bierno lo­cal de Hong Kong y, el lu­nes, ele­vó su re­tó­ri­ca al ase­gu­rar que en las pro­tes­tas hay «sig­nos de te­rro­ris­mo». A pe­sar de las ame­na­zas, po­cos creen que sea ca­paz de ha­cer­lo por­que re­cor­da­ría a la ma­sa­cre de Tia­nan­men en 1989, pe­ro en es­te si­glo XXI con los mó­vi­les gra­bán­do­lo to­do y en una de las ca­pi­ta­les fi­nan­cie­ras del mun­do. Ello no es óbi­ce pa­ra que, a mo­do de «gue­rra psi­co­ló­gi­ca», si­ga con­cen­tran­do uni­da­des Pe­kín de la Po­li­cía Ar­ma­da en Shenz­hen con el fin de in­ti­mi­dar a los ma­ni­fes­tan­tes de Hong Kong.

Pa­ra la pro­pa­gan­da del ré­gi­men, tras las pro­tes­tas hay «ma­nos ne­gras ex­tran­je­ras» que pre­ten­den des­es­ta­bi­li­zar a Chi­na, al­go que Trump tam­bién ne­gó en Twit­ter. «Mu­chos me cul­pan, y a los Es­ta­dos Uni­dos, de los pro­ble­mas que ocu­rren en Hong Kong. No pue­do ima­gi­nar­me por qué», es­cri­bió el in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca, en­zar­za­do en una vi­ru­len­ta gue­rra co­mer­cial con Chi­na a la que ayer dio una pe­que­ña tregua.

Dan­do una cal y otra de are­na pa­ra equi­li­brar sus co­men­ta­rios so­bre Hong Kong, Trump apla­zó has­ta di­ciem­bre al­gu­nos aran­ce­les del 10 por cien­to a pro­duc­tos chi­nos, co­mo or­de­na­do­res, mó­vi­les, ju­gue­tes y ro­pa, pre­vis­tos pa­ra el pró­xi­mo mes.

Con es­tos fren­tes abier­tos, ayer si­guió el caos en el ae­ro­puer­to de Hong Kong tras su ocu­pa­ción el lu­nes por la tar­de por mi­les de ma­ni­fes­tan­tes, que obli­ga­ron a ce­rrar­lo y a can­ce­lar sus vue­los en pro­tes­ta por la «mano du­ra» de la Po­li­cía pa­ra ata­jar las pro­tes­tas del pa­sa­do fin de se­ma­na.

Mien­tras las ae­ro­lí­neas in­ten­ta­ban desatas­car el cue­llo de bo­te­lla ge­ne­ra­do por la can­ce­la­ción de más de 180 vue­los, los ma­ni­fes­tan­tes vol­vie­ron a to­mar la ter­mi­nal de sa­li­das bloa

«Sig­nos de te­rro­ris­mo» El ré­gi­men chino ase­gu­ra que en las pro­tes­tas hay «sig­nos de te­rro­ris­mo»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.