Los re­sul­ta­dos de Mú­nich pue­den ha­cer tem­blar Ber­lín

ABC (Barcelona) - - INTERNACIONAL - HER­MANN TERTSCH EN­VIA­DO ES­PE­CIAL A MÚ­NICH

En Ba­vie­ra hay ya anun­cia­da pa­ra hoy un cam­bio de era. Des­de ha­ce se­ma­nas se da por he­cho que las elec­cio­nes del es­ta­do de Ba­vie­ra de hoy traen con­si­go el fin de las ma­yo­rías ab­so­lu­tas de la Unión So­cial­cris­tia­na bá­va­ra, la CSU, el par­ti­do her­mano de la CDU de An­ge­la Mer­kel. Es el fi­nal de una era, de la tra­yec­to­ria sin pa­ran­gón, inau­di­ta en una de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal, de un par­ti­do que en 72 años, so­lo ha es­ta­do fue­ra del go­bierno tres años ha­ce más de seis dé­ca­das. Y que ha te­ni­do ma­yo­rías de más del 60%. El oca­so de la has­ta aho­ra in­cues­tio­na­ble he­ge­mo­nía de la CSU no lle­ga por el as­cen­so de sus ri­va­les tra­di­cio­na­les. Lle­ga por la irrup­ción de un par­ti­do a su de­re­cha, la AfD, que ha tras­to­ca­do to­do el es­ce­na­rio po­lí­ti­co ale­mán des­de su lle­ga­da al Bun­des­tag en las pa­sa­das elec­cio­nes fe­de­ra­les con 94 es­ca­ños. Y que ha pro­vo­ca­do una san­gría de vo­tos por la de­re­cha en una CSU que, aun­que a re­ga­ña­dien­tes, ha apo­ya­do po­lí­ti­cas de Mer­kel muy aje­nas a su vo­ca­ción de par­ti­do de de­re­chas. In­clui­da la de in­mi­gra­ción, prin­ci­pal cau­sa del enaje­na­mien­to de elec­to­res.

Pe­ro ade­más del cam­bio his­tó­ri­co que se da por se­gu­ro en la pro­pia Ba­vie­ra, es­tas elec­cio­nes tie­nen una enor­me tras­cen­den­cia pa­ra las pers­pec­ti­vas in­me­dia­tas de la gran coa­li­ción de go­bierno fe­de­ral en Ber­lín que pre­si­de An­ge­la Mer­kel. La can­ci­ller es­tá prác­ti­ca­men­te con­de­na­da por es­tas elec­cio­nes. Nin­gún re­sul­ta­do le fa­vo­re­ce. Aun­que al­gu­nos po­drían in­ten­si­fi­car más que otros las pre­sio­nes pa­ra plan­tear abier­ta­men­te el re­le­vo de Mer­kel, pri­me­ro en los ór­ga­nos del par­ti­do, pe­ro ya con ca­du­ci­dad ex­plí­ci­ta en la can­ci­lle­ría. Mer­kel en to­do ca­so no acu­dió a crear cam­pa­ña con la cú­pu­la de la CSU. Su pues­to lo ocu­pó el can­ci­ller aus­tria­co Se­bas­tian Kurz, que ya es una re­fe­ren­cia en Ale­ma­nia y no so­lo pa­ra la CSU en Ba­vie­ra.

Los son­deos au­gu­ran a la CSU un re­sul­ta­do en torno al 34%, que es una caí­da dramática de más de 13 pun­tos res­pec­to a su ma­yo­ría ab­so­lu­ta con el 47,7% de los vo­tos. Si ca­ye­ra me­nos, la CSU se pre­sen­ta­rá en Ber­lín re­afir­ma­da. Lo cual no se­rá bueno, por­que agu­di­za las ya gra­ves ten­sio­nes con el SPD. En to­do ca­so, el peor re­sul­ta­do po­si­ble de la CSU siem­pre es in­men­sa­men­te su­pe­rior al ma­gro 26% que las en­cues­tas le otor­gan en es­tos mo­men­tos a la CDU de la can­ci­ller. Si la CSU cae to­do lo es­pe­ra­do o más, bus­ca­rá cau­sas y des­de lue­go la pri­me­ra se­rá An­ge­la Mer­kel y su po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción. So­bre to­do la po­lí­ti­ca de ig­no­rar o mi­ni­mi­zar los efec­tos de esa po­lí­ti­ca so­bre la po­bla­ción. Ese ha si­do el prin­ci­pal mo­tor de la in­dig­na­ción que ha­ce cre­cer a la AfD.

Des­ca­la­bro so­cial­de­mó­cra­ta

Si el SPD tam­bién cae co­mo es­pe­ra has­ta prác­ti­ca­men­te la mi­tad del vo­to que tuvo en las pa­sa­das elec­cio­nes en 2013, la Gran Coa­li­ción en Ber­lín que­da ex­pues­ta en una de­bi­li­dad que ten­drá efec­tos in­me­dia­tos. Si los re­sul­ta­dos den­tro de dos se­ma­nas en el es­ta­do de Hes­se con­fir­man, co­mo se es­pe­ran, es­ta caí­da ge­ne­ral y gra­ve de los par­ti­dos de la coa­li­ción, la le­gis­la­tu­ra se­rá ya una pu­ra ago­nía. Lo cier­to es que la eco­no­mía en Ale­ma­nia va bien, pe­ro ya no be­ne­fi­cia a los go­ber­nan­tes. Lo mis­mo en Ba­vie­ra, uno de los es­ta­dos fe­de­ra­dos más ri­cos y en gran pros­pe­ri­dad, pe­ro cu­yo par­ti­do en el go­bierno pue­de per­der 13 pun­tos. Mer­kel pier­de ya 15 pun­tos res­pec­to al oto­ño de 2015.

Los re­sul­ta­dos en Ba­vie­ra dic­ta­rán si es po­si­ble que el par­ti­do más vo­ta­do, que se­rá la CSU, pue­de go­ber­nar con un so­cio o con dos. Uno po­dría ser el par­ti­do de los Ver­des, que ya ha ju­ga­do con la idea y que po­drá te­ner un gran éxi­to y ser el se­gun­do par­ti­do con un 18%, gra­cias a vo­tos hui­dos del SPD, pe­ro tam­bién de li­be­ra­les de la CSU. El otro po­dría ser la cu­rio­sa lis­ta Elec­to­res Li­bres (Freie Wäh­ler), que se pos­tu­la des­de un prin­ci­pio co­mo so­cio de go­bierno de la CSU. Ellos se di­cen cen­tris­tas y po­drían te­ner has­ta un 10%. Sus ex­pec­ta­ti­vas son así mu­cho me­jo­res que las de los li­be­ra­les del FDP, otro so­cio po­ten­cial de la CSU, que ape­nas su­pe­ra el 5%. El iz­quier­dis­mo de Die Lin­ke tam­bién as­pi­ra a su­pe­rar el 5% pa­ra en­trar en el par­la­men­to.

Mie­do a AfD

La gran in­cóg­ni­ta en cuan­to a re­sul­ta­dos es el re­sul­ta­do del de­re­chis­ta AfD. Ge­ne­ra tal pa­vor que lí­de­res de com­pa­ñías pun­te­ras co­mo Sie­mens pe­dían ayer que no se vo­ta­ra a «po­pu­lis­tas». Es­tos lla­ma­mien­tos han si­do siem­pre con­tra­pro­du­cen­tes. Por­que se ha ro­to ya el ma­le­fi­cio y la po­bla­ción asu­me ca­da vez más, no así los me­dios, al AfD

Cam­bio de era La CSU pue­de per­der el po­der es­te do­min­go en el es­ta­do de Ba­vie­ra por pri­me­ra vez en 60 años Ame­na­za pa­ra la Gran Coa­li­ción La caí­da del SPD y las elec­cio­nes en dos se­ma­nas en Hes­se pue­den de­jar muy to­ca­do al go­bierno de Mer­kel

co­mo un par­ti­do más. Los son­deos le han otor­ga­do en­tre el 10% y el 14%. Pe­ro por sus es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas, por­que es un par­ti­do so­me­ti­do a aco­so del iz­quier­dis­mo y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sus vo­tan­tes ocul­tan con fre­cuen­cia el vo­to. Ayer en el ba­rrio de Sch­wa­bing, don­de el SPD y la CSU ha­cían cam­pa­ña sin pro­ble­mas, los pues­tos elec­to­ra­les de la AfD es­ta­ban con pro­tec­ción po­li­cial. To­dos los ac­tos de AfD son aco­sa­dos por gru­pos de la ul­tra­iz­quier­da que los lla­man na­zis, ra­cis­tas y to­da la sar­ta de in­sul­tos ha­bi­tua­les. Tam­bién es curioso pe­ro muy ha­bi­tual en las cam­pa­ñas en Ale­ma­nia que la úni­ca pro­pa­gan­da elec­to­ral que es­tá da­ña­da, pin­ta­rra­jea­da o arran­ca­da es pre­ci­sa­men­te la de es­te par­ti­do de­re­chis­ta. Mien­tras la pro­pa­gan­da del res­to de par­ti­dos es­tá in­tac­ta, de­cla­ra­ban ayer que un 10 o 12% era ya un éxi­to en un es­ta­do co­mo Ba­vie­ra pe­ro que es­pe­ra­ban más. Y ha­bían al­gu­nos que se de­cían con­ven­ci­dos de que se­rían se­gun­do par­ti­do por de­lan­te de los Ver­des.

De mo­men­to na­die es­tá dis­pues­to a go­ber­nar con el AfD, lo que, se­gún el re­sul­ta­do que ten­ga, ten­drá unos efec­tos u otros so­bre las po­si­bi­li­da­des de coa­li­ción. Pa­ra go­ber­nar en con­tra de la CSU y del AfD ten­drían que crear­se ma­yo­rías pre­vi­si­ble­men­te de cua­tro par­ti­dos que po­drían ser muy ines­ta­bles. En to­do ca­so, las le­yes bá­va­ras son im­pla­ca­bles y so­lo dan cua­tro se­ma­nas pa­ra la for­ma­ción de un go­bierno. En ca­so de no ha­ber­se lo­gra­do, se con­vo­can de in­me­dia­to nue­vas elec­cio­nes.

La lí­der de AfD, Ali­ce Wei­de, lla­ma a vo­tar hoy en las elec­cio­nes bá­va­ras

Ma­ni­fes­tan­tes con pan­car­tas en con­tra de AfD en Tauf­kir­chen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.