Iva­na se ha abier­to su pro­pio es­pa­cio en la cor­te de CR7 y ca­da vez ga­na más po­der

ABC (Andalucía) - - GENTE ABC VERANO DEL - FRAN­CIS­CO CHACÓN CORRESPONS­AL EN LISBOA

Mien­tras Patricia Ro­drí­guez anun­cia «sor­pren­den­tes re­ve­la­cio­nes» so­bre el pa­sa­do de su her­ma­na (de pa­dre) Geor­gi­na (25) en el reality que la ha fi­cha­do pa­ra Te­le­cino –«Gran Her­mano VIP 7»–, la no­via de Cris­tiano Ro­nal­do (33) se vuel­ca en su otra her­ma­na, su ver­da­de­ro ba­luar­te. Iva­na siem­pre es­tá a su la­do, evi­den­cia fi­de­li­dad ab­so­lu­ta y no pa­re­ce dis­pues­ta a ex­plo­tar la fa­ma que ha en­tra­do en su ape­lli­do co­mo una ex­ha­la­ción. Eso sí, la «her­ma­ní­si­ma» de Geor­gi­na Ro­drí­guez ca­da vez co­bra más in­fluen­cia en la cor­te de CR7. De mo­men­to, an­da enamo­ra­da de el es­cul­tor as­tu­riano que ha rea­li­za­do el bus­to

del ju­ga­dor

La her­ma­na de Geor­gi­na se ha enamo­ra­do del es­cul­tor del bus­to de Cris­tiano

es­te­lar de la Ju­ven­tus ins­ta­la­do en el ae­ro­puer­to de Ma­dei­ra. Su­ya es, por tan­to, la obra que sus­ti­tu­ye a aque­lla po­lé­mi­ca es­ta­tua con fir­ma por­tu­gue­sa que Em­ma­nuel San­tos fra­guó pa­ra el mis­mo em­pla­za­mien­to al aban­do­nar el sa­lón de Lle­ga­das en Fun­chal.

Geor­gi­na y su her­ma­na acu­die­ron a va­rios ac­tos re­la­cio­na­dos con la inau­gu­ra­ción, lo que desató la pa­sión en­tre el ar­tis­ta e Iva­na, quien ve­nía de una re­la­ción lés­bi­ca, o al me­nos eso se di­fun­dió me­ses atrás. El ca­so es que la vi­da de es­ta jo­ven ha da­do un gi­ro de 360 gra­dos en po­co más de un año. De mo­men­to, pre­sen­ta un per­fil me­diá­ti­co más bajo que su co­ti­za­da her­ma­na, pe­ro en po­co tiem­po sus ava­ta­res re­cla­man más y más la aten­ción en las re­des so­cia­les.

La ins­pi­ra­ción

La fla­man­te pa­re­ja se ha ex­hi­bi­do en plan mi­mos en As­tu­rias y tam­bién en Pa­rís. «Mi ins­pi­ra­ción», le di­ce él. «Mi ho­gar», le con­tes­ta ella. To­do muy ro­mán­ti­co, sín­to­ma inequí­vo­co de que la re­la­ción en­tre am­bos so­lo aca­ba de dar sus fru­tos y de que am­bos pa­re­cen pres­tos a lle­gar más le­jos en sus in­ten­cio­nes.

La to­tal con­fian­za en­tre las her­ma­nas Ro­drí­guez es tal, que Iva­na ha­ce las ve­ces de re­pre­sen­tan­te de la ex­de­pen­dien­ta de Guc­ci en Ma­drid, pues le llue­ven las ofer­tas de con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios. En es­te sen­ti­do, se le acu­mu­la el tra­ba­jo has­ta tal pun­to que ha lle­ga­do a de­cla­rar con cier­to sen­ti­do del hu­mor: «Creo que la asis­ten­te ne­ce­si­ta de un asis­ten­te». Hay quien di­ce que, si no fue­ra por Iva­na, ten­dría muy di­fí­cil Geor­gi­na re­sis­tir la cons­tan­te pre­sión me­diá­ti­ca a la que se ve so­me­ti­da en ca­li­dad de pa­re­ja del es­pec­ta­cu­lar fut­bo­lis­ta, en­can­ta­do en su eta­pa ita­lia­na pe­ro siem­pre con sau­da­des de Ma­drid. In­se­pa­ra­bles Geor­gi­na e Iva­na en una de las es­ca­sas imá­ge­nes jun­tas. Izq., la no­via de CR7 en Porto Cer­vo (Ita­lia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.