El ca­ma­león po­lí­ti­co que me­dró a la som­bra de los Kirch­ner

∑ El ga­na­dor de las pri­ma­rias, Al­ber­to Fer­nán­dez, no quie­re ser un pre­si­den­te

ABC (Andalucía) - - INTERNACIO­NAL - CAR­MEN DE CAR­LOS

«Yo, si fue­ra pre­si­den­te, es­cu­cha­ría al pre­si­den­te elec­to, por­que por al­go lo han ele­gi­do». Al­ber­to Fer­nán­dez pro­nun­ció es­tas pa­la­bras des­pués de arra­sar, con el 47% de los vo­tos, en las PA­SO (Pri­ma­rias Abier­tas Si­mul­tá­neas y Obli­ga­to­rias). Fue el can­di­da­to más vo­ta­do el pa­sa­do do­min­go y el úni­co que se pre­sen­ta­ba, con Cris­ti­na Fer­nán­dez de as­pi­ran­te a vi­ce­pre­si­den­ta, por la coa­li­ción Fren­te de To­dos. No fue­ron unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, ni si­quie­ra una pri­me­ra vuel­ta, pe­ro él ya se sien­te «pre­si­den­te elec­to» y se pre­sen­ta con ese tí­tu­lo al mun­do y a la Ar­gen­ti­na.

El terremoto de la Bol­sa, la subida me­teó­ri­ca del dó­lar y el «ries­go país» rom­pien­do te­chos his­tó­ri­cos (1.709 pun­tos, el má­xi­mo en diez años), tie­nen una lec­tu­ra de rechazo a «los Fer­nán­dez», aun­que Al­ber­to, a mi­cró­fono abier­to, se la ad­ju­di­que a Mau­ri­cio Ma­cri. «Di­ce que soy el res­pon­sa­ble de to­dos sus ma­les, pe­ro él es el res­pon­sa­ble de lo que su­ce­de», ase­gu­ró a los pe­rio­dis­tas María O’Don­nell y Ernesto Te­nem­baum.

En ese con­tex­to, el hom­bre que aho­ra tie­ne to­do que agra­de­cer a Cris­ti­na Fer­nán­dez tu­vo re­fle­jos pa­ra en­viar un men­sa­je ex­pre­so de tran­qui­li­dad a los mer­ca­dos: «No voy a de­cla­rar la ce­sa­ción de pa­gos, ni si­quie­ra caer en “de­fault”». El Fer­nán­dez ga­na­dor mo­di­fi­có ve­loz sus pa­la­bras de días pre­vios don­de anun­cia­ba que co­mo pre­si­den­te pa­ga­ría a su an­to­jo las ta­sas de las Le­liq (Le­tras de Li­qui­dez). En cuan­to a la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se, que has­ta ha­ce na­da y me­nos con­si­de­ra­ba que es­ta­ba ba­ja, op­tó por no me­ter­se en ese ba­rro de la co­ti­za­ción me­teó­ri­ca y con­fe­sar cuál se­ría el va­lor jus­to.

Un há­bil es­tra­te­ga

El tiem­po es oro de aquí al 27 de oc­tu­bre. El pe­ro­nis­ta que se fue y vol­vió al kirch­ne­ris­mo, pe­ro aho­ra di­ce que guar­da «enor­me dis­tan­cia» con los que re­pre­sen­ta y de mo­do im­plí­ci­to con la mu­jer que le pu­so en la pa­pe­le­ta, es un ejem­plo de có­mo de­cir una co­sa y otra dis­tin­ta sin per­der a sus lea­les. O, en ri­gor, sin que el kirch­ne­ris­mo le aban­do­ne. Si su pa­re­ja de bai­le elec­to­ral no fue­ra «ella», lo ha­brían arro­ja­do sin re­mil­gos a la cu­ne­ta. Lo ha­rían los mis­mos que le lla­ma­ron «trai­dor» y aho­ra se abra­zan a él co­mo un so­lo hom­bre.

As­tu­to y cal­cu­la­dor, es­te abo­ga­do de 60 años es há­bil en la crea­ción de «re­la­tos», en adap­tar su dis­cur­so pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio y en di­se­ñar es­tra­te­gias de cam­pa­ña exi­to­sas. Fue el ce­re­bro de la que lle­vó a la Pre­si­den­cia a Nés­tor Kirch­ner en 2003 y su mano de­re­cha co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te de Mi­nis­tros en su Go­bierno. En el si­guien­te de su viu­da no lo­gró echar raí­ces. En los ocho me­ses que es­tu­vo de «la­de­ro» fue de­ci­si­vo pa­ra que «Cris­ti­na» no di­mi­tie­ra, co­mo le exi­gía su ma­ri­do, des­pués de per­der «la gue­rra con el cam­po» por un in­ten­to de au­men­to de im­pues­tos.

En el di­que se­co des­de ju­lio de 2008, ter­mi­na­ría trans­for­ma­do en un fe­roz crí­ti­co de su ex­je­fa, al­go que no hi­zo con los pre­si­den­tes de las an­te­rio­res ad­mi­nis­tra­cio­nes don­de lo­gró otros car­gos (téc­ni­cos). Los más im­por­tan­tes, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Asun­tos Ju­rí­di­cos en Eco­no­mía con Raúl Al­fon­sín y su­per­in­ten­den­te de se­gu­ros de la Na­ción con Car­los Me­nem, has­ta 1995.

En bus­ca de un lu­gar en el mun­do de la po­lí­ti­ca, en 2010 fun­dó el Par­ti­do del Tra­ba­jo y la Equi­dad (PAR­TE), un es­pa­cio sin pre­sen­te ni fu­tu­ro. Tres años más tar­de se su­mó a las fi­las de su su­ce­sor en el Go­bierno de CFK, el pe­ro­nis­ta Ser­gio Ma­sa (Fren­te Re­no­va­dor), el hom­bre que ases­tó el ma­yor va­ra­pa­lo elec­to­ral en las le­gis­la­ti­vas a Cris­ti­na Fer­nán­dez y que pa­re­cía per­fi­lar­se co­mo el fu­tu­ro pre­si­den­te. Por en­ton­ces, Al­ber­to de­cla­ra­ría: «El kirch­ne­ris­mo ha muer­to, es­to es una igle­sia del cris­ti­nis­mo». Con el GPS en per­ma­nen­te ajus­te po­lí­ti­co pa­ra en­con­trar el ca­mino de re­gre­so al po­der, Al­ber­to Fer­nán­dez vol­vió a ten­der puen­tes con el kirch­ne­ris­mo/cris­ti­nis­mo el año pa­sa­do. Nun­ca más vol­vió a pro­nun­ciar fra­ses co­mo «Cris­ti­na tie­ne una enor­me dis­tor­sión de la reali­dad» o «el pe­ro­nis­mo fue pa­té­ti­co con Cris­ti­na».

Ella fue la que anun­ció que se­ría su se­gun­da en las elec­cio­nes, aun­que mu­chos es­tén se­gu­ros de que se­rá la pri­me­ra. «Mi can­di­da­tu­ra no es tes­ti­mo­nial. Yo soy un di­ri­gen­te po­lí­ti­co. Ni Cris­ti­na es Pe­rón ni yo soy Cám­po­ra», se de­fien­de él en alu­sión a las elec­cio­nes en las que Héc­tor Cám­po­ra se pre­sen­tó de tes­ta­fe­rro po­lí­ti­co del ge­ne­ral Juan Do­min­go Pe­rón.

Di­cho es­to, des­pués de co­no­cer los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias ad­vir­tió: «El que pien­se que no voy a es­cu­char a Cris­ti­na es­tá lo­co». Ha­bla­ba, na­tu­ral­men­te, co­mo «pre­si­den­te elec­to».

Ha pa­sa­do de ta­char su po­lí­ti­ca de «pa­té­ti­ca» a lle­var­la co­mo can­di­da­ta a vi­ce­pre­si­den­ta

Al­ber­to Fer­nán­dez, as­pi­ran­te a pre­si­den­te

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.