Los ni­ños es­pa­ño­les ya ha­cen sus pro­pios tes­ta­men­tos vi­ta­les

∑ Un to­tal de 89 me­no­res de nues­tro país han ela­bo­ra­do su do­cu­men­to

ABC (Andalucía) - - FAMILIA - S.F.

una fo­to­gra­fía de él, pue­de pe­dir que la re­ti­ren y lo tie­nen que ha­cer. Se im­po­ne su con­sen­ti­mien­to, no el de los pa­dres», con­ti­nua. To­dos los ex­per­tos apun­tan a que las con­se­cuen­cias del ex­ce­so de imá­ge­nes de me­no­res com­par­ti­das en re­des so­cia­les por par­te de sus pro­ge­ni­to­res es al­go que aún es­tá por ve­nir. «En Es­pa­ña ya se dan ca­sos de ni­ños que, una vez cumplen los 14 años, les han pe­di­do a sus pro­ge­ni­to­res que re­ti­ren sus imá­ge­nes de sus re­des», ade­lan­ta Pa­rra. De he­cho, en 2018 una ma­dre fue con­de­na­da en Ita­lia por su­bir fo­tos de su hi­jo a Fa­ce­book. Ochen­ta y nue­ve me­no­res de edad han rea­li­za­do su tes­ta­men­to vi­tal o vo­lun­ta­des an­ti­ci­pa­das en nues­tro país, un do­cu­men­to en el que han de­ja­do plas­ma­das las dis­tin­tas in­di­ca­cio­nes so­bre có­mo quie­ren ser tra­ta­dos al fi­nal de sus días o cuan­do no es­tén en con­di­cio­nes de de­ci­dir­lo ellos mis­mos. Los da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad se­ña­lan que no exis­te un per­fil con­cre­to del me­nor que de­ci­de ha­cer es­te do­cu­men­to, pe­ro por lo ge­ne­ral, acla­ra María Teresa Ba­rea, vi­ce­de­ca­na del Co­le­gio No­ta­rial de An­da­lu­cía y no­ta­ria de Gra­na­da, «se tra­ta de un me­nor eman­ci­pa­do con un gra­do de ma­du­rez su­pe­rior al de una per­so­na de esa edad que lo lle­va a plan­tear­se cues­tio­nes vi­ta­les, co­mo es el ca­so de pa­de­cer una en­fer­me­dad gra­ve».

«An­ti­ci­par ins­truc­cio­nes»

Ba­rea ex­pli­ca que el ob­je­ti­vo del do­cu­men­to, que se tra­mi­ta a tra­vés del Re­gis­tro Na­cio­nal de Ins­truc­cio­nes Pre­vias (RNIP), pe­ro que se pue­de rea­li­zar an­te no­ta­rio, es «an­ti­ci­par las ins­truc­cio­nes so­bre el ti­po de tra­ta­mien­to mé­di­co que se desea o no re­ci­bir en el ca­so de pa­de­cer una en­fer­me­dad o ac­ci­den­te que in­ca­pa­ci­te a la per­so­na ex­pre­sar­se». Lo más ha­bi­tual, pro­si­gue es­ta pro­fe­sio­nal, «es que las per­so­nas se opon­gan a que se les apli­quen de­ter­mi­na­das téc­ni­cas que su­pon­gan en­car­ni­za­mien­to te­ra­péu­ti­co o un alar­ga­mien­to ar­ti­fi­cial de la vi­da». La cues­tión «es que hay mu­chas per­so­nas que ig­no­ran que exis­te es­ta po­si­bi­li­dad de an­ti­ci­par­se a una fu­tu­ra en­fer­me­dad y de dar ins­truc­cio­nes», se­ña­la Ba­rea, quien ade­más re­co­mien­da el uso de es­ta he­rra­mien­ta.

De los 89 me­no­res que han he­cho tes­ta­men­to vi­tal en Es­pa­ña, 70 re­si­den en Ca­ta­lu­ña, 8 en Ba­lea­res, 4 en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, 3 en Ca­na­rias, 2 en Ara­gón, uno en An­da­lu­cía y otro en As­tu­rias, una ci­fra que so­lo su­po­ne el 0,03 % del to­tal.

ABC

ABC

Hay mu­chas per­so­nas que des­co­no­cen es­ta op­ción de an­ti­ci­par­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.