«Es­toy can­sa­do de las eti­que­tas “gay”, “bi­se­xual” o “queer”»

El ve­te­rano ac­tor rom­pe los es­te­reo­ti­pos en una nue­va en­tre­ga de la se­rie po­li­cia­ca «Ins­tinct»

ABC (Andalucía) - - TELEVISIÓN ABC VERANO DEL - LORENA LÓ­PEZ AN­TÓN

Alan Cum­ming («The Good Wi­fe», «Spy Kids», «Eyes Wi­de Shut») vuel­ve a dar vi­da al Dr. Dy­lan Rein­hart, un exa­gen­te de la CIA que co­la­bo­ra con la po­li­cía de Nue­va York en la re­so­lu­ción de ase­si­na­tos, en «Ins­tinct». La se­rie, que es­tre­na­rá pró­xi­ma­men­te su se­gun­da tem­po­ra­da en Fox Li­fe, re­gre­sa pa­ra mos­trar los crí­me­nes más tru­cu­len­tos. «In­clu­so he­mos te­ni­do que co­lar­nos en un club de se­xo», cuen­ta en­tre ri­sas el ac­tor. Re­co­no­ce no ha­ber vis­to gran par­te de las fic­cio­nes del gé­ne­ro, tam­po­co ha se­gui­do «Jue­go de Tro­nos», pe­ro sí que sa­be que su in­ter­pre­ta­ción del Dr. Dy­lan Rein­hart tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la in­dus­tria:

«Es el pri­mer pro­ta­go­nis­ta del co­lec­ti­vo LGTB de la ca­de­na CBS», uno de los gran­des ca­na­les en abier­to. —Des­pués de ha­ber he­cho gran­des pe­lí­cu­las y obras clá­si­cas de tea­tro, ¿có­mo afron­ta una se­rie más li­ge­ra? —Son re­tos di­fe­ren­tes. No quie­ro fal­tar el res­pe­to a nues­tros guio­nis­tas, pe­ro es ver­dad que el texto no es tan bueno co­mo una obra de Sha­kes­pea­re. Aquí no tie­nes ese re­to, por­que es un per­so­na­je to­tal­men­te nue­vo que

«Cuan­do uno bus­ca un cam­bio po­si­ti­vo, la cla­ve es mos­trar aque­llo que da tan­to mie­do sin es­tri­den­cias»

pue­des crear tú y el que na­die ha in­ter­pre­ta­do an­tes, aun­que tie­ne sus pro­pias di­fi­cul­ta­des.

—¿Por qué acep­tó ser el pro­ta­go­nis­ta de «Ins­tinct»?

—Me gus­ta­ba la idea de la se­rie. Pe­ro, so­bre to­do, por­que por pri­me­ra vez es­ta ca­de­na (CBS) tie­ne una fic­ción con un per­so­na­je pro­ta­go­nis­ta que es abier­ta­men­te gay. Por mi ac­ti­vis­mo so­cial, me pa­re­cía im­por­tan­te re­pre­sen­tar­lo te­nien­do una au­dien­cia tan am­plia. Son mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses los que es­tán vien­do en la pan­ta­lla a un hom­bre que es­tá ca­sa­do con una per­so­na del mis­mo se­xo y que tie­ne una re­la­ción muy sa­na. Ade­más, ven­go de «The Good Wi­fe», fic­ción de es­ta mis­ma ca­sa.

—¿Cree que «Ins­tinct» ha ayu­da­do a rom­per con los es­te­reo­ti­pos que los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen del hom­bre gay?

—Ab­so­lu­ta­men­te. Cuan­do uno bus­ca un cam­bio po­si­ti­vo, la cla­ve es mos­trar aque­llo que tan­to mie­do les pro­du­ce sin ne­ce­si­dad de gri­tos, es­tri­den­cias o sen­sa­cio­na­lis­mo. Cuan­do lo ha­ces con ama­bi­li­dad, el men­sa­je ca­la. Es­toy muy abu­rri­do de que en la fic­ción, la his­to­ria de cual­quier per­so­na­je que per­te­nez­ca al co­lec­ti­vo LGTB se ba­se en su se­xua­li­dad o su gé­ne­ro.

—Ha­ce unos años, ex­plo­ta­ron mo­vi­mien­tos de ac­ti­vis­mo con­tra el ma­chis­mo, el ra­cis­mo o la ho­mo­fo­bia. ¿Cree que to­do eso se ha apa­ga­do?

—Sí, vi­vi­mos tiem­pos muy com­pli­ca­dos. Me ca­brea mu­cho cuan­do di­cen que to­dos esos mo­vi­mien­tos son po­pu­lis­tas. No so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, es así en to­do el mun­do. Creo que po­pu­lis­mo es una pa­la­bra has­ta de­ma­sia­do bue­na, muy dul­ce pa­ra lo que es­tá pa­san­do. Lo que es­ta­mos vien­do a mí me asus­ta. En EE.UU., Do­nald Trump ha­bla de la po­si­bi­li­dad de un ter­cer man­da­to, al­go que ni si­quie­ra es­tá con­tem­pla­do en la Cons­ti­tu­ción. Pa­re­ce un avi­so cla­ro de que pue­de ha­ber una dic­ta­du­ra en un fu­tu­ro no muy le­jano. Los que vo­tan a Trump, lo ha­cen ba­sán­do­se en un men­sa­je car­ga­do de mie­do. Mie­do ha­cia los ne­gros, ha­cia el co­lec­ti­vo LGTB. Mie­do ha­cia «los di­fe­ren­tes». —¿Có­mo se com­ba­te des­de la esa lu­cha con­tra el mie­do?

—La se­rie en sí tie­ne un men­sa­je muy cla­ro y sin sen­sa­cio­na­lis­mo, por­que la re­la­ción de Dy­lan es sa­na. Es­ta fic­ción ha­bla de un tío que fue es­pía, que re­suel­ve crí­me­nes y que... por cier­to, tam­bién es gay. A mí me abu­rre mu­cho cuan­do me pre­sen­tan, in­clu­so an­tes que con mi nom­bre, con la eti­que­ta de «gay», «bi­se­xual» o «queer», al­go que no ocu­rre con los ac­to­res he­te­ro­se­xua­les. Es­to tie­ne que cam­biar. Por tan­to, es­ta se­rie es una me­tá­fo­ra so­bre esa ne­ce­si­dad de eli­mi­nar el sen­sa­cio­na­lis­mo a la ho­ra de re­pre­sen­tar es­te ti­po de re­la­cio­nes. se­rie

FOX LI­FE

Alan Cum­ming, con Bo­ja­na No­va­ko­vic co­pro­ta­go­nis­ta de la se­rie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.