Agui­rre: el nue­vo pre­si­den­te del PP «ha si­do pro­vi­den­cial»

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA - S. MEDIALDEA

Aun­que re­ti­ra­da ha­ce tiem­po de la pri­me­ra lí­nea, Es­pe­ran­za Agui­rre si­gue sien­do el ani­mal po­lí­ti­co que unos ad­mi­ra­ban y otros te­mían no ha­ce tan­to. Su pre­sen­cia ayer en la pre­sen­ta­ción de los can­di­da­tos po­pu­la­res no pa­só inad­ver­ti­da, y con­vo­có a su al­re­de­dor a pe­rio­dis­tas pe­ro tam­bién a po­lí­ti­cos. No hay que ol­vi­dar que mu­chas de las ac­tua­les fi­gu­ras as­cen­den­tes en el PP se han cria­do po­lí­ti­ca­men­te a su som­bra, co­mo ayer mis­mo re­cor­da­ba el pre­si­den­te na­cio­nal Pa­blo Ca­sa­do.

La sin­to­nía en­tre am­bos es to­tal: de he­cho, Agui­rre no per­dió la oca­sión pa­ra en­sal­zar su fi­gu­ra y su pa­pel al fren­te del PP, don­de sus­ti­tu­yó a Ma­riano Ra­joy, con quien la «li­de­re­sa» ma­dri­le­ña man­tu­vo un lar­go en­fren­ta­mien­to en sus úl­ti­mos años en ac­ti­vo. «Me sien­to iden­ti­fi­ca­da con el pre­si­den­te Ca­sa­do» –di­jo–; «ha lle­ga­do al PP en un mo­men­to pro­vi­den­cial». De he­cho, cree que si no hu­bie­ra si­do él el ele­gi­do, «aho­ra el Par­ti­do Po­pu­lar es­ta­ría en unas «gran­des di­fi­cul­ta­des», ase­gu­ró.

De he­cho, a su jui­cio tam­bién es mé­ri­to su­yo el re­sul­ta­do que se ha ob­te­ni­do en las elec­cio­nes an­da­lu­zas: sin él al fren­te de la for­ma­ción

BE­LÉN DÍAZ

Es­pe­ran­za Agui­rre, ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.