El otro ne­go­cio de la ges­ta­ción su­bro­ga­da: 6.000 eu­ros por ase­so­rar

∑Jus­ti­cia pi­de que se in­ves­ti­guen sus prác­ti­cas al con­si­de­rar que «se lu­cran me­dian­te una ac­ti­vi­dad ile­gal»

ABC (Andalucía) - - SOCIEDAD - ELE­NA CAL­VO

Las agencias de ges­ta­ción su­bro­ga­da si­guen en el pun­to de mi­ra. El Go­bierno de Sán­chez ha ad­ver­ti­do en va­rias oca­sio­nes, la úl­ti­ma es­ta se­ma­na, que va a «per­se­guir­las» al con­si­de­rar que «se lu­cran me­dian­te es­ta ac­ti­vi­dad ile­gal que rea­li­zan en ter­ce­ros paí­ses». Pe­ro quie­nes co­no­cen de cer­ca los pro­ce­sos de ges­ta­ción su­bro­ga­da in­sis­ten en la im­por­tan­cia de di­fe­ren­ciar a unas em­pre­sas de otras: mien­tras unas cuen­tan con ex­pe­rien­cia de­mos­tra­ble y la

trans­pa­ren­cia es uno de sus má­xi­mas, en otras, las prác­ti­cas que se lle­van a ca­bo pue­den no ser las es­pe­ra­das.

Pe­se a ser una ac­ti­vi­dad «lí­ci­ta», di­ce Mar­cos Jor­net, por­ta­voz de Son Nues­tros Hi­jos», prin­ci­pal aso­cia­ción de fa­mi­lias de ges­ta­ción su­bro­ga­da en Es­pa­ña, por­que «nin­gu­na nor­ma prohí­be ase­so­rar so­bre una prác­ti­ca que es le­gal en el ex­tran­je­ro», re­co­no­ce la im­por­tan­cia de sa­ber di­fe­ren­ciar unas agencias de otras: «No to­das tie­nen una ac­ti­vi­dad éti­ca, a nues­tro jui­cio».

Con co­mi­sio­nes

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia, di­ce Jor­net, re­si­de en la­bor que la rea­li­zan. «Hay que di­fe­ren­ciar a las agencias au­tén­ti­cas, que pres­tan un ser­vi­cio de ase­so­ra­mien­to, in­ter­me­dia­ción y acom­pa­ña­mien­to du­ran­te to­do el pro­ce­so, de las agencias co­mi­sio­nis­tas que se li­mi­tan a una la­bor me­ra­men­te co­mer­cial y que tra­ba­jan con clí­ni­cas de du­do­sa prác­ti­ca éti­ca», sen­ten­cia.

Ali­cia Me­di­na (nom­bre fic­ti­cio) tu­vo una ma­la ex­pe­rien­cia con una de es­tas agencias co­mi­sio­nis­tas. «Fue un desas­tre. Me di cuen­ta de to­do cuan­do la ges­tan­te ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Al prin­ci­pio fue to­do bien, pe­ro cuan­do lle­ga­mos a Ucra­nia, vi que la clí­ni­ca que el re­pre­sen­tan­te de la agen­cia pro­po­nía ha­bía te­ni­do pro­ble­mas le­ga­les. Que­ría cam­biar, pe­ro él me di­jo que es­ta era la que más me con­ve­nía. Lue­go me en­te­ré que co­bra­ba más co­mi­sión de es­ta clí­ni­ca que de la otra con la que tra­ba­ja­ba», re­la­ta, aún en­fa­da­da y de­cep­cio­na­da.

Ge­ne­ral­men­te, ex­pli­can otras per

ABC

Va­rios co­che­ci­tos de be­bés fren­te al con­su­la­do de Es­pa­ña en Kiev

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.