«Un hi­jo no es un de­re­cho, ni un de­seo, es un don»

ABC (Andalucía) - - SOCIEDAD - LO QUE OPINA LA IGLE­SIA

Una mu­jer se in­for­ma so­bre las op­cio­nes de ges­ta­ción su­bro­ga­da en una agen­cia ción ne­ce­sa­ria. «Los ser­vi­cios ver­da­de­ra­men­te sus­tan­cia­les de es­te pro­ce­so se con­tra­tan en el país de des­tino», ase­gu­ra Agus­tín. A las per­so­nas que acuden a In­ter­fer­ti­lity, cu­ya ofi­ci­na se en­cuen­tra en una de las prin­ci­pa­les ca­lles de Ma­drid, se les in­for­ma so­bre las po­si­bi­li­da­des que tie­nen pa­ra ser pa­dres en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do. Ucra­nia y Geor­gia son por los que más se de­can­tan las pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les es­pa­ño­las, por el cos­te. En el pri­me­ro el pro­ce­so com­ple­to pue­de cos­tar des­de los 34.000 has­ta los 46.500 eu­ros; y en el se­gun­do, des­de los 36.000 has­ta los 50.000. Los cos­tes son mu­cho más al­tos en lu­ga­res co­mo Ca­li­for­nia –se ne­ce­si­ta un mí­ni­mo de 95.000 eu­ros–, en el in­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos –des­de 80.000 has­ta 110.000 eu­ros– o en Ca­na­dá –en­tre 60.000 y 90.000 eu­ros–.

«Mis ho­no­ra­rios son so­lo por el ase­so­ra­mien­to», ex­pli­ca Agus­tín. En es­te ca­so, no im­por­ta el país que se eli­ja pa­ra co­men­zar un pro­ce­so de ges­ta­ción por sus­ti­tu­ción, pues el pa­go a la agen­cia siem­pre es el mis­mo: 3.500 eu­ros más IVA. En otras agencias, sin em­bar­go, la can­ti­dad pue­de as­cen­der has­ta La Igle­sia se ha opues­to sin ma­ti­ces a a la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da. En 2017, el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, Jo­sé María Gil Ta­ma­yo, ac­tual obis­po de Ávi­la, di­jo que los vien­tres de al­qui­ler en­tra­ñan «una ex­plo­ta­ción de la mu­jer y del ni­ño, que se con­vier­te en un ob­je­to de con­su­mo». «Un hi­jo no es un de­re­cho, ni un de­seo, es un don. Un ni­ño fru­to de un vien­tre de al­qui­ler siem­pre se­rá pro­duc­to de una transac­ción al ser­vi­cio de un de­re­cho fal­so a te­ner un hi­jo». Por su par­te, el ar­zo­bis­po de Ma­drid, Car­los Oso­ro, se­ña­ló tam­bién en 2017 que no hay que qui­tar­le «el de­re­cho al ser hu­mano de te­ner la ca­sa ori­gi­nal de Dios. No vi­va­mos en al­qui­ler».

JO­SÉ RA­MÓN LADRA

Aun­que hay vo­ces dis­cre­pan­tes, el par­ti­do es­tá en con­tra de le­ga­li­zar la su­bro­ga­ción. Sin em­bar­go, con­si­de­ran que «to­do ni­ño tie­ne de­re­cho a es­tar ins­cri­to» y que «los de­re­chos de los me­no­res es­tán por en­ci­ma de cual­quier otra cues­tión».

La po­si­ción de los so­cia­lis­tas es cla­ra: to­tal­men­te en con­tra de que se re­gu­le. Ade­más, quie­ren im­pe­dir que los es­pa­ño­les se va­yan a otros paí­ses pa­ra te­ner hi­jos por es­te mé­to­do. Al­gún miem­bro del Go­bierno ha com­pa­ra­do la ges­ta­ción su­bro­ga­da con el trá­fi­co de ór­ga­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.