Sa­len a la luz los re­la­tos ho­mo­se­xua­les de

Es­cri­tos cuan­do so­lo te­nía vein­te años, se pu­bli­ca­rán en Fran­cia en oc­tu­bre

ABC (Andalucía) - - CULTURA ABC VERANO DEL - BRUNO PAR­DO PORTO

En la dé­ca­da de 1890, cuan­do el tiem­po no es­ta­ba per­di­do, Proust era un vein­tea­ñe­ro que em­pe­za­ba a en­sa­yar el dan­dis­mo en los sa­lo­nes pa­ri­si­nos, bus­can­do el fa­vor de los círcu­los ar­tís­ti­cos y, por qué no, ca­zan­do im­pre­sio­nes pa­ra ali­men­tar su li­te­ra­tu­ra, que no po­día vi­vir so­lo de mag­da­le­nas y/o tos­ta­das. Por aquel en­ton­ces ya es­ta­ba per­ge­ñan­do su pri­mer re­to­ño, «Los pla­ce­res y los días», un li­bro for­ma­do por bre­ves na­rra­cio­nes de alien­to de­ca­den­tis­ta que se pu­bli­có en 1896, y en el que el escritor de­ci­dió no in­cluir una se­rie de cuen­tos que ex­plo­ra­ban la ho­mo­se­xua­li­dad. Esos re­la­tos, ol­vi­da­dos du­ran­te mu­chos años en el ca­jón de los re­cuer­dos, van a ver la luz en Fran­cia es­te oc­tu­bre en uno de los acon­te­ci­mien­tos edi­to­ria­les de 2019: un Proust iné­di­to que, pa­ra más in­ri, coin­ci­de con el cen­te­na­rio de su pre­mio Gon­court. La pro­mo­ción, que tan­to le gus­ta­ba, se ha­ce so­la.

El tí­tu­lo de es­ta vie­ja no­ve­dad se­rá «Le Mys­té­rieux Co­rres­pon­dant» («El correspons­al mis­te­rio­so»), y se la de­be­mos, en gran me­di­da, a Ber­nard de Fa­llois, el prous­tiano por an­to­no­ma­sia, que des­em­pol­vó es­tos ma­nus­cri­tos en los años cin­cuen­ta y pu­so así la se­mi­lla pa­ra que el in­ves­ti­ga­dor Luc Frais­se rea­li­za­ra es­ta cui­da­da edi­ción de 180 pá­gi­nas que lle­va­rá el se­llo de Edi­tions de Fa­llois. Es él, tam­bién, quien ha res­pon­di­do a la gran pre­gun­ta: ¿Por qué Proust nun­ca los pu­bli­có en vi­da?

«Sin du­da con­si­de­ró que, de­bi­do a su osa­día, po­drían ha­ber sa­cu­di­do un en­torno so­cial don­de pre­va­le­cía una fuer­te mo­ral tra­di­cio­nal», afir­ma ta­jan­te. De he­cho, des­car­ta la otra hi­pó­te­sis que se ba­ra­ja en el mun­di­llo aca­dé­mi­co: que sim­ple­men­te los des­car­tó por­que des­equi­li­bra­ban la com­po­si­ción de «Los pla­ce­res y los días»… «La con­cien­cia de su ho­mo­se­xua­li­dad se ex­pe­ri­men­ta aquí de ma­ne­ra ex­clu­si­va­men­te trá­gi­ca, co­mo una mal­di­ción», aña­de.

El li­bro, in­sis­te, tie­ne un mar­ca­do ca­rác­ter au­to­bio­grá­fi­co: bajo el ve­lo Una de las pun­tas de fle­cha en­con­tra­das en­tre las as­cuas de la fic­ción se in­tu­ye una suer­te de «dia­rio de escritor». Un escritor que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do con la for­ma, y que se ha vis­to in­flui­do ya por Ana­to­le Fran­ce, Hen­ri de Rég­nier, Paul Her­vieu o Ro­bert de Mon­tes­quiou. Un escritor que es­ta­ba bus­can­do su voz, su lu­gar en el mun­do. Un escritor jo­ven, pe­ro con ín­fu­las de gran maes­tro. Así ha­bre­mos de ima­gi­nar­lo pa­ra com­pren­der es­tos iné­di­tos: pa­sean­do so­lo y exal­ta­do por Com­bray, per­si­guien­do una gran idea fi­lo­só­fi­ca pa­ra ar­ti­cu­lar el mo­nu­men­to li­te­ra­rio con el que in­tu­ye que pue­de de­jar su hue­lla en el mun­do y, cla­ro, con­ver­tir­se en la gran plu­ma de su tiem­po. Tan cla­ro lo te­nía, por cier­to, que ofre­cía ale­gre­men­te unos cuan­tos fran­cos por una bue­na crí­ti­ca...

Sin hu­mor

Sos­tie­ne Frais­se que «Le Mys­té­rieux Co­rres­pon­dant» nos ayu­da a en­ten­der «En bus­ca del tiem­po per­di­do». Pa­ra em­pe­zar, por­que el te­ma do­mi­nan­te de his­to­rias es el aná­li­sis del «amor fí­si­co in­jus­ta­men­te ne­ga­do», al­go que tam­bién ocu­rre en «So­do­ma y Go­mo­rra», cuar­to vo­lu­men de la cé­le­bre hep­ta­lo­gía. En cuan­to al es­ti­lo, ya apun­ta ma­ne­ras: en me­dio de la fan­ta­sía que desata en es­tas pá­gi­nas, se pal­pa su cla­si­cis­mo en el len­gua­je, al­go pro­pio de la épo­ca, por otra par­te. Aun­que to­do es­tá por pu­lir. «Es cier­to que uno ape­nas se en­cuen­tra con su des­lum­bran­te pi­ro­tec­nia ver­bal, con su ar­te de la me­tá­fo­ra hi­la­da (...) Es­tas pá­gi­nas iné­di­tas no tie­nen la per­fec­ción de “En bus­ca del tiem­po per­di­do”, pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso nos ayu­dan a com­pren­der­la me­jor al re­ve­lar cuál fue su co­mien­zo», de­fien­de Frais­se.

Por ejem­plo, no en­con­tra­re­mos en es­tos re­la­tos ni ras­tro de su fi­na iro­nía (a ve­ces au­to­pa­ró­di­ca): to­da­vía no ha­bía com­pren­di­do que la in­ten­si­dad emo­cio­nal ne­ce­si­ta de la ri­sa pa­ra ali­ge­rar­se y, así, es­ca­par del hor­te­ris­mo, que es uno de los gran­des pe­li­gros que co­rren aque­llos que han de­ci­di­do es­cri­bir los dra­mas de la vi­da.

Se cree que Proust no lle­gó a pu­bli­car es­tos cuen­tos por­que eran muy «osa­dos»

Marcel Proust, cuan­do ya era to­do un dan­di

VIR­GI­NIA WITHERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.