Jau­me Plen­sa re­gre­sa a Bar­ce­lo­na en­tre si­len­cios poé­ti­cos e in­te­rro­gan­tes

∑Una gran re­tros­pec­ti­va ce­le­bra la obra del ar­tis­ta vein­ti­dós años des­pués de su úl­ti­ma ex­po­si­ción en la ciu­dad

ABC (Barcelona) - - CULTURA - DA­VID MO­RÁN BAR­CE­LO­NA

«Pa­ra es­cu­char has de es­tar en si­len­cio», sen­ten­cia Jau­me Plen­sa (Bar­ce­lo­na, 1955) mien­tras bus­ca con la mi­ra­da una go­ta de agua que cae del te­cho y gol­pea sua­ve­men­te el pla­ti­llo que da sen­ti­do a la ins­ta­la­ción «Ru­mor». Pa­ra es­cu­char, in­sis­te, hay que es­tar en si­len­cio, pe­ro el ja­leo es tal que aquí no hay go­ta ni pla­ti­llo que val­gan: cual­quier so­ni­do que­da se­pul­ta­do ba­jo el ir y ve­nir de pe­rio­dis­tas y tam­bién ba­jo las pa­la­bras del pro­pio Plen­sa. «En reali­dad yo no ten­dría que es­tar ha­blan­do», re­co­no­ce an­tes de guar­dar si­len­cio y ce­der el mi­cró­fono pa­ra que al­guien lo acer­que al pla­ti­llo y, aho­ra sí, el so­ni­do de la go­ta lle­gue am­pli­fi­ca­do a los oí­dos de quie­nes si­guen la vi­si­ta guia­da con auriculares. «¡Se oye!», di­ce al­guien asom­bra­do. Así que el si­len­cio, en efec­to, era im­por­tan­te.

«Lo más im­por­tan­te de nues­tra vi­da es in­vi­si­ble», di­rá Plen­sa jus­to an­tes de per­der­se en la en­tra­ñas del Mac­ba. In­vi­si­ble co­mo la go­ta de agua e in­vi­si­ble tam­bién co­mo esos si­len­cios con los que es­tá he­cha la ma­jes­tuo­sa re­tros­pec­ti­va que le de­di­ca el mu­seo bar­ce­lo­nés aho­ra que se cum­plen más de vein­te años de su úl­ti­ma ex­po­si­ción en su ciu­dad. ¿Vein­te? Vea­mos: en con­cre­to, vein­ti­dós des­de que es­tu­vo en la Fun­da­ción Joan Mi­ró y vein­ti­trés («y un día», bro­mea) des­de que lo hi­zo en el Mac­ba en una mues­tra co­lec­ti­va. «Vuel­vo vein­ti­trés años des­pués con un ca­pi­tal ex­tra­or­di­na­rio de vi­ven­cias», re­la­ti­vi­za un ar­tis­ta que ha te­ni­do que asom­brar a me­dio mun­do con sus ins­ta­la­cio­nes an­tes de con­ver­tir­se en pro­fe­ta en su tie­rra. No en vano, la ex­po­si­ción que has­ta el 22 de abril se pue­de ver en el Mac­ba es uno los pla­tos fuer­tes de es­ta suer­te de año Plen­sa que se com­ple­ta con la inau­gu­ra­ción de «In­vi­si­bles» en el Pa­la­cio de Cris­tal de Ma­drid y la ins­ta­la­ción, a fi­na­les de di­ciem­bre, de una gran obra en la pla­za de Colón.

En Bar­ce­lo­na, la deu­da que­da sal­da­da con un re­co­rri­do por su obra «más ín­ti­ma y con­cep­tual»; un via­je a tra­vés de una vein­te­na de obras que cu­bren cua­tro dé­ca­das de ca­rre­ra y ahon­dan en al­gu­nas de sus gran­des in­quie­tu­des. «Es una ex­po­si­ción que pi­de si­len­cios y que cons­tru­ye si­len­cios. Gri­tar ca­da vez sir­ve de me­nos, por­que es re­dun­dan­te. Ne­ce­si­ta­mos un si­len­cio que nos per­mi­ta vol­ver a es­cu­char­nos», des­ta­ca el pro­pio Plen­sa so­bre una mues­tra que echa a ro­dar con «Fi­ren­ze II», un gran in­te­rro­gan­te de alu­mi­nio y hie­rro que con­den­sa su fi­lo­so­fía crea­ti­va. «La ba­se de to­do en la vi­da y en el ar­te es la du­da», ase­gu­ra.

Pa­la­bras pa­ra ser me­jo­res

Aso­ma otra vez el si­len­cio en las pa­la­bras de un Plen­sa pa­ra quien tan im­por­tan­te es lo que se ca­lla co­mo lo que se su­gie­re. De ahí que la sa­la prin­ci­pal que­de atra­ve­sa­da por «Glüc­kauf?», una im­po­nen­te ins­ta­la­ción mó­vil que re­pro­du­ce, le­tra a le­tra, la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos. «No cum­pli­mos ni una co­ma de es­te tex­to, pe­ro he­mos si­do ca­pa­ces de ha­cer­la, y eso me da es­pe­ran­za en la hu­ma­ni­dad», des­ta­ca al pa­sar jun­to a una obra «aca­ri­cia­ble» que con­tem­pla tam­bién co­mo «un ho­me­na­je a la mú­si­ca de las pa­la­bras y al de­seo de ser me­jo­res». Del tin­ti­neo que se pro­du­ce mien­tras el vi­si­tan­te ro­za ca­da una de las ti­ras emer­ge tam­bién un gui­ño a las cor­ti­nas me­tá­li­cas de los co­mer­cios a los que Plen­sa acu­día de pe­que­ño jun­to a su ma­dre. «Mien-

«Los po­lí­ti­cos siem­pre han creí­do más en los ar­qui­tec­tos que en los ar­tis­tas», la­men­ta Plen­sa

FO­TO­GRA­FÍAS: INÉS BAUCELLS

Plen­sa jun­to su ins­ta­la­ción «Glüc­kauf?», que re­pro­du­ce la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.