A la ca­za de al­deas y pazos en el ru­ral ga­lle­go

Un gru­po de in­ver­so­res asiá­ti­cos vi­si­ta des­de ha­ce quin­ce días Ga­li­cia en bus­ca de in­mue­bles

ABC (Andalucía) - - ABC VERANO ESTILO/DESTINOS DEL - JO­SÉ LUIS JI­MÉ­NEZ SAN­TIA­GO DE COM­POS­TE­LA

La fie­bre por la com­pra de al­deas y pazos aban­do­na­dos en el ru­ral ga­lle­go ha lle­ga­do tam­bién a los in­ver­so­res chi­nos. El gi­gan­te asiá­ti­co ha en­con­tra­do en es­te sec­tor una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio pa­ra, a tra­vés de una in­ver­sión no ex­ce­si­va­men­te des­me­di­da, po­ner en mar­cha ini­cia­ti­vas eco­nó­mi­cas de to­do ti­po, prin­ci­pal­men­te en­fo­ca­das ha­cia el tu­ris­mo. Es una de las sa­li­das que es­tá en­con­tran­do es­ta par­te de «la Es­pa­ña va­cia­da», de la que Ga­li­cia es uno de sus prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes.

«Era un clien­te que has­ta aho­ra pe­día otras zo­nas, co­mo Le­van­te, Ma­drid o An­da­lu­cía, pe­ro han des­cu­bier­to Ga­li­cia y vie­nen a com­prar». Elvira Fa­fián, de la in­mo­bi­lia­ria Al­deas Aban­do­na­das Real Sta­te, lle­va quin­ce días «en ru­ta» con em­pre­sa­rios orien­ta­les, en­se­ñán­do­les pro­pie­da­des de su car­te­ra, mu­chas con un co­mún de­no­mi­na­dor: «Se fi­jan en es­truc­tu­ras que pue­dan re­mo­de­lar a su ma­ne­ra pa­ra mon­tar un ne­go­cio y ex­plo­tar­lo». Las vi­si­tas, con­fie­sa, «es­tán sien­do muy po­si­ti­vas». Mu­chas aca­ba­rán en com­pra.

El lis­ta­do de in­mue­bles que se ofer­ta va des­de las ya clá­si­cas ca­si­tas ru­ra­les de pie­dra en es­ta­do se­mi­rui­no­so y em­pla­za­mien­tos re­cón­di­tos has­ta «rec­to­ra­les, igle­sias o pazos», al­gu­nos a pre­cios apa­ren­te­men­te desor­bi­ta­dos, lle­gan­do en oca­sio­nes a los 3 mi­llo­nes de eu­ros. «Es­tas opor­tu­ni­da­des an­tes no exis­tían en el mer­ca­do, pe­ro aho­ra sí». Na­die se re­sig­na ya a de­jar mo­rir una ca­sa en mi­tad de nin­gún si­tio, «la gen­te ha en­ten­di­do que pue­den ren­ta­bi­li­zar­la» sa­cán­do­la al mer­ca­do. Y eso ha ele­va­do con­si­de­ra­ble­men­te los pre­cios, aun­que en zo­nas «co­mo Fe­rrol, Oren­se o Lu­go» to­da­vía la in­fla­ción es acep­ta­ble.

«Las gan­gas de 20.000 o 30.000 eu­ros que ha­bía ha­ce unos años ya han des­apa­re­ci­do», y por me­nos de 80.000 eu­ros no se en­cuen­tra na­da, «aun­que es­té en rui­nas», ase­gu­ra Fa­fián. «Te­ne­mos más de­man­da que ofer­ta en nues­tra car­te­ra», y lo di­ce una in­mo­bi­lia­ria Uso tu­rís­ti­co Los chi­nos bus­can in­mue­bles pa­ra ho­te­les o ca­sa ru­ral con más de 600 re­fe­ren­cias so­lo en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, mu­chas vi­si­bles con am­plios re­por­ta­jes fo­to­grá­fi­cos en su web, otras ape­nas re­fe­ren­cia­das por­que los ven­de­do­res exi­gen dis­cre­ción. Uno de es­tos ca­sos es el de un ho­tel ya re­for­ma­do en pleno Ca­mino de San­tia­go por el que so­li­ci­tan 1,2 mi­llo­nes de eu­ros «por el que se han in­tere­sa­do mu­cho».

Edi­fi­cios con pa­sa­do

¿Y có­mo es es­te in­ver­sor chino? «Son em­pre­sa­rios que vie­nen con di­ne­ro, que ya co­no­cen Es­pa­ña, en mu­chos ca­sos in­clu­so tie­nen ne­go­cios en nues­tro país y con esa ex­pe­rien­cia bus­can nue­vas opor­tu­ni­da­des» en zo­nas ale­ja­das de los en­tor­nos más ur­ba­nos. A di­fe­ren­cia de otro com­pra­dor ex­tran­je­ro, que sí an­sía ad­qui­rir in­mue­bles con fi­nes re­si­den­cia­les, los em­pre­sa­rios chi­nos «lo que quie­ren es mon­tar una ca­si­ta ru­ral o un ho­te­li­to con en­can­to». «Pi­den pla­ya, mon­ta­ña, los al­re­de­do­res de San­tia­go, mu­ni­ci­pios por don­de pa­se el Ca­mino, la co­mar­ca de la Ulloa (en el cen­tro de Lu­go)...», pe­ro so­bre to­do «edi­fi­cios con en­can­to, que ten­gan una his­to­ria, un pa­sa­do, una vi­ven­cia». «Les lla­ma mu­cho la aten­ción que pue­dan com­prar un con­ven­to o un pa­zo con su es­cu­do de ar­mas en la fa­cha­da, por­que en su país eso es im­pen­sa­ble».

Ga­li­cia, ase­ve­ra, «lle­va mu­cho tiem­po de mo­da» en­tre los in­ver­so­res que se in­tere­san

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.