El reloj in­te­li­gen­te de Khas­hog­gi gra­bó su ase­si­na­to, se­gún An­ka­ra

Tur­quía ase­gu­ra que los sau­díes se die­ron cuen­ta e in­ten­ta­ron bo­rrar los ar­chi­vos

ABC (Barcelona) - - INTERNACIONAL - MI­KEL AYESTARAN CO­RRES­PON­SAL EN JERUSALÉN

Ja­mal Kha­sog­gi cum­plió 60 años en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do y ca­da día fuen­tes anó­ni­mas fil­tran a los me­dios in­for­ma­cio­nes que re­fuer­zan la hi­pó­te­sis del ase­si­na­to. El pe­rio­dis­ta sau­dí, au­to­exi­lia­do en Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce un año por sus crí­ti­cas a la ca­sa real, des­apa­re­ció el 2 de oc­tu­bre cuan­do se acer­có al con­su­la­do de su país en Es­tam­bul pa­ra for­ma­li­zar el di­vor­cio de su pri­me­ra mu­jer y po­der así ca­sar­se con su pro­me­ti­da, Ha­ti­ce Cen­giz. La jo­ven es­pe­ró fue­ra con el te­lé­fono del pe­rio­dis­ta que, co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad, ha­bría ac­ti­va­do la gra­ba­ción de voz «en su reloj in­te­li­gen­te», se­gún re­ve­la­ron fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción al dia­rio Sa­bah. «Las con­ver­sa­cio­nes du­ran­te su ase­si­na­to fue­ron gra­ba­das por el reloj y en­via­das al te­lé­fono y al re­gis­tro en la nu­be», lo que ha per­mi­ti­do a la Po­li­cía y los ser­vi­cios de in­for­ma­ción tur­cos (MIT) ob­te­ner las prue­bas del cri­men. El ro­ta­ti­vo ase­gu­ró que los agen­tes de in­te­li­gen­cia sau­díes se die­ron cuen­ta del reloj y tra­ta­ron de bo­rrar las gra­ba­cio­nes de la nu­be, pe­ro no pu­die­ron eli­mi­nar to­dos los ar­chi­vos.

La exis­ten­cia de es­ta su­pues­ta gra­ba­ción salió a la luz al mis­mo tiem­po que sau­díes y tur­cos pu­sie­ron en mar­cha el equi­po con­jun­to pa­ra in­ves­ti­gar lo ocu­rri­do. An­te la cre­cien­te pre­sión in­ter­na­cio­nal y la fal­ta de prue­bas que cer­ti­fi­quen la ver­sión sau­dí de que Kha­sog­gi salió del con­su­la­do, el mi­nis­tro del In­te­rior del Reino, de­cla­ró que «lo que ha es­ta­do cir­cu­lan­do so­bre las ór­de­nes de ma­tar­lo son men­ti­ras y acu­sa­cio­nes in­fun­da­das con­tra el Go­bierno del reino», pe­ro no apor­tó prue­ba al­gu­na. Des­de el pri­mer día se pi­de a Riad que mues­tre las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del ex­te­rior con­su­la­do, pe­ro ese día «no fun­cio­na­ban». An­te las fil­tra­cio­nes dia­rias a la pren­sa que re­fuer­zan la hi­pó­te­sis del ase­si­na­to, el mi­nis­tro sau­dí re­cor­dó «la im­por­tan­cia del pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la trans­fe­ren­cia de he­chos» y pi­dió que su tra­ba­jo «no afec­te a la in­ves­ti­ga­ción y los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les».

Se es­tre­cha el cer­co

El cer­co se es­tre­cha so­bre Riad y la pri­me­ra con­se­cuen­cia de la des­apa­ri­ción de Kha­sog­gi la su­fri­rá el fo­ro eco­nó­mi­co Fu­tu­re In­vest­ment Ini­tia­ti­ve (Ini­cia­ti­va de In­ver­sión Fu­tu­ra) que or­ga- Riad, en­tre el 23 y 25 de oc­tu­bre, con­si­de­ra­do co­mo el «Da­vos del de­sier­to». El pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, Jim Yong Kim, así co­mo va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo las ca­de­nas es­ta­dou­ni­den­ses CNBC y CNN y la agen­cia Bloom­berg, ya han anun­cia­do que can­ce­lan sus asis­ten­cia. La di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), Ch­ris­ti­ne La­gar­de, sin em­bar­go, man­tie­ne su vi­si­ta, pe­se a que se mos­tró «ho­rro­ri­za­da» por el ca­so del pe­rio­dis­ta.

A la ci­ta de Riad tam­bién asis­ti­rá el se­cre­ta­rio del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se, Ste­ven Me­nu­chin, ya que Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra an­te to­do un di­le­ma por­que se tra­ta de su gran alia­do en la re­gión y el prin­ci­pal clien­te de su in­dus­tria mi­li­tar.

El úni­co men­sa­je de apo­yo re­ci­bi­do has­ta el mo­men­to por los sau­díes fue el del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU), Anuar Gar­gash, pa­ra quien to­ni­za­rá

Pre­sión in­ter­na­cio­nal Pe­li­gra la ce­le­bra­ción del fo­ro co­no­ci­do co­mo el «Da­vos del de­sier­to»

das las in­for­ma­cio­nes so­bre el po­si­ble ase­si­na­to del di­si­den­te for­man par­te de «una cam­pa­ña feroz con­tra Riad». Los emi­ra­tíes son los me­jo­res alia­dos de Riad en la gue­rra de Ye­men y en el em­bar­go im­pues­to a Ca­tar, país ve­cino al que acu­san de «apo­yar al te­rro­ris­mo» en la re­gión. La mi­ma opi­nión tie­nen ana­lis­tas pró­xi­mos a la ca­sa real sau­dí co­mo Ab­dul Kha­leq Ab­du­lla quien es­cri­bió en las re­des so­cia­les que «el trá­gi­co ca­so de mi ami­go Khas­hog­gi es­tá tre­men­da­men­te po­li­ti­za­do pa­ra ob­te­ner unos ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos ile­gí­ti­mos. Es una per­so­na leal y con fe en el país y nun­ca per­do­na­rá a quie­nes usan su nom­bre pa­ra da­ñar a Ara­bia Sau­dí».

Una ima­gen del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi y, am­plia­do, su reloj in­te­li­gen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.