EL LE­GA­DO DEL MA­RINO ISAAC PE­RAL

ABC (Barcelona) - - LA TERCERA - POR MA­NUEL LUCENA GIRALDO MA­NUEL LUCENA GIRALDO ES MIEM­BRO DE LA REAL ACA­DE­MIA DE LA HIS­TO­RIA

«Ade­más de in­ven­tar el sub­ma­rino, tuvo tiem­po de mon­tar una fá­bri­ca de acu­mu­la­do­res pa­ra elec­tri­fi­car mu­ni­ci­pios y de im­pul­sar las pri­me­ras cen­tra­les eléc­tri­cas. Re­cor­dar­le en es­tos días cons­ti­tu­ye tan­to una obli­ga­ción mo­ral co­mo una lec­ción de pa­trio­tis­mo ple­na­men­te apli­ca­ble en el pre­sen­te»

LA his­to­ria de la tec­no­lo­gía es he­re­de­ra di­rec­ta de la na­rra­ti­va fal­sa­ria que co­no­ce­mos co­mo «re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca», por de­fi­ni­ción an­glo­cén­tri­ca y an­ti­ca­tó­li­ca. En su ver­sión co­mún, ha pre­ten­di­do atri­buir al nor­te de Eu­ro­pa y en par­ti­cu­lar a In­gla­te­rra la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca que dio ori­gen a la cien­cia mo­der­na y, con ella, al ca­pi­ta­lis­mo y la in­no­va­ción. Se­gún sus pos­tu­la­dos, los es­pa­ño­les no ser­vían pa­ra la ta­rea cien­tí­fi­ca o téc­ni­ca. Es­te es­te­reo­ti­po, co­mo tan­tas otros, es­con­de tan­to com­ple­jos in­terio­ri­za­dos por es­pa­ño­les su­mi­dos en la pe­re­za men­tal y la au­to­com­pla­cen­cia, co­mo una ma­ni­fies­ta ig­no­ran­cia de nues­tro pa­sa­do. La his­to­ria de los sub­ma­ri­nos es­pa­ño­les en nues­tro si­glo XIX, tan ne­ce­si­ta­do de una re­eva­lua­ción fren­te a los tó­pi­cos impuestos por el ro­man­ti­cis­mo co­lo­nial y sus ban­das de via­je­ros pre­po­ten­tes y vi­cio­sos, mues­tra que, en cam­bio, se al­can­za­ron hi­tos ex­tra­or­di­na­rios. Uno de ellos fue, sin du­da, el lla­ma­do «sub­ma­rino Pe­ral», de cu­ya bo­ta­du­ra se cum­plen aho­ra 130 años. Aun­que in­vo­ca­do ca­si siem­pre ba­jo el signo del hé­roe so­li­ta­rio, al car­ta­ge­ne­ro Isaac Pe­ral se le pue­de ins­cri­bir en una an­ti­gua tra­di­ción es­pa­ño­la de­di­ca­da a la cons­truc­ción de in­ge­nios ca­pa­ces de na­ve­gar ba­jo el agua.

Des­de el si­glo XVI se di­se­ña­ron pre­ca­rios tra­jes de bu­zo, o es­ca­fan­dras pa­ra el res­ca­te de nau­fra­gios o de per­las, pe­ro en ple­na re­vo­lu­ción in­dus­trial el ma­qui­nis­mo im­po­nía otros re­tos. El mé­di­co bar­ce­lo­nés Fran­cis­co Sant­pons, fi­nan­cia­do por un em­pre­sa­rio tex­til, tra­ba­jó en in­ge­nios de va­por acuá­ti­cos. La fi­gu­ra fas­ci­nan­te de Nar­ci­so Mon­tu­riol se hi­zo pre­sen­te en po­lí­ti­ca y edu­ca­ción: «Ins­truíos, mo­ra­li­zaos», se­ña­la­ba a sus con­tem­po­rá­neos. Tras im­pli­car­se en la ex­plo­ta­ción del co­ral, di­se­ñó un bu­que sub­ma­rino, el «Ic­tí­neo», del que lle­gó a cons­truir dos pro­to­ti­pos que «na­ve­ga­ron por el fon­do del mar», en­tre 1859 y 1862, en Bar­ce­lo­na y Ali­can­te. Pe­ral fue di­fe­ren­te. Ma­rino de gue­rra, pro­fe­sor e in­ven­tor, per­te­ne­ció a una ge­ne­ra­ción pos­te­rior (na­ció en 1851 en Car­ta­ge­na, Mon­tu­riol en 1819 en Fi­gue­ras). Su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca lo­gró adap­tar al sub­ma­rino so­lu­cio­nes vin­cu­la­das no a la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, del car­bón y el hie­rro, sino a la se­gun­da, re­la­cio­na­da con el pe­tró­leo, la elec­tri­ci­dad, el ace­ro y la quí­mi­ca.

Si en el pri­mer ca­so, el de Mon­tu­riol, su le­ga­do con­sis­tió en un in­ge­nio fas­ci­nan­te, en el se­gun­do nos en­con­tra­mos an­te un ar­te­fac­to in­dus­trial, fun­da­men­tal en el desa­rro­llo pos­te­rior del ar­ma sub­ma­ri­na y el do­mi­nio hu­mano de las pro­fun­di­da­des oceá­ni­cas. Co­rría el mes de abril del año de 1887 cuan­do Pe­ral era acla­ma­do a su lle­ga­da des­de Ma­drid a la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril de San Fer­nan­do (Cá­diz), por una mu­che­dum­bre en­tu­sias­ma­da. Aque­llas gen­tes no lo vi­to­rea­ban por lo que ha­bía he­cho, sino por lo que iba a ha­cer, pues iba a ini­ciar la cons­truc­ción del pri­mer tor­pe­de­ro sub­ma­rino de la his­to­ria. Pe­ral, te­nien­te de na­vío y pro­fe­sor de la Aca­de­mia de San Fer­nan­do, ha­bía pre­sen­ta­do su pro­yec­to en 1885 an­te el Mi­nis­te­rio de Ma­ri­na. Es­pe­ci­fi­có que ser­vi­ría pa­ra la de­fen­sa de la Pe­nín­su­la, Ba­lea­res y Ca­na­rias. La com­ple­ta me­mo­ria fue apro­ba­da y, dos años des­pués, la «Ga­ce­ta de Ma­drid» pu­bli­có el real de­cre­to por el que se es­ta­ble­cía, con ca­rác­ter de ur­gen­cia, la cons­truc­ción del bu­que en el ar­se­nal ga­di­tano de La Ca­rra­ca.

Tan­to el pa­trio­tis­mo co­mo el sen­ti­do co­mún de Pe­ral re­sul­tan fue­ra de to­da du­da. Por aque­llos años, no so­lo la in­su­rrec­ción cu­ba­na ame­na­za­ba la in­te­gri­dad te­rri­to­rial es­pa­ño­la, sino que se ru­mo­rea­ba el in­te­rés bri­tá­ni­co por las is­las Ca­na­rias. El pro­pio Pe­ral no du­dó en se­ña­lar a la Rei­na re­gen­te, Ma­ría Cris­ti­na de Habs­bur­go, que la cons­truc­ción del sub­ma­rino y las ven­ta­jas que con­lle­va­ría ser­vi­rían «pa­ra equi­li­brar nues­tro po­der ma­rí­ti­mo con el de otras na­cio­nes de ma­yo­res re­cur­sos». En pa­la­bras del gran in­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor Agus­tín Ro­drí­guez Gon­zá­lez, el in­ven­to se ase­me­ja­ba a la «hon­da de Da­vid», fren­te al Go­liat na­val que re­pre­sen­ta­ban las Ar­ma­das bri­tá­ni­ca y ale­ma­na. Pre­ci­sa­men­te fue la cri­sis de 1885 en­tre Es­pa­ña y el Im­pe­rio ale­mán por la po­se­sión del ar­chi­pié­la­go de las Ca­ro­li­nas (des­cu­bier­tas por los es­pa­ño­les en el si­glo XVI), en el Pa­cí­fi­co, la cau­sa por la que Pe­ral, se­gún con­fe­só, pre­sen­tó el atre­vi­do pro­yec­to a com­pa­ñe­ros y su­pe­rio­res. Ha­bía so­pe­sa­do muy bien to­dos sus as­pec­tos. Pa­ra re­afir­mar el ca­rác­ter na­cio­nal del pro­yec­to, de­ci­dió que los ma­te­ria­les de cons­truc­ción y el lu­gar de fa­bri­ca­ción de­bían ser es­pa­ño­les. El 23 de oc­tu­bre de 1887 co­men­za­ron en La Ca­rra­ca los tra­ba­jos y diez me­ses des­pués el sub­ma­rino es­ta­ba ca­si con­clui­do. Un pe­rio­dis­ta lo­cal se­ña­ló: «No es un ju­gue­te o mo­de­lo de un ar­ma de gue­rra me­nor, es un bu­que, co­mo si di­jé­ra­mos, he­cho y de­re­cho». Con las per­ti­nen­tes mo­di­fi­ca­cio­nes –in­clu­so que el sub­ma­rino fue­se mo­vi­do por elec­tri­ci­dad, dis­pu­sie­ra de un pe­ris­co­pio, tu­bo lan­za­torpe­dos, co­rre­de­ra eléc­tri­ca y agu­ja com­pen­sa­da– la bo­ta­du­ra se lle­vó a ca­bo el 9 de sep­tiem­bre de 1888. El bu­que «se des­li­zó rá­pi­da y se­gu­ra­men­te so­bre los raí­les, en­tran­do en el agua ma­jes­tuo­sa y ga­llar­da­men­te». Te­nía una es­lo­ra de 21,9 me­tros y un pun­tal de 2,75. Al­can­za­ba 8 nu­dos de ve­lo­ci­dad en su­per­fi­cie, con dos mo­to­res eléc­tri­cos de 30 ca­ba­llos ca­da uno, ali­men­ta­dos por 613 acu­mu­la­do­res. Lle­va­ba una do­ta­ción de on­ce hom­bres (co­man­dan­te, cin­co ofi­cia­les y cin­co ma­ri­ne­ros) y po­seía una au­to­no­mía de 200 mi­llas. Es­ta­ba ar­ma­do con tres torpe­dos. El pe­so era de 77 to­ne­la­das, 85 en in­mer­sión, y po­día des­cen­der has­ta los trein­ta me­tros. El cos­to ofi­cial fue de 931.154 pe­se­tas, tres ve­ces más de lo pre­su­pues­ta­do.

Pe­ral con­ci­bió una ver­da­de­ra ar­ma­da sub­ma­ri­na de cua­ren­ta apa­ra­tos, mo­vi­dos por elec­tri­ci­dad, que se­ría la ex­pre­sión de una nue­va épo­ca en la de­fen­sa ma­rí­ti­ma es­pa­ño­la. Des­pués de su­pe­rar di­ver­sas prue­bas, con­sis­ten­tes en la na­ve­ga­ción en su­per­fi­cie y su­mer­gi­da, lan­za­mien­to de torpe­dos con­tra ob­je­ti­vos reales, ejer­ci­cios de de­fen­sa y ata­que, tan­to diur­nos co­mo noc­tur­nos, con un éxi­to que es­ca­pa­ba a cual­quier es­pe­cu­la­ción, una jun­ta téc­ni­ca dic­ta­mi­nó la uti­li­dad mi­li­tar del bu­que. En enero de 1891, Pe­ral se tras­la­dó a Ma­drid al ob­je­to de ren­dir cuen­tas an­te el mi­nis­tro de Ma­ri­na. En­ton­ces se tor­ció to­do. Una se­rie de fa­rra­go­sas y con­fu­sas pre­sio­nes hi­cie­ron que su pro­yec­to fue­ra fi­nal­men­te re­cha­za­do. Se le pro­pu­sie­ron al­ter­na­ti­vas, pe­ro Pe­ral se ne­gó a acep­tar­las, ar­gu­yen­do con to­da ra­zón que su pro­yec­to era via­ble tal y co­mo es­ta­ba, sin mo­di­fi­ca­cio­nes. Su de­cep­ción fue tan gran­de que pi­dió la ba­ja en la Real Ar­ma­da. El boi­cot apun­ta a una fi­gu­ra cla­ve. El mi­nis­tro Jo­sé Ma­ría Be­rán­ger hi­zo to­do lo po­si­ble por que el pro­yec­to no sa­lie­ra ade­lan­te. In­clu­so lle­gó a mos­trar los pla­nos, a pe­sar de su ca­rác­ter se­cre­to, a un co­no­ci­do tra­fi­can­te de ar­mas lla­ma­do Ba­sil Zaha­roff, apo­da­do «El mer­ca­der de la muer­te», re­clu­ta­do co­mo es­pía bri­tá­ni­co en 1870. Pe­ral mu­rió de cáncer cuan­do es­ta­ba a pun­to de cum­plir 44 años. Ade­más de in­ven­tar el sub­ma­rino, ca­li­fi­ca­do al fin de «ca­cha­rro inú­til» por sus trai­do­res enemi­gos, tuvo tiem­po de mon­tar una fá­bri­ca de acu­mu­la­do­res pa­ra elec­tri­fi­car mu­ni­ci­pios y de im­pul­sar las pri­me­ras cen­tra­les eléc­tri­cas es­pa­ño­las. Re­cor­dar­le en es­tos días cons­ti­tu­ye tan­to una obli­ga­ción mo­ral co­mo una lec­ción de pa­trio­tis­mo ple­na­men­te apli­ca­ble en el pre­sen­te.

JA­VIER CARBAJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.