A LA FRAN­CE­SA

ABC (Barcelona) - - ENFOQUE - MI­QUEL POR­TA PERALES

El in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, em­pan­ta­na­do en su qui­me­ra, se ol­vi­da de la sa­ni­dad, la edu­ca­ción, los bom­be­ros y to­do lo que no ten­ga que ver con el pro­ce­so. Pe­ro, la reali­dad es­tá ahí: in­ver­sión es­ca­sa, po­cos re­cur­sos, fal­ta de per­so­nal, so­bre­car­ga la­bo­ral, lis­tas de es­pe­ra, au­las sa­tu­ra­das, re­cor­tes sa­la­ria­les, huel­gas. Mien­tras tan­to, el go­bierno (?) de la Ge­ne­ra­li­tat se en­tre­tie­ne di­na­mi­tan­do el Es­ta­tu­to y la Cons­ti­tu­ción, con­vo­can­do un re­fe­rén­dum ile­gal o de­cla­ran­do la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral de Ca­ta­lu­ña. Así se di­la­pi­da el tiem­po y los re­cur­sos. Así se de­va­lúa la sa­ni­dad y la edu­ca­ción en Ca­ta­lu­ña. El in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán ha con­se­gui­do que la sa­ni­dad y la edu­ca­ción del

es­tén en el fur­gón de co­la. An­te el desas­tre, un dipu­tado de JpC –ejem­plo de na­cio­na­lis­mo tos­co, val­ga la re­dun­dan­cia–, afir­ma que la so­lu­ción –la lis­ta de es­pe­ra «no es esen­cial», di­ce cor­to y pe­re­zo­so– es­tá en la au­to­de­ter­mi­na­ción y la Re­pú­bli­ca que nos trae­rán ríos de le­che y miel.

Así las co­sas, plan­teo la si­guien­te pre­gun­ta: ¿cuál se­ría la si­tua­ción si Es­pa­ña hu­bie­ra si­do, o fue­ra, un Es­ta­do a la fran­ce­sa? Es de­cir, un Es­ta­do re­la­ti­va­men­te des­cen­tra­li­za­do –re­gio­nes, de­par­ta­men­tos, co­mu­nas– con re­cur­sos y com­pe­ten­cias li­mi­ta­das. Muy pro­ba­ble­men­te, con di­cha or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial –aña­dan una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca de los re­pre­sen­tan­tes re­gio­na­les– las au­to­ri­da­des del lu­gar no lo ten­drían tan fá­cil pa­ra fre­cuen­tar la des­leal­tad ins­ti­tu­cio­nal y cons­ti­tu­cio­nal pro­pia del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán que ha lle­va­do a in­ver­tir pla­nes, es­fuer­zos y re­cur­sos en la fic­ción y ob­se­sión in­de­pen­den­tis­ta. Pe­ro, Es­pa­ña no es Fran­cia. Aun­que, no es me­nos cier­to que hay una ma­ne­ra de reor­de­nar el Es­ta­do a la fran­ce­sa. Na­da im­pi­de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que ta­se y cie­rre com­pe­ten­cias. No se es­can­da­li­cen. Ade­más de Fran­cia, hay otros paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Ita­lia que tie­nen al­go pa­re­ci­do. He­chos di­fe­ren­cia­les, los jus­tos. Y den­tro de la le­ga­li­dad. En be­ne­fi­cio de to­dos. Tam­bién, de la sa­ni­dad y la edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.