La me­lan­co­lía de Vi­ni­cius Jú­nior

∑ Su­plen­te con Zi­da­ne, ha si­do des­pla­za­do a la de­re­cha y su jue­go ya no trans­mi­te ale­gría

ABC (Andalucía) - - DEPORTES - RU­BÉN CA­ÑI­ZA­RES

En una de esas man­sio­nes de pe­lí­cu­la que emer­gen en el lu­jo­so ba­rrio de La Mo­ra­le­ja, al nor­te de Ma­drid, un jo­ven bra­si­le­ño de 19 años re­cién cum­pli­dos con­vi­ve con Wes­ley Me­ne­zes y Luiz Fe­li­pe Me­ne­ga­te, sus dos me­jo­res ami­gos de la in­fan­cia, la tía Va­nes­sa, la me­jor co­ci­ne­ra del mun­do de fei­joa­da, el pla­to tí­pi­co de Bra­sil, y una de­ce­na de fa­mi­lia­res más, to­dos ellos con el úni­co ob­je­ti­vo de ha­cer­le la vi­da tan fá­cil que su úni­ca preo­cu­pa­ción sea po­ner to­dos los sen­ti­dos en su ofi­cio, ju­gar al fút­bol.

Vi­ni­cius Jo­sé Pai­xão de Oli­vei­ra Jú­nior ini­cia es­te sá­ba­do de ma­ne­ra ofi­cial su se­gun­da tem­po­ra­da co­mo fut­bo­lis­ta del Real Ma­drid, tras un bri­llan­te pri­mer cur­so en el que su­peró so­bra­da­men­te to­das las ex­pec­ta­ti­vas. Con per­mi­so de Ka­rim Ben­ze­ma, el me­jor ju­ga­dor blanco en una cam­pa­ña gris, el mo­ti­vo más ilu­sio­nan­te por el que los afi­cio­na­dos acu­die­ron ca­da dos se­ma­nas al San­tia­go Ber­na­béu, pe­ro de aque­lla im­pac­tan­te irrup­ción de fe­li­ci­dad ya no que­da ni la son­ri­sa «pro­fi­dén» del mir­lo bra­si­le­ño.

Pro­ce­so in­vi­si­ble

La sau­da­de de Vi­ni­cius ha si­do un pro­ce­so len­to, in­vi­si­ble, pe­ro ya es im­po­si­ble de ne­gar. To­do co­men­zó el 5 de mar­zo, en el par­ti­do de vuel­ta de oc­ta­vos de Cham­pions con­tra el Ajax. Ro­tu­ra de li­ga­men­tos de la ar­ti­cu­la­ción ti­bio­pe­ro­nea de la pier­na de­re­cha, o lo que es lo mis­mo, dos me­ses de ba­ja pa­ra Vi­ni­cius. Su gra­ve le­sión coin­ci­dió con el des­pi­do de So­la­ri y el re­gre­so de Zi­da­ne, una con­ca­te­na­ción de he­chos que de­ja­ron al bra­si­le­ño sin el pre­mio de de­bu­tar con la se­lec­ción ab­so­lu­ta de su país y, fi­nal­men­te, sin ser con­vo­ca­do pa­ra la Co­pa Amé­ri­ca, a pe­sar de la ex­clu­sión por le­sión de Ney­mar a úl­ti­ma ho­ra. A Vi­ni­cius, du­ran­te el amis­to­so del Ma­drid en Salz­bur­go con­tra el Red Bull del pa­sa­do 7 de agos­to es­te ma­za­zo, ayu­dó el po­lé­mi­co ma­ne­jo de su re­gre­so a los cam­pos por par­te de Zi­da­ne. Ya re­cu­pe­ra­do, y con tres jor­na­das de Li­ga aún por ju­gar, el fran­cés so­lo le dio la ti­tu­la­ri­dad en la úl­ti­ma fe­cha, cuan­do Ti­te, se­lec­cio­na­dor de Bra­sil, ya ha­bía anun­cia­do su lis­ta de 23.

Vi­ni­cius se mar­chó de va­ca­cio­nes re­sig­na­do, pe­ro op­ti­mis­ta. Sa­bía que ju­gar la Co­pa Amé­ri­ca con su país y en su país era una opor­tu­ni­dad úni­ca, pe­ro tam­bién es cons­cien­te de que a sus 18 años tie­ne to­da su ca­rre­ra por de­lan­te. Y el ba­lan­ce ge­ne­ral del cur­so era no­ta­ble. De he­cho, Zi­da­ne le hi­zo sa­ber que te­ner 50 días de va­ca­cio­nes tras un pri­mer año de tan­tas emo­cio­nes era lo me­jor que le po­día pa­sar pa­ra lle­gar a la pre­tem­po­ra­da con la men­te y las pier­nas car­ga­das.

Eso hi­zo Vi­ni­cius, pe­ro el es­ce­na­rio en­con­tra­do na­da tie­ne que ver con el es­pe­ra­do. Su­plen­te, in­clu­so le­sio­na­do Asen­sio, con Lu­cas Váz­quez por de­lan­te

Asen­sio, an­tes de la le­sión, y Lu­cas, por de­lan­te de él

en las pre­fe­ren­cias de Zi­da­ne, y mu­ta­da su po­si­ción a la de­re­cha tras la lle­ga­da de Ha­zard. Un rol tes­ti­mo­nial que le tie­ne preo­cu­pa­do. Des­bor­de, re­ga­te en se­co y en ca­rre­ra, fi­li­gra­nas, pa­re­des, ca­rre­ras al es­pa­cio, rup­tu­ras has­ta lí­nea de fon­do, asis­ten­cias, tra­ba­jo en zo­nas de­fen­si­vas... el re­per­to­rio del bra­si­le­ño es ex­ten­so y pro­me­te­dor, a ex­cep­ción de una fal­ta de pun­te­ría co­rre­gi­ble con el pa­so del tiem­po, pe­ro Zi­da­ne no pa­re­ce ver­lo así.

El len­gua­je ges­tual de Vi­ni­cius es­ta pre­tem­po­ra­da trans­mi­te más me­lan­co­lía que ale­gría, que es lo que ha per­di­do pre­ci­sa­men­te su jue­go. Ex­tra­ño en una zo­na del cam­po des­co­no­ci­da pa­ra su fút­bol, no en­cuen­tra la quí­mi­ca con sus com­pa­ñe­ros y se le ve me­nos ágil y ve­loz que la pa­sa­da tem­po­ra­da y su mi­ra­da ya no pro­yec­ta des­te­llos. Es la sau­da­de de Vi­ni­cius.

Las pre­fe­ren­cias de Zi­da­ne no de­jan a Vi­ni­cius co­mo una op­ción pre­fe­ren­te pa­ra el ata­que dies­tro Len­gua­je ges­tual dis­tin­to al pa­sa­do año Se le ha vis­to son­reír po­co es­ta pre­tem­po­ra­da y su jue­go ha per­di­do ale­gría, fres­cu­ra y ve­lo­ci­dad

De es­te es­que­ma que­da fue­ra el ja­po­nés Ku­bo, la gran sen­sa­ción de la pre­tem­po­ra­da blan­ca. Bien es ver­dad que su fi­cha­je se reali­zó pa­ra el Cas­ti­lla, pe­ro ha si­do tan sor­pren­den­te y po­si­ti­vo su ren­di­mien­to que mu­chos afi­cio­na­dos han pe­di­do ya un hue­co en el pri­mer equi­po pa­ra el ni­pón, que de mo­men­to es im­po­si­ble por el te­ma de los ex­tra­co­mu­ni­ta­rios. El fi­lial o una ce­sión a un Pri­me­ra, sus dos po­si­bles des­ti­nos. En el se­gun­do de los ca­sos, el Va­lla­do­lid de Ro­nal­do es el me­jor co­lo­ca­do.

ABC

Ku­bo y Rodry­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.