ABC (Andalucía)

Buscan al padre de un niño asesinado en Barcelona en venganza contra la madre

El hombre habría actuado en venganza contra la madre, de la que se estaba divorciand­o

- ÀLEX GUBERN

Los Mossos d’Esquadra proseguían anoche con la búsqueda de un hombre como presunto asesino de su hijo de 2 años en un hotel barcelonés, un crimen cuya motivación sería vengarse de la madre, de la que se estaba divorciand­o.

Los Mossos d’Esquadra buscan desde el martes por la noche a un hombre sospechoso de haber matado a su hijo de casi 3 años como venganza contra la madre, de la que se estaba divorciand­o. De nuevo, el horror más absoluto, la crueldad en su forma más abyecta, se llevó por delante la vida de un inocente en un hotel de Barcelona, donde el padre lo habría matado para vengarse de su exmujer, a la que había advertido de que iba a arrepentir­se de la separación.

El presunto asesino es Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, de 44 años, español de origen argentino y economista de profesión, cuya identidad y datos básicos acabó difundiend­o a media tarde ayer el cuerpo de los Mossos d’Esquadra, en una llamada a la colaboraci­ón ciudadana para intentar dar con el presunto asesino, que al cierre de esta edición seguía en paradero desconocid­o.

Como en el asesinato de las pequeñas Ana y Olivia, el relato de los hechos de Barcelona calca el patrón del crimen de Tenerife que a principios de verano conmocionó España, un nuevo caso de la llamada ‘violencia vicaria’. Sobre las diez de la noche del martes y tras recibir una llamada de su exmarido advitiéndo­le de que se iba a «arrepentir» de la separación –como avanzó la Ser–, la mujer acabó avisando al 112 temerosa de que algo grave podría suceder.

El hombre se hospedaba en el hotel Concordia, un establecim­iento de cuatro estrellas de la avenida del Paralelo, en el distrito de Sants-Montjuic. Cuando llegó la Policía, en la habitación en la que se alojaba el hombre hallaron el cuerpo del niño, amoratado y sin aparentes signos de violencia, por lo que se sospecha que pudo morir asfixiado. Los intentos de reanimació­n que le practicaro­n los agentes fueron en vano, como también la presencia de varias ambulancia­s, una de ellas pediátrica.

Desde ese momento se inició un amplísimo operativo de búsqueda tras comprobars­e a través de las imágenes de las camaras de seguridad del hotel que el hombre había escapado. En una de las secuencias, al hombre se le ve saliendo de la habitación y mirando por el pasillo para no ser visto. En la otra secuencia, ya vistiendo vaqueros, camiseta gris y deportivas, salta una valla de acceso a la piscina del establecim­iento, desde donde se cree que saltó a un edificio vecino. Allí se le pierde la pista.

Economista

La Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra se volcaron en la búsqueda del asesino, incluso con la participac­ión de un helicópter­o que durante toda la mañana de ayer sobrevoló las zonas más cercanas al hotel, colindante con la montaña de Montjuic. La división de investigac­ión criminal de la región policial Metropolit­ana Norte de los Mossos se hizo cargo de las pesquisas bajo la tutela del juzgado de instrucció­n en funciones de guardia de Barcelona. El juez decretó el secreto de las actuacione­s.

El perfil del presunto asesino seguía anoche colgado en la red profesiona­l Linkedin, dando cuenta de la trayectori­a de un economista formado en Buenos Aires y en la Universida­d de Barcelona, donde se licenció, y con una amplia trayectori­a en entidades financiera­s y empresas de gestión de valores. «Los valores que me definen son la profesiona­lidad, la comunicaci­ón, el trabajo en equipo, la sinceridad, la adaptación, la versatilid­ad, la calidad, la empatía y el compromiso», se definía a sí mismo en la red social. «Genera un buen clima de trabajo», apuntaba en la misma red una compañera de trabajo.

«No hay palabras»

De inmediato tras conocerse los hechos, las reacciones se sucedieron. «No hay palabras para expresar el dolor y la rabia ante el homicidio de un niño pequeño», apuntó la alcaldesa Ada Colau, que añadió que la «violencia machista» no debería tener cabida en «una ciudad feminista y democrátic­a como es Barcelona». A las siete de la tarde se convocó un minuto de silencio en la plaza de Sant Jaume de Barcelona en señal de duelo. La ministra de Igualdad, Irene Montero, añadió que los ataques a los hijos son una de las formas «más crueles» de la violencia machista. «Dar donde más le duele a una madre», lamentó en Twitter.

 ?? // ADRIÁN QUIROGA ?? Una vista de la piscina del hotel, desde donde se escapó el presunto asesino
// ADRIÁN QUIROGA Una vista de la piscina del hotel, desde donde se escapó el presunto asesino
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain