¿Y DE GI­BRAL­TAR, QUÉ?

Sien­do gran­de mi te­mor a que nos me­tan otro gol en Bru­se­las, me preo­cu­pa más el fren­te in­terno

ABC (Barcelona) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CA­RRAS­CAL

LON­DRES y Gi­bral­tar se pre­pa­ran fe­bril­men­te pa­ra la po­si­bi­li­dad de un Bre­xit du­ro, vien­do acer­car­se la fe­cha de sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea –29 de mar­zo– sin lo­grar un acuer­do. So­bre to­do en el Pe­ñón, la in­quie­tud al­can­za el ni­vel de si­re­na de alar­ma, re­co­men­dán­do­se a los gi­bral­ta­re­ños sus­cri­bir una pó­li­za de se­gu­ro mé­di­co si quie­ren via­jar a Eu­ro­pa, pues la tar­je­tas que te­nían ya no les cu­bri­rá (se aca­bó el cho­llo del Ser­vi­cio An­da­luz de Sa­lud), mien­tras el Gru­po Trans­fron­te­ri­zo pi­de al Go­bierno re­fuer­zos adua­ne­ros en la Ver­ja, no pa­ra con­tro­lar más el con­tra­ban­do tras que­dar­se fue­ra del gru­po Schen­gen, sino pa­ra que el trá­fi­co «con­ti­núe flui­do», es de­cir, que to­do si­ga igual. Lo que re­tra­ta al Gru­po y sus ac­ti­vi­da­des. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en Lon­dres, don­de The­re­sa May se plan­ta en Bru­se­las ca­da dos por tres en bus­ca de con­ce­sio­nes que le per­mi­tan con­ven­cer a los eu­ro­es­cép­ti­cos de que su plan de sa­li­da es el me­jor. Sin mu­cho éxi­to has­ta la fe­cha, tan­to en una ca­pi­tal co­mo en la otra.

¿Qué es­tá ha­cien­do el Go­bierno es­pa­ñol an­te ello? Que se­pa­mos, na­da, al me­nos no se tras­lu­ce. Aun­que no ha­cer na­da es ya mu­cho, vis­to lo ocu­rri­do la úl­ti­ma vez que se lle­gó a una si­tua­ción crí­ti­ca, cuan­do nos me­tie­ron un gol por la es­cua­dra: el ar­tícu­lo 24 de las di­rec­tri­ces del Con­se­jo Eu­ro­peo pa­ra ne­go­ciar el Bre­xit, que da­ba a Es­pa­ña de­re­cho a ve­tar cuan­to se re­fi­rie­ra a Gi­bral­tar, des­apa­re­ció en el Acuer­do de Re­ti­ra­da en­tre el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea, pa­ra apa­re­cer otro, el 184, que, a lo Grou­cho Marx, re­gu­la «las obli­ga­cio­nes de am­bos pa­ra ne­go­ciar acuer­dos co­rres­pon­dien­tes a fu­tu­ras re­la­cio­nes con­cer­nien­tes al ám­bi­to te­rri­to­rial de ta­les acuer­dos», sin alu­dir al ve­to es­pa­ñol. Ha que­ri­do acla­rar­se con car­tas de los pre­si­den­tes del Con­se­jo y de la Co­mi­sión Eu­ro­pea a Pe­dro Sán­chez, pe­ro en el acuer­do no fi­gu­ran igual. ¿Dón­de es­ta­ba nues­tro pre­si­den­te en aque­llas fe­chas? En Cu­ba.

Sien­do gran­de mi te­mor a que nos me­tan otro gol en Bru­se­las, me preo­cu­pa más el fren­te in­terno. Gi­bral­tar in­ten­ta se­guir en Eu­ro­pa a tra­vés de Es­pa­ña, man­te­nien­do sus la­zos con el Reino Uni­do. ¿Có­mo? En­san­chán­do­se al te­rri­to­rio cir­cun­dan­te. Pien­sen que el dipu­tado so­cia­lis­ta Sal­va­dor de la En­ci­na les ha en­via­do un men­sa­je ase­gu­ran­do que «es­te go­bierno da­rá prio­ri­dad a las per­so­nas, ga­ran­ti­zan­do la flui­dez en la Ver­ja y res­pe­tan­do las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, co­mer­cia­les y afec­ti­vas en­tre Gi­bral­tar y La Lí­nea». Mien­tras el al­cal­de de Al­ge­ci­ras y se­na­dor del PP, Jo­sé Ig­na­cio Lan­da­lu­ce, pro­po­ne «co­so­be­ra­nía, do­ble na­cio­na­li­dad y am­plio au­to­go­bierno», o sea, el Gran Gi­bral­tar, un em­po­rio de jue­go, pa­raí­so fis­cal y di­ver­sión al sur de Es­pa­ña sin que na­die ha­ya pro­tes­ta­do. Que no pro­tes­ten los gi­bral­ta­re­ños es ló­gi­co: es lo que bus­ca­ban. Que ca­lla­se la Jun­ta an­da­lu­za, tam­po­co, ya que na­die sa­be cuán­to di­ne­ro de los ERE sa­lió por la Ro­ca y es­tá hoy sa­be Dios dón­de. Lo que veo di­fí­cil es que Bru­se­las lo ad­mi­ta. Aun­que la pre­gun­ta más ur­gen­te es: ¿Qué ac­ti­tud va a adop­tar el nue­vo go­bierno an­da­luz an­te Gi­bral­tar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.