Los can­di­da­tos se jue­gan su fu­tu­ro po­lí­ti­co el 2-D

∑Los prin­ci­pa­les lí­de­res afron­tan unas elec­cio­nes con rui­do de sa­bles: si los re­sul­ta­dos no acom­pa­ñan, pe­di­rán sus ca­be­zas

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA - STE­LLA BENOT SE­VI­LLA

Lo que es­tá en jue­go es mu­cho más que 109 es­ca­ños en el Par­la­men­to de An­da­lu­cía. Los can­di­da­tos de los prin­ci­pa­les par­ti­dos, los que aho­ra tie­nen re­pre­sen­ta­ción en la Cá­ma­ra, se jue­gan su fu­tu­ro po­lí­ti­co el pró­xi­mo 2 de di­ciem­bre, una no­che que pue­de ter­mi­nar en en­tie­rro po­lí­ti­co de más de un lí­der ac­tual. O de dos, se­gún sean los re­sul­ta­dos. Por­que lo cier­to es que hay mar de fon­do en to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos an­da­lu­ces y, an­te la si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre, la cri­sis pue­de pro­du­cir­se en cual­quie­ra de los ho­te­les que los par­ti­dos han ele­gi­do co­mo cuar­tel ge­ne­ral elec­to­ral pa­ra esa jor­na­da de nervios.

Em­pe­zan­do por quien, a prio­ri, tie­ne me­nos po­si­bi­li­da­des pa­ra ello, Su­sa­na Díaz, que es cons­cien­te de que tie­ne un im­por­tan­te nú­me­ro de crí­ti­cos en sus fi­las, co­men­zan­do por los san­chis­tas (que ca­da vez son más) y si­guien­do por los an­ti­guos enemi­gos po­lí­ti­cos que ha ido de­jan­do de­trás su­ya a lo lar­go de su ca­rre­ra.

Las en­cues­tas le au­gu­ran una vic­to­ria elec­to­ral, pe­ro ya en 2015 el PSOE lo­gró el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria en unas elec­cio­nes an­da­lu­zas. ¿Has­ta cuán­do se­ría el lí­mi­te de lo to­le­ra­ble pa­ra sus de­trac­to­res? Es­tá por ver. Es cier­to que el PSOE an­da­luz pa­re­ce mo­no­lí­ti­co en cuan­to a su li­de­raz­go, pe­ro tam­bién que en Fe­rraz le guar­dan al­gu­nas cuen­tas pen­dien­tes.

Cuen­tan que hay al­gu­nos se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les a los que no les tem­bla­ría el pul­so pa­ra pe­dir­le ex­pli­ca­cio­nes pú­bli­cas si los re­sul­ta­dos son ma­los. Con­si­de­ran, in­clu­so, que es­te mo­vi­mien­to con­tra Su­sa­na Díaz no se­ría per­ju­di­cial de ca­ra a las mu­ni­ci­pa­les sino que mo­vi­li­za­ría al par­ti­do.

Don­de sí pa­re­ce que ya es­tán me­di­dos ca­si to­dos los mo­vi­mien­tos es en el PP. Si se pro­du­ce un des­ca­la­bro elec­to­ral –se­ría el se­gun­do de Juan­ma Mo­reno– muy po­cos tie­nen du­das de que se­ría ne­ce­sa­ria su di­mi­sión. Otra co­sa es el có­mo se ar­ti­cu­la­ría esa sa­li­da ya que un gol­pe en la me­sa en esa mis­ma no­che qui­zás ten­dría más efec­tos ne­ga­ti­vos que po­si­ti­vos por la si­tua­ción en la que que­da­ría el PP pa­ra en­fren­tar­se a las mu­ni­ci­pa­les, unas elec­cio­nes muy im­por­tan­tes pa­ra es­te par­ti­do. Aun así hay un mo­vi­mien­to in­terno en el PP que apues­ta por no es­pe­rar. Si hay re­sul­ta­dos ma­los (co­mo te­men) se­rá ne­ce­sa­rio re­com­po­ner al par­ti­do y bus­car a otro lí­der. Y cuan­to an­tes, me­jor.

A fa­vor de am­bos lí­de­res, Su­sa­na Díaz y Juan­ma Mo­reno, jue­gan cu­rio­sa­men­te los es­ta­tu­tos de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos. Si uno de los dos se mar­cha­se se­ría ne­ce­sa­rio con­vo­car un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio pa­ra ele­gir a su su­ce­sor, lo que su­po­ne un com­pli­ca­do pro­ce­so in­terno en am­bos ca­sos. Mien­tras tan­to, una ges­to­ra se en­car­ga­ría de di­ri­gir la se­de va­can­te, tan­to en el ca­so del PSOE co­mo en el del PP. Ges­to­ra que ten­dría que tem­plar gai­tas has­ta des­pués de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. El pro­ble­ma se plan­tea­ría en el ca­so de que hu­bie­ra que re­pe­tir las elec­cio­nes. Si en mar­zo los an­da­lu­ces tu­vie­ran que vol­ver a ir a las ur­nas, ¿quié­nes se­rían en­ton­ces los can­di­da­tos?, ¿nue­vos ros­tros?, ¿ha­bría que ha­cer pri­ma­rias? A pe­sar de to­das es­tas in­cóg­ni­tas, to­do pue­de pa­sar en po­lí­ti­ca y mu­cho más en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, con tan­ta in­cer­ti­dum­bre en los re­sul­ta­dos.

La cla­ve La cer­ca­nía de las mu­ni­ci­pa­les, el 26 de ma­yo, po­dría fre­nar to­dos los cam­bios de li­de­raz­go

El lío de la con­fluen­cia

La apues­ta que An­to­nio Maí­llo y Te­re­sa Ro­drí­guez han he­cho con la con­fluen­cia de IU y Po­de­mos en la coa­li­ción elec­to­ral Ade­lan­te An­da­lu­cía su­po­ne tam­bién un an­tes y un des­pués pa­ra el fu­tu­ro po­lí­ti­co de am­bos lí­de­res. An­to­nio Maí­llo ha si­do el prin­ci­pal im­pul­sor de es­te acuer­do por lo que si no lo­gra su­bir de los 20 es­ca­ños que tie­nen ac­tual­men­te, se­rá vis­to co­mo un fra­ca­so.

Aho­ra hay paz en IU pe­ro ha ha­bi­do mu­chas ten­sio­nes has­ta lle­gar a es­ta con­fluen­cia. Y las crí­ti­cas es­tán so­te­rra­das pe­ro no han des­apa­re­ci­do.

El ca­so de Te­re­sa Ro­drí­guez es si­mi­lar, si no peor. La po­lí­ti­ca ga­di­ta­na no cuen­ta con el apo­yo del apa­ra­to es­ta­tal de Po­de­mos, más bien to­do lo con­tra­rio. Se ha con­ver­ti­do en una chi­na en el za­pa­to pa­ra Pa­blo Igle­sias man­te­nien­do una voz pro­pia den­tro de Po­de­mos, plan­tean­do más au­to­no­mía pa­ra An­da­lu­cía y te­nien­do cri­te­rio pro­pio. Si aho­ra no lo­gra el éxi­to elec­to­ral –que su­pon­dría su­bir de 20 es­ca­ños y ser cla­ve en la go­ber­na­bi­li­dad de An­da­lu­cía pa­ra los pró­xi­mos años– ten­drá muy di­fí­cil re­va­li­dar su li­de­raz­go en la for­ma­ción mo­ra­da.

El ca­so de Juan Ma­rín es el más cu­rio­so de los cin­co lí­de­res. El can­di­da­to na­ran­ja es­tá com­pi­tien­do con­tra las en­cues­tas que le au­gu­ran un im­por­tan­te cre­ci­mien­to, has­ta tri­pli­car su ac­tual re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, pa­san­do de nue­ve es­ca­ños a 25. Esas al­tas ex­pec­ta­ti­vas lo po­nen en una si­tua­ción de­li­ca­da, con una al­tí­si­ma exi­gen­cia pues­to que pa­re­ce cla­ro que sí su­pe­rará sus re­sul­ta­dos de 2015. Pe­ro, cla­ro, se es­pe­cu­la con que aho­ra Ciu­da­da­nos es­tá a pun­to de dar el vuel­co y, jun­to al PP, arre­ba­tar la Jun­ta al PSOE.

Ese es el men­sa­je que tras­la­dan to­dos los lí­de­res na­ran­jas, in­clu­yen­do el pro­pio can­di­da­to. Juan Ma­rín tam­bién tie­ne de­trac­to­res den­tro de su par­ti­do, que lo acu­san de no cohe­sio­nar a los afi­lia­dos y de no ex­ten­der su po­der te­rri­to­rial. Y si ha te­ni­do el po­der en sus ma­nos y no ha po­di­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.