La va­cu­na de la ma­la­ria fa­vo­re­ce la in­mu­ni­dad na­tu­ral

∑ Ele­va los ni­ve­les de an­ti­cuer­pos que no for­man par­te del me­di­ca­men­to

ABC (Andalucía) - - SOCIEDAD - ABC

La va­cu­na RTS,S de la ma­la­ria po­dría fa­vo­re­cer la pro­duc­ción de una se­rie de an­ti­cuer­pos pro­tec­to­res tras la in­fec­ción del pa­rá­si­to, se­gún un es­tu­dio li­de­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Glo­bal de Bar­ce­lo­na (ISG­lo­bal), im­pul­sa­do por La Cai­xa. Los re­sul­ta­dos, pu­bli­ca­dos en «BMC Me­di­ci­ne», iden­ti­fi­can qué an­tí­ge­nos (o frag­men­tos pro­tei­cos) po­drían in­cluir­se en el di­se­ño de fu­tu­ras va­cu­nas mul­ti­va­len­tes, más efi­ca­ces. La in­mu­ni­dad con­tra un pa­tó­geno pue­de ad­qui­rir­se de ma­ne­ra na­tu­ral; es de­cir, tras la ex­po­si­ción al mis­mo o gra­cias a una va­cu­na. En oca­sio­nes, los me­ca­nis­mos tras es­tos dos ti­pos de in­mu­ni­dad no son los mis­mos, par­ti­cu­lar­men­te en el ca­so de pa­rá­si­tos con ci­clos de vi­da com­ple­jos, co­mo el Plas­mo­dium fal­ci­pa­rum, el pa­rá­si­to que cau­sa la ma­la­ria.

El equi­po de Car­lo­ta Do­ba­ño, in­ves­ti­ga­do­ra de ISG­lo­bal, lle­va va­rios años es­tu­dian­do la res­pues­ta in­mu­ne in­du­ci­da por la RTS,S, la va­cu­na más avan­za­da con­tra la ma­la­ria que se im­ple­men­ta­rá es­te año a gran es­ca­la en Áfri­ca sub­saha­ria­na. Con­cre­ta­men­te, qui­sie­ron eva­luar có­mo afec­ta la va­cu­na­ción a la in­mu­ni­dad na­tu­ral ad­qui­ri­da pos­te­rior­men­te con­tra el pa­rá­si­to: «Has­ta aho­ra, la gran ma­yo­ría de los es­tu­dios de la RTS,S se han con­cen­tra­do en eva­luar res­pues­tas es­pe­cí­fi­cas de la va­cu­na, y no en eva­luar su in­fluen­cia so­bre res­pues­tas ha­cia otros an­tí­ge­nos del pa­rá­si­to», ex­pli­ca Gemma Mon­cu­nill, una de las au­to­ras del es­tu­dio. La va­cu­na RTS,S so­lo con­tie­ne un an­tí­geno del pa­rá­si­to: un frag­men­to de la pro­teí­na CSP.

Mues­tras de 195 ni­ños

El equi­po in­ves­ti­ga­dor ana­li­zó mues­tras de sue­ro ob­te­ni­das de 195 ni­ños, va­cu­na­dos o con­tro­les y a los que si­guie­ron du­ran­te 12 me­ses. Un to­tal de 78 pe­que­ños eran de Gha­na, pro­ce­den­tes de una zo­na con ele­va­da trans­mi­sión de ma­la­ria, y 115 eran de Man­hiça (Mo­zam­bi­que), don­de la trans­mi­sión es ba­ja a mo­de­ra­da. El equi­po es­tu­dió los ni­ve­les y ti­po de an­ti­cuer­pos di­ri­gi­dos con­tra un to­tal de 38 an­tí­ge­nos de Plas­mo­dium fal­ci­pa­rum, in­clu­yen­do la pro­teí­na CSP, an­tes y des­pués

Más cer­ca de la va­cu­na con­tra la cla­mi­dia

Es la in­fec­ción bac­te­ria­na de trans­mi­sión se­xual más co­mún en to­do el mun­do, pe­ro los pro­gra­mas na­cio­na­les de de­tec­ción y el tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos no han lo­gra­do dis­mi­nuir la in­ci­den­cia de cla­mi­dia. Aho­ra, la pri­me­ra va­cu­na con­tra la cla­mi­dia que se ha pro­ba­do en hu­ma­nos ha de­mos­tra­do ser se­gu­ra y ca­paz de pro­vo­car una res­pues­ta in­mu­ne, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en «The Lan­cet In­fec­tious Di­sea­ses». Las pri­me­ras prue­bas en 35 mu­je­res sa­nas de­mues­tran sig­nos tem­pra­nos pro­me­te­do­res de lo que po­dría ser una va­cu­na efec­ti­va, pe­ro se re­quie­ren en­sa­yos adi­cio­na­les pa­ra de­ter­mi­nar si la res­pues­ta in­mu­ne que pro­vo­ca pro­te­ge efi­caz­men­te.

En una de ca­da seis mu­je­res in­fec­ta­das con cla­mi­dia, la in­fec­ción via­ja des­de el cue­llo ute­ri­no y cau­sa en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria pél­vi­ca. Es­to pue­de pro­vo­car do­lor pél­vi­co cró­ni­co e in­clu­so in­fer­ti­li­dad o em­ba­ra­zo ec­tó­pi­co, es­pe­cial­men­te en el mun­do en desa­rro­llo, don­de el ac­ce­so al tra­ta­mien­to y la de­tec­ción es li­mi­ta­do. de la va­cu­na­ción. En­con­tra­ron tres per­fi­les de res­pues­tas de an­ti­cuer­pos fren­te a es­tos an­tí­ge­nos: los que dis­mi­nu­yen tras la va­cu­na­ción, los que no cam­bian, y los que au­men­tan. Los del pri­mer gru­po son mar­ca­do­res de ex­po­si­ción al pa­rá­si­to y es­ta­ban aso­cia­dos a un ma­yor ries­go de con­traer ma­la­ria; los del ter­cer gru­po se aso­cia­ron a una ma­yor pro­tec­ción, y es­tos an­ti­cuer­pos pro­tec­to­res re­co­no­cen a an­tí­ge­nos ex­pre­sa­dos por las fa­ses del pa­rá­si­to que cir­cu­lan en la san­gre y que in­fec­tan a los gló­bu­los ro­jos. La ma­la­ria se trans­mi­te a tra­vés de la pi­ca­du­ra del mos­qui­to

REUTERS

Las lla­mas vi­si­bles ayer cer­ca del mu­ni­ci­pio ca­na­rio de In­ge­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.