Fo­tos de me­no­res en re­des so­cia­les: ar­ma arro­ja­di­za en­tre pa­dres se­pa­ra­dos

∑ La pu­bli­ca­ción de imá­ge­nes de los hi­jos en Fa­ce­book o Ins­ta­gram en­fren­ta ca­da vez más a los pro­ge­ni­to­res cuan­do se di­vor­cian

ABC (Andalucía) - - FAMILIA - ANA I. MAR­TÍ­NEZ

No ha nacido pe­ro ya tie­ne pre­sen­cia en Fa­ce­book e Ins­ta­gram. No es cons­cien­te, pe­ro al nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia ya le han vis­to cien­tos de per­so­nas (en el me­jor de los ca­sos) ofre­cer sus in­ci­pien­tes son­ri­sas, dar sus pri­me­ros pa­sos o dor­mir plá­ci­da­men­te. La pre­sen­cia di­gi­tal de los me­no­res de edad en las re­des so­cia­les de sus pro­ge­ni­to­res es muy lla­ma­ti­va. Se­gún un es­tu­dio de la com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en se­gu­ri­dad en in­ter­net AVG, el 81% de los ni­ños me­no­res de dos años tie­ne al­gún ti­po de per­fil di­gi­tal. En Es­pa­ña, es­ta ci­fra se si­túa en el 71%, sien­do la me­dia eu­ro­pea del 73%. En EE.UU. y Ca­na­dá las ci­fras son ma­yo­res, al­can­zan­do el

92% y 84%, res­pec­ti­va­men­te.

Es­tas son las con­clu­sio­nes a las que lle­gó la fir­ma tras en­cues­tar a

2.200 ma­dres de EE.UU., Ca­na­dá, Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Es­pa­ña, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y Ja­pón. Por ello, los ex­per­tos ya han em­pe­za­do a aler­tar del «overs­ha­ring» o «sha­ren­ting», es de­cir, la so­bre­ex­po­si­ción por par­te de los pa­dres de los me­no­res es­pe­cial­men­te en las re­des so­cia­les, una prác­ti­ca que, ade­más, se es­tá con­vir­tien­do en la nue­va ar­ma arro­ja­di­za en­tre los pro­ge­ni­to­res que se se­pa­ran o di­vor­cian.

tie­nen ya pre­sen­cia en la red, y el 23 % de los ni­ños ya ha apa­re­ci­do en ellas an­tes de na­cer

Me­jor por las bue­nas

Los pa­dres pu­bli­can en re­des so­cia­les ca­da año al­re­de­dor de 200 fo­to­gra­fías de sus hi­jos me­no­res de 5 años El ce­se de la re­la­ción ma­tri­mo­nial con­lle­va nu­me­ro­sos con­flic­tos a los que, sin em­bar­go, de­be en­con­trar­se una so­lu­ción. Y en­tre ellos se en­cuen­tra la pu­bli­ca­ción de imá­ge­nes de los hi­jos me­no­res en las re­des so­cia­les de los pro­ge­ni­to­res. «Se ha con­ver­ti­do en un te­ma es­tre­lla de dis­cu­sión en­tre los pa­dres cuan­do se di­vor­cian y no tie­nen vo­lun­tad de lle­var a ca­bo un di­vor­cio ci­vi­li­za­do, que es siem­pre lo más desea­ble», ex­pli­ca Lo­la Azaus­tre, abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en de­re­cho de fa­mi­lia y vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Abo­ga­dos de Fa­mi­lia (Aea­fa).

Así, si el pro­ce­so se tra­mi­ta de ma­ne­ra con­ten­cio­sa, «no hay juz­ga­do, aho­ra mis­mo, en el que se in­clu­ya re­fe­ren­cia al­gu­na a es­ta cues­tión», la cual de­be in­cluir­se en la par­te dis­po­si­ti­va de la sen­ten­cia de di­vor­cio, don­de se es­ta­ble­cen to­das las me­di­das a se­guir. «Pe­ro en los con­ve­nios de mu­tuo acuer­do, al ser una cues­tión que es­tá ge­ne­ran­do mu­chos in­con­ve­nien­tes, los abo­ga­dos de fa­mi­lia lo es­ta­mos in­clu­yen­do ya por­que, a la lar­ga, sa­be­mos que es pro­ba­ble que ge­ne­re un pro­ble­ma», ase­gu­ra Azaus­tre. Así, los abo­ga­dos in­clu­yen ya una cláu­su­la en la que es­pe­ci­fi­can que, en re­la­ción a la pu­bli­ca­ción de fo­to­gra­fías de los me­no­res en re­des so­cia­les, se­rá ne­ce­sa­rio el con­sen­ti­mien­to ex­pre­so de am­bos pro­ge­ni­to­res.

Pa­tria po­tes­tad

En es­te sen­ti­do, la experta in­ci­de en la im­por­tan­cia de acla­rar que es­ta cues­tión no tie­ne na­da que ver con quien ten­ga la cus­to­dia del me­nor. «Te­ner la cus­to­dia no otor­ga más po­der de de­ci­sión», acla­ra. «Es­te asun­to en­tra den­tro del ám­bi­to de la pa­tria po­tes­tad -con­ti­nua- . La cus­to­dia so­lo es el re­par­to de tiem­po del me­nor con los pro­ge­ni­to­res; la pa­tria po­tes­tad ha­ce re­fe­ren­cia al con­jun­to de de­re­chos y obli­ga­cio­nes que co­rres­pon­de a los dos pro­ge­ni­to­res por el me­ro he­cho de ser pa­dres y que en el 95% de los ca­sos la tie­nen de ma­ne­ra com­par­ti­da».

El peor de los es­ce­na­rios se da en los

Ni­ños, los au­tén­ti­cos per­ju­di­ca­dos

«Ma­má, ya he­mos ha­bla­do de es­to. No pue­des po­ner fo­tos mías sin mi con­sen­ti­mien­to», es­pe­tó Ap­ple, hi­ja de Gwy­neth Pal­trow, a su ma­dre el pa­sa­do mes de mar­zo. La me­nor, de 14 años, abron­có a su pro­ge­ni­to­ra con un con­tun­den­te co­men­ta­rio en una foto que la ac­triz pu­bli­có en Ins­ta­gram. Ai­tor Ocio, ex­ju­ga­dor de fút­bol, ha si­do re­cien­te­men­te obli­ga­do a bo­rrar to­das las imá­ge­nes en las que apa­re­cía su hi­ja en re­des so­cia­les. La jus­ti­cia dio tam­bién la ra­zón al can­tan­te Da­vid Bis­bal, que con­si­guió que su ex­mu­jer de­ja­ra de com­par­tir fo­tos de su pe­que­ña. La reali­dad es que los me­no­res son los ver­da­de­ros per­ju­di­ca­dos de la so­bre­ex­po­si­ción pú­bli­ca. Un es­tu­dio ela­bo­ra­do por las uni­ver­si­da­des de San Fran­cis­co y Mi­chi­gan ase­gu­ra que el 56% de los pa­dres com­par­te in­for­ma­ción po­ten­cial­men­te ver­gon­zo­sa de sus hi­jos, el 51% da da­tos con los que pue­de lo­ca­li­zár­se­les y un 27% cuel­ga fo­tos inapro­pia­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.