Re­ga­te al la­drón de ve­rano

La Po­li­cía Na­cio­nal di­fun­de una se­rie de con­se­jos pa­ra en­se­ñar có­mo ac­tuar con­tra las ban­das que asal­tan ca­sas

ABC (Andalucía) - - ANDALUCÍA - J. J. MADUEÑO MÁ­LA­GA

El ve­rano no es só­lo la épo­ca va­ca­cio­nal por ex­ce­len­cia, sino tam­bién la pre­fe­ri­da por los la­dro­nes pa­ra ac­tuar en vi­vien­das y lu­ga­res de des­can­so. En Má­la­ga, la Po­li­cía Na­cio­nal ha de­tec­ta­do la pre­sen­cia de gru­pos pro­ve­nien­tes del es­te de Eu­ro­pa, muy or­ga­ni­za­dos y es­pe­cia­li­za­dos en hur­tos en ca­sas va­cías por es­tar los due­ños fue­ra. Por es­to, des­de es­te cuer­po fa­ci­li­ta­ron ayer al­gu­nos con­se­jos pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas de las ban­das de la­dro­nes mien­tras se dis­fru­ta de las va­ca­cio­nes.

Es­tos de­lin­cuen­tes, ex­pli­can des­de la Po­li­cía, sue­len ha­cer un es­tu­dio pre­vio del lu­gar y se­lec­cio­nar sus ob­je­ti­vos. Du­ran­te es­tas vi­gi­lan­cias, los la­dro­nes mar­can las ca­sas que pos­te­rior­men­te van a ro­bar. Unas ve­ces co­lo­can un tro­ci­to de pa­pel o plás­ti­co en­tre el mar­co y la puer­ta de la vi­vien­da, otras in­tro­du­cen al­gu­na sus­tan­cia o ma­te­rial di­rec­ta­men­te en el bom­bín de la ce­rra­du­ra y en otras, co­lo­can hi­los in­vi­si­bles en­tre el mar­co y la puer­ta. Son mar­cas que ac­túan co­mo tes­ti­gos pa­ra sa­ber si la puer­ta se abre o cie­rra y, por en­de, si la vi­vien­da es­tá ocu­pa­da.

Una vez de­tec­ta­da la víc­ti­ma pa­san a ac­ce­der a la vi­vien­da pa­ra ro­bar y se sue­le ha­cer de dos for­mas. Por un la­do, el «bum­ping». Mo­da­li­dad con­sis­ten­te en in­tro­du­cir una lla­ve en la ce­rra­du­ra, pa­ra una vez den­tro, gol­pear­le li­ge­ra­men­te

has­ta ha­cer sal­tar los pis­to­nes del ci­lin­dro, li­be­ran­do así el gi­ro de la lla­ve y abrién­do­se la ce­rra­du­ra. Los la­dro­nes se ha­cen pa­sar por tu­ris­tas. La otra téc­ni­ca es el «res­ba­lón», que con­sis­te en in­tro­du­cir una lá­mi­na de plás­ti­co du­ro co­mo un tro­ci­to de ra­dio­gra­fía o una tar­je­ta en­tre el mar­co y la puer­ta has­ta abrir­la.

An­te es­to, la Po­li­cía re­mi­te una se­rie de con­se­jos pa­ra evi­tar que los ca­cos ac­ce­dan al do­mi­ci­lio. En pri­mer lu­gar pi­de que si se va a es­tar fue­ra unos días, se de­je las puer­tas y ven­ta­nas ce­rra­das, siem­pre con lla­ve. Es acon­se­ja­ble ade­más do­tar a la puer­ta de en­tra­da con una ce­rra­du­ra de se­gu­ri­dad y re­for­zar las bi­sa­gras de la mis­ma. En se­gun­do lu­gar, la Po­li­cía re­co­mien­da dar la im­pre­sión de que la ca­sa no es­tá de­socu­pa­da. La Po­li­cía acon­se­ja no des­co­nec­tar to­tal­men­te el su­mi­nis­tro eléc­tri­co y no anu­lar el tim­bre, pues­to que es signo de au­sen­cia. Es bue­na idea ade­más ad­qui­rir un tem­po­ri­za­dor au­to­má­ti­co de apa­ga­do y en­cen­di­do, que se pue­de co­lo­car pa­ra que a una ho­ra de­ter­mi­na­da se en­cien­dan va­rias lám­pa­ras, el te­le­vi­sor, ra­dio... Ade­más se pue­de de­jar las per­sia­nas me­dio abier­tas y pe­dir a al­gún ve­cino de con­fian­za que re­co­ja el co­rreo y de­je un te­lé­fono de con­tac­to y lla­ves de la ca­sa mien­tras se es­tá fue­ra de ca­sa de va­ca­cio­nes.

Aten­to al en­torno

Los agen­tes ad­vier­ten a quie­nes se van de va­ca­cio­nes que de­ben es­tar es­pe­cial­men­te aten­tos cuan­do se mar­chan de va­ca­cio­nes si la vi­vien­da ha­bi­tual es­tá fue­ra del cas­co ur­bano se tra­ta de una ca­sa uni­fa­mi­liar. En esos ca­sos lo me­jor es ilu­mi­nar bien la en­tra­da, el por­che, los pa­tios de­lan­te­ros y tra­se­ros. Ade­más hay que evi­tar de­jar en el do­mi­ci­lio ob­je­tos de va­lor a la vis­ta y guár­de­los en una ca­ja de se­gu­ri­dad, así co­mo lla­ves, ta­lo­na­rios, cla­ves de tar­je­tas o có­di­gos de ac­ce­so a ban­ca on­li­ne. Es im­por­tan­te tam­bién te­ner un in­ven­ta­rio con los nú­me­ros de se­rie de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, mar­ca y mo­de­lo y há­ga­les unas fo­to­gra­fías pa­ra po­der re­cu­pe­rar­los más fá­cil­men­te en ca­so de ro­bo.

Los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal abo­ga ade­más por la dis­cre­ción. No pre­go­nar que se es­tá de va­ca­cio­nes en si­tios pú­bli­cos o an­te des­co­no­ci­dos. Mu­cho me­nos en re­des so­cia­les. Nun­ca se sa­be quién es­tá es­cu­chan­do y con qué in­ten­ción.

Otro con­se­jo bá­si­co —tan­to pa­ra quie­nes se mar­chan co­mo pa­ra quie­nes se que­dan— es no abrir el por­tal a des­co­no­ci­dos. Y, si se ha pro­du­ci­do un ro­bo en su vi­vien­da, los agen­tes des­acon­se­jan en­trar a ins­pec­cio­nar has­ta que no lle­gue la Po­li­cía al lu­gar. Y las de­nun­cias, re­cuer­dan los ex­per­tos, no son so­lo cuan­do se pro­du­ce un ro­bo. Rui­dos ra­ros en ca­sas des­ha­bi­ta­das tam­bién hay que ad­ver­tir­las a la au­to­ri­dad.

Y, por úl­ti­mo, una me­di­da de se­gu­ri­dad más que de pre­ven­ción. La Po­li­cía re­co­mien­da que, de en­con­trar­se ca­ra a ca­ra con unos la­dro­nes, es muy im­por­tan­te no en­fren­tar­se nun­ca a ellos. Hay que evi­tar la con­fron­ta­ción y lla­mar siem­pre al 091.

Con­se­jos La Po­li­cía re­co­mien­da que no se abra el por­tal a des­co­no­ci­dos y se de­nun­cie mo­vi­mien­tos sos­pe­cho­sos

HU­GO GAR­CÍA

Una ce­rra­du­ra for­za­da en una vi­vien­da en la que se ha pro­du­ci­do un ro­bo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.