DE LA­ZOS AMA­RI­LLOS NO SE CO­ME

Caen dos mi­tos más: con la in­de­pen­den­cia, los ca­ta­la­nes no ten­drían pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, y los re­cor­tes son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo del PP

ABC (Barcelona) - - EDITORIALES -

LA revuelta so­cial de los úl­ti­mos días con­tra el Go­bierno de Joa­quim To­rra en Ca­ta­lu­ña es­tá con­tri­bu­yen­do a des­men­tir con con­tun­den­cia va­rios mi­tos y fal­sas ver­da­des. Ca­ta­lu­ña es la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en la que los re­cor­tes han cau­sa­do más co­rro­sión en el bol­si­llo de sus ciu­da­da­nos du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años. Em­pe­za­ron con Mas, con­ti­nua­ron con Puig­de­mont y se han mul­ti­pli­ca­do con To­rra, in­ca­paz de apro­bar ni una so­la ley en lo que va de año. To­rra, co­mo sus an­te­ce­so­res, ha des­ti­na­do bue­na par­te de su pre­su­pues­to a ges­tio­nar la «cues­tión iden­ti­ta­ria», lo que ha pro­vo­ca­do que los ser­vi­cios pú­bli­cos se re­sien­tan de ma­ne­ra pe­no­sa. Ade­más, Ca­ta­lu­ña si­gue sien­do una eco­no­mía res­ca­ta­da. Es de­cir, sos­te­ni­da con el es­fuer­zo so­li­da­rio de to­dos los es­pa­ño­les, mien­tras se si­guen des­ti­nan­do in­gen­tes re­cur­sos al fo­men­to de una ac­ción ex­te­rior pro­pa­gan­dís­ti­ca y vic­ti­mis­ta, a su­fra­gar el cos­te de una te­le­vi­sión pú­bli­ca ma­ni­pu­la­do­ra, o a per­ver­tir la en­se­ñan­za en las au­las. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co com­pro­bar có­mo al­gu­nos de los co­lec­ti­vos que se alzan aho­ra con­tra la Ge­ne­ra­li­tat eran an­tes la van­guar­dia del se­pa­ra­tis­mo, y eran los mis­mos a los que To­rra ani­mó a «apre­tar» a Es­pa­ña. Sin em­bar­go, el dis­cur­so de la Es­pa­ña opre­so­ra se ha di­suel­to en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes. Son las ins­ti­tu­cio­nes de Ca­ta­lu­ña, en­fer­mas de un des­pil­fa­rro au­to­des­truc­ti­vo, las que opri­men eco­nó­mi­ca­men­te a sus pro­pios ciu­da­da­nos. Ya son cons­cien­tes de que de la­zos ama­ri­llos no se co­me.

La gran men­ti­ra del in­de­pen­den­tis­mo ha que­da­do al des­cu­bier­to. Pro­mo­ver un dis­cur­so emo­cio­nal fren­te a la «re­pre­sión» de una Es­pa­ña au­to­ri­ta­ria y an­ti­de­mo­crá­ti­ca tie­ne el re­co­rri­do que tie­ne. Cin­co años ha du­ra­do. En cam­bio, in­cum­plir los com­pro­mi­sos ele­men­ta­les con el bol­si­llo de los ca­ta­la­nes va­cian­do las ar­cas pú­bli­cas, per­dien­do in­ver­sión a cho­rros y fo­men­tan­do un ve­to pre­su­pues­ta­rio, ha de­la­ta­do la tram­po­sa va­cui­dad de to­do el dis­cur­so se­pa­ra­tis­ta. Las «co­sas de co­mer» han ter­mi­na­do por des­en­mas­ca­rar el au­tén­ti­co ros­tro de unos pé­si­mos ges­to­res y de unos em­bus­te­ros com­pul­si­vos con quie­nes cre­ye­ron to­das sus fa­la­cias.

Caen tam­bién dos mi­tos más: con la in­de­pen­den­cia, los ca­ta­la­nes no ten­drían pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, y los re­cor­tes son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo del Par­ti­do Po­pu­lar. Pa­re­ce evi­den­te que si con un res­ca­te eco­nó­mi­co a tra­vés de Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­co la Ge­ne­ra­li­tat no es ca­paz de so­bre­vi­vir a sus des­ma­nes, me­nos po­dría ha­cer­lo sin ese di­ne­ro y con la ma­yor deu­da au­to­nó­mi­ca co­no­ci­da. Y pa­re­ce evi­den­te tam­bién que, seis me­ses des­pués de la lle­ga­da de Pedro Sán­chez a la Mon­cloa, los re­cor­tes tam­bién son co­sa del PSOE, del PdeCat, ERC y la CUP, in­ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do pa­ra apro­bar unas cuen­tas pú­bli­cas en Ca­ta­lu­ña dos años des­pués. Aho­ra les to­ca asu­mir las con­se­cuen­cias de años de men­ti­ras y des­fal­co emo­cio­nal de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.