PRO­GRA­MAS

La es­tra­te­gia an­ti­par­la­men­ta­ria del fren­te po­pu­lar pa­sa por con­ver­tir el Con­gre­so en un pla­tó

ABC (Barcelona) - - OPINIÓN - JON JUARISTI

CUAN­DO, el pa­sa­do mar­tes, Ru­fián mon­tó su úl­ti­mo nu­me­ri­to a ex­pen­sas de la dipu­tada del PP Bea­triz Es­cu­de­ro, com­pren­dí por fin en qué con­sis­te la tác­ti­ca fren­te­po­pu­lis­ta res­pec­to a las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción y com­pa­re­cen­cias. A raíz del des­plie­gue de chu­le­ría ba­ra­ta del pe­que­ño char­ne­go agra­de­ci­do con­tra Jo­sé Ma­ría Az­nar, ha­ce un par de se­ma­nas, Ar­ca­di Es­pa­da ob­ser­vó que Ru­fián se com­por­ta de mo­do muy dis­tin­to en el Con­gre­so de los Dipu­tados y en ter­tu­lias de te­le­vi­sión co­mo la de Ana Ro­sa Quin­ta­na, don­de no se per­mi­te ha­cer el bor­de más allá de lo que su na­tu­ra­le­za le im­po­ne. Cra­so error. Ru­fián se con­du­ce siem­pre co­mo si es­tu­vie­ra en un pla­tó de te­le­vi­sión, pe­ro en pro­gra­mas dis­tin­tos. Una ter­tu­lia es una ter­tu­lia y una se­sión o una com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so es siem­pre un reality de chus­ma ig­no­ta o de fa­mo­seo, en el que es pre­cep­ti­vo, pa­ra la iz­quier­da y los se­pa­ra­tis­tas, con­ver­tir la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria en lo más pa­re­ci­do po­si­ble (al me­nos en las for­mas) a una bron­ca de bur­del. Por­que des­truir la de­mo­cra­cia for­mal, esen­cia de cual­quier ré­gi­men par­la­men­ta­rio, pa­sa por de­gra­dar sus for­mas has­ta ani­qui­lar­las, y pa­ra ello no hay me­jor fór­mu­la que la de los reality: una fór­mu­la que exi­ge la eli­mi­na­ción de to­da fór­mu­la (de pro­to­co­lo, de pro­ce­di­mien­to e in­clu­so de cor­te­sía) me­dian­te el re­cur­so a la agre­sión dis­rup­ti­va, ver­bal o ges­tual.

Lo ideal pa­ra el fren­te po­pu­lar se­ría trans­for­mar las dos cá­ma­ras de la na­ción, Con­gre­so y Se­na­do, en al­go pa­re­ci­do a lo que ya es irre­mi­si­ble­men­te el Par­la­men­to ca­ta­lán. Sin em­bar­go, no pa­re­ce una ta­rea de­ma­sia­do fá­cil. En la Cá­ma­ra Al­ta, por la fuer­za del nú­me­ro, fa­vo­ra­ble a los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas (de ahí que Sán­chez ha­ya op­ta­do por pre­ten­der que no exis­te), y en la Ba­ja, por­que to­da­vía el pro­ce­so no es­tá su­fi­cien­te­men­te Ma­du­ro pa­ra car­gár­se­la, y, por tan­to, hay que ple­gar­se de mo­men­to a la li­tur­gia de las se­sio­nes or­di­na­rias y ex­tra­or­di­na­rias co­mo si el sis­te­ma fun­cio­na­se. Pe­ro las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción y com­pa­re­cen­cias… ah, eso es otra co­sa. Se co­lo­ca co­mo pre­si­den­te de la co­mi­sión que se ter­cie a un ma­ma­rra­cho, a ser po­si­ble de un par­ti­do de iz­quier­da re­gio­nal, mi­cros­có­pi­co y an­ci­lar, y se ase­gu­ra así que el es­pec­tácu­lo sea via­ble y, so­bre to­do, te­le­vi­sa­ble. Una tan­ga­na o, co­mo di­ría el maes­tro Ca­ma­cho, un des­cal­za­pe­rros en se­sión or­di­na­ria da pa­ra po­co ra­to en pan­ta­lla, por­que re­sul­ta di­fí­cil de con­tro­lar y los te­les­pec­ta­do­res se des­con­cier­tan o se duer­men. Pe­ro una com­pa­re­cen­cia bien sur­ti­da de pa­ya­sos (en la pre­si­den­cia de la co­mi­sión y en el pa­tio) pue­de en­tre­te­ner a la au­dien­cia du­ran­te ho­ras, co­mo se de­mos­tró en la úl­ti­ma de Az­nar, que el fren­te po­pu­lar y sus me­dios pri­va­dos y pú­bli­cos pre­sen­ta­ron co­mo un lin­cha­mien­to. Pan y cir­co. Aun­que Az­nar se me­ren­dó a los cre­ti­nos que le echa­ron y ni se no­tó la ate­rra­da lla­ma­da al or­den que bal­bu­ceó Que­ve­do cuan­do aquel lla­mó a Pa­blo Igle­sias «pe­li­gro pa­ra Es­pa­ña», que lo es, las en­cues­tas pre­fa­bri­ca­das die­ron co­mo triun­fa­do­res del de­ba­te (¿de qué de­ba­te? ¿No era una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción?) a Ru­fián y al otro me­que­tre­fe. Lás­ti­ma que la co­sa no re­sul­ta­ra tan es­tu­pen­da en la com­pa­re­cen­cia de Ál­va­rez Cas­cos, el mar­tes pa­sa­do, gra­cias a la vi­ce­pre­si­den­ta de la co­mi­sión, jus­ta­men­te en­fu­re­ci­da por el ma­chis­mo ta­ber­ní­co­la del char­ne­go me­ri­to­rio y por el ma­chis­mo hor­te­ra del ca­na­rio, que, en vez de cum­plir con su obli­ga­ción, se pu­so a sol­tar chis­te­ci­llos pa­le­tos. Sin em­bar­go, Bea­triz Es­cu­de­ro de­be­ría to­mar ejem­plo de Az­nar pa­ra la pró­xi­ma vez, y evi­tar que sus reac­cio­nes se pa­rez­can a las ofen­di­das de Sál­va­me. De­je esos tu­fos pa­ra Lo­la Pu­ña­les, la de los do­lo­res del­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.