In­sul­tar a guar­dias ci­vi­les no es un de­li­to de odio sino «crí­ti­ca po­lí­ti­ca»

La Au­dien­cia sí ava­la in­ves­ti­gar por le­sio­nes y te­nen­cia de ar­mas a va­rios se­ce­sio­nis­tas

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA - JE­SÚS HIE­RRO

La Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na con­si­de­ra que in­sul­tar a agen­tes de la Guar­dia Ci­vil con des­ca­li­fi­ca­cio­nes co­mo «po­li­cías, hi­jos de pu­ta» o «fue­ra fuer­zas de ocu­pa­ción» no pue­de en­mar­car­se co­mo de­li­tos de in­ju­rias co­lec­ti­vas o de in­ci­ta­ción al odio. Es­tos agra­vios no tie­nen «la me­nor po­ten­cia­li­dad ni vir­tua­li­dad» pa­ra afec­tar a una ins­ti­tu­ción tan «asen­ta­da y pres­ti­gio­sa» co­mo es el Ins­ti­tu­to Ar­ma­do.

Son con­clu­sio­nes de la sec­ción sex­ta de la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na, a pro­pó­si­to de la cau­sa abier­ta con­tra va­rios in­de­pen­den­tis­tas por ame­dren­tar a un gru­po de guar­dias ci­vi­les que el 29 de sep­tiem­bre ha­bían acu­di­do a una ma­ni­fes­ta­ción en Bar­ce­lo­na con­vo­ca­da por Ju­sa­pol pa­ra re­cla­mar me­jo­ras sa­la­ria­les. Dos de las víc­ti­mas, re­pre­sen­ta­das en la cau­sa por los abo­ga­dos Ja­vier Aran­da y San­dra Mel­gar, por­ta­ban tam­bién ban­de­ras de Es­pa­ña y Ex­tre­ma­du­ra. Cuan­do es­ta­ban a la al­tu­ra de Pla del Pa­lau, una de­ce­na de per­so­nas les in­cre­pa­ron y, dos de ellas, les arre­ba­ta­ron la ro­ji­gual­da, la pi­so­tea­ron y la in­ten­ta­ron que­mar. Ade­más, uno de los agre­so­nes que lle­va­ba un pu­ño ame­ri­cano dio dos pa­ta­das por la es­pal­da a uno de los agen­tes que in­ten­ta­ba re­cu­pe­rar la ban­de­ra es­pa­ño­la. Mien­tras, el otro le pro­pi­nó un pu­ñe­ta­zo en la ca­be­za a uno de sus acom­pa­ñan­tes. Dos víc­ti­ma ne­ce­si­ta­ron aten­ción mé­di­ca.

En el au­to, al que ha te­ni­do ac­ce­so ABC, y que re­suel­ve el re­cur­so de uno de los acu­sa­dos, la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na re­cha­za que pue­da atri­buir­se a es­te gru­po de in­de­pen­den­tis­tas in­ju­rias co­lec­ti­vas o de­li­to de odio, y ci­ñe la in­ves­ti­ga­ción a los de­li­tos de le­sio­nes, da­ños, y te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas en el ca­so del que por­ta­ba el pu­ño ame­ri­cano.

Co­mo de­cía­mos más arri­ba, la Au­dien­cia con­si­de­ra que es­tas ex­pre­sio­nes no pue­den en­mar­car­se co­mo de­li­tos de odio o in­ju­rias, es­pe­cial­men­te «en un con­tex­to so­cio­po­lí­ti­co muy con­cre­to mar­ca­do por las pre­ten­sio­nes in­de­pen­den­tis­tas de una par­te de la po­bla­ción ca­ta­la­na y de sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos».

So­lo cues­tio­nan sím­bo­los

Pa­ra el tri­bu­nal, es­tas ex­pre­sio­nes «for­man par­te de la crí­ti­ca po­lí­ti­ca so­bre un asun­to que pue­de in­du­da­ble­men­te ser ca­li­fi­ca­do de in­te­rés ge­ne­ral», se­gún in­sis­te en el au­to que ade­lan­tó EFE. En el ca­so con­cre­to del in­sul­to de «hi­jos de pu­ta» ha­ce al­gu­nas ma­ti­za­cio­nes pe­ro tam­bién aca­ba con­clu­yen­do que no tie­ne ca­pa­ci­dad de afec­tar a un cuer­po co­mo la Guar­dia Ci­vil. Y es que, se­gún re­cuer­da el tri­bu­nal uti­li­zan­do una ex­pre­sión po­pu­lar, «no ofen­de quien quie­re sino quien pue­de».

Res­pec­to al in­ten­to de que­ma de ban­de­ra, la sa­la re­sal­ta que tam­po­co apre­cia una in­ju­ria co­lec­ti­va de odio sino «el cues­tio­na­mien­to del pro­pio Es­ta­do me­dian­te el ata­que a uno de sus sím­bo­los».

No es co­lec­ti­vo vul­ne­ra­ble

La Au­dien­cia con­si­de­ra tam­bién que el de­li­to de in­ci­ta­ción al odio no es un sa­co en el que ca­be to­do. Re­cuer­da que es­ta fi­gu­ra de­lic­ti­va fue crea­da pa­ra co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles y com­ba­tir así la de­sigual­dad. La Guar­dia Ci­vil, por tan­to, no se­ría un co­lec­ti­vo a pro­te­ger por es­ta fi­gu­ra. «No cree­mos que se pue­da equi­pa­rar ba­jo el mis­mo con­cep­to es­te dis­cur­so con el dis­cur­so di­ri­gi­do a fo­men­tar al dis­cri­mi­na­ción y ex­clu­sión so­cial de co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles», aña­de la re­so­lu­ción.

Se­gún la Au­dien­cia Pro­vin­cial, pa­ra ser cons­ti­tu­ti­va de un de­li­to de odio la con­duc­ta del gru­po de in­de­pen­den­tis­tas ten­dría que ha­ber ido di­ri­gi­da «a de­mo­ni­zar al co­lec­ti­vo fren­te a la opi­nión pú­bli­ca, cons­tru­yen­do la ima­gen del gru­po y de sus miem­bros co­mo se­res in­fe­rio­res ca­ren­tes de dig­ni­dad». No es es­te el ca­so, se­gún con­clu­ye el tri­bu­nal.

Con­clu­sio­nes del tri­bu­nal Ni la Guar­dia Ci­vil es un co­lec­ti­vo vul­ne­ra­ble ni los in­sul­tos pue­den afec­tar a la «pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción»

O. CAM­PU­ZANO

Ma­ni­fes­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas in­ten­ta­ron boi­co­tear el 29-S una con­cen­tra­ción de Ju­sa­pol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.