Vér­ti­go en los úl­ti­mos ho­yos

Jon Rahm es­tá rea­li­zan­do la me­jor tem­po­ra­da de su ca­rre­ra, pe­ro no ter­mi­na de re­ma­tar sus tor­neos con triun­fo

ABC (Andalucía) - - DEPORTES - MI­GUEL ÁN­GEL BARBERO

Hay que par­tir de la ba­se de que el golf es el de­por­te más di­fí­cil pa­ra ven­cer. En ca­da tor­neo sa­len a ju­gar 150 ju­ga­do­res y so­lo uno se ha­ce con el triun­fo, por lo que hay un ga­na­dor y 149 per­de­do­res. Ese por­cen­ta­je no se pro­du­ce en otras dis­ci­pli­nas, don­de el plan­tel se re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te: en un Grand Slam de te­nis par­ti­ci­pan 128 ju­ga­do­res; en la NBA, 30 equi­pos; en la Li­ga de fút­bol 24, y en la Fór­mu­la 1, 20.

Es más, quien es­tá con­si­de­ra­do co­mo el me­jor gol­fis­ta de to­dos los tiem­pos, Ti­ger Woods, so­lo lo­gró im­po­ner­se en uno de ca­da cua­tro tor­neos en sus me­jo­res años. Una au­tén­ti­ca bar­ba­ri­dad, aun­que pue­da pa­re­cer que un 25 por cien­to de acier­tos es una ci­fra es­ca­sa. Por si fue­ra po­co, en el de­por­te ver­de se com­pi­te si­mul­tá­nea­men­te con to­dos los ri­va­les (des­pués del cor­te, con 70), mien­tras que en los de eli­mi­na­to­rias se va re­du­cien­do el nú­me­ro a la mi­tad en ca­da ron­da.

Di­cho es­to, hay que po­ner en con­tex­to las de­silu­sio­nes que Jon Rahm es­tá vi­vien­do en sus úl­ti­mos tor­neos. Es­tá fir­man­do la me­jor tem­po­ra­da de su cor­ta ca­rre­ra (no hay que ol­vi­dar que es la ter­ce­ra co­mo pro­fe­sio­nal y que so­lo tie­ne 24 años), en la que ha su­ma­do dos vic­to­rias y otros 12 top 10, apar­te de ha­ber pa­sa­do muy dig­na­men­te por los ma­jors (ter­ce­ro en el Open USA, no­veno en el Mas­ters y un­dé­ci­mo en el Bri­tish). Sin em­bar­go, él mis­mo re­co­no­ce es­tar frus­tra­do por­que se es­tá de­jan­do mu­chas opor­tu­ni­da­des en el ca­mino. Uti­li­zan­do un sí­mil fut­bo­lís­ti­co, son ya va­rios los dis­pa­ros al pos­te que es­tá rea­li­zan­do cuan­do tie­ne op­cio­nes cla­ras de gol.

«Aca­bar en­tre los diez pri­me­ros es­tá muy bien, pe­ro ya un ter­cer pues­to me sa­be a po­co», re­co­no­ció de­ses­pe­ra­do al ter­mi­nar an­te­ayer en Nue­va Jer­sey.

Ha­bía en­ca­be­za­do el tor­neo en la úl­ti­ma jor­na­da, pe­ro dos bo­geys en los ho­yos 14 y 15 le de­ja­ron el tí­tu­lo en ban­de­ja a Pa­trick Reed. «Es­toy ju­gan­do fe­no­me­nal, me en­cuen­tro en un gran mo­men­to y en cual­quier ins­tan­te sien­to que pue­do ga­nar», ex­pli­có con la mis­ma sin­ce­ri­dad quien aca­ba de co­lo­car­se nú­me­ro 5 del mun­do des­pués de un año y me­dio. Aho­ra es­tá in­mer­so en el mo­men­to cla­ve de la tem­po­ra­da, las eli­mi­na­to­rias de la Fe­dEx Cup. El re­to que se plan­tea no es mo­co de pa­vo. «Voy a in­ten­tar ga­nar es­te do­min­go en Chica­go por­que me veo mo­ti­va­do pa­ra ello, pe­ro no ol­vi­do que el mo­men­to cul­mi­nan­te se­rá en la fi­nal de Atlan­ta de la pró­xi­ma se­ma­na. Ahí es don­de hay que dar­lo to­do por­que quien ga­ne ese tor­neo se ha­rá con la Co­pa que pre­mia al me­jor del año».

Gra­cias a su ac­tua­ción en el Nort­hern Trust as­cen­dió de la dé­ci­ma a la quin­ta pla­za en la cla­si­fi­ca­ción, por lo que es muy im­por­tan­te se­guir su­bien­do pel­da­ños en Chica­go pa­ra afron­tar la úl­ti­ma ci­ta de East La­ke lo más arri­ba po­si­ble. Hay que re­cor­dar que con el nue­vo mo­de­lo de com­pe­ti­ción los me­jo­res ten­drán gol­pes de ven­ta­ja so­bre el res­to, lo que les fa­ci­li­ta­rá bas­tan­te la la­bor de lle­var­se la Fe­dEx Cup.

So­lu­cio­nar los pro­ble­mas

Con la ca­pa­ci­dad de au­to­crí­ti­ca que le ca­rac­te­ri­za, Rahm siem­pre to­ma me­di­das pa­ra que los erro­res que ha co­me­ti­do en el pa­sa­do no le vuel­van a pe­na­li­zar. Así, des­pués de su pri­me­ra cam­pa­ña vio que no po­día acu­mu­lar mu­chas se­ma­nas de jue­go sin des­can­so, por­que lue­go le fa­lla­ban las fuer­zas; aho­ra ya tie­ne un ca­len­da­rio muy me­di­do. Tam­bién tra­tó de imi­tar los pla­nes de en­tre­na­mien­to fí­si­co de las es­tre­llas has­ta que se dio cuen­ta de que al gim­na­sio tie­ne que acu­dir lo jus­to pa­ra cui­dar su fi­so­no­mía, no pa­ra cam­biar­la.

Lue­go, des­pués del TPC, no ha vuel­to a desoír los con­se­jos de su cad­die, que en­ton­ces le re­co­men­dó una es­tra­te­gia con­ser­va­do­ra. Jon op­tó por el gol­pe arries­ga­do y le sa­lió cruz. Aho­ra son una so­la men­te y so­lo les fal­ta co­rre­gir esos des­ajus­tes de las úl­ti­mas jor­na­das, cuan­do por fal­ta de con­cen­tra­ción o ex­ce­so de ga­nas echa a per­der to­do el tra­ba­jo pre­vio de la se­ma­na.

AFP

Jon Rahm se de­ses­pe­ra por lo cer­ca que an­da del triun­fo ca­da tor­neo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.