El top man­ta, un sus­pen­so de man­da­to pa­ra Co­lau

Los ven­de­do­res cam­pan a sus an­chas tras tres años de pa­si­vi­dad mu­ni­ci­pal

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA - AN­NA CA­BE­ZA

Es­par­ci­do y en­quis­ta­do. El «top man­ta» en Bar­ce­lo­na ya era un pro­ble­ma evi­den­te ha­ce tres años y me­dio, cuan­do el go­bierno de Ada Co­lau lle­gó a la al­cal­día mu­ni­ci­pal, pe­ro el fe­nó­meno ha apro­ve­cha­do el man­da­to pa­ra aco­mo­dar­se en una ciu­dad cu­yo con­sis­to­rio no le ha plan­ta­do ca­ra. La pa­si­vi­dad con el co­lec­ti­vo ha per­mi­ti­do que su ocu­pa­ción de la vía pú­bli­ca se nor­ma­li­ce, a pe­sar de ejer­cer una prác­ti­ca ile­gal y de las crí­ti­cas in­ce­san­tes de co­mer­cian­tes y de ve­ci­nos.

La al­cal­de­sa y su equi­po lle­ga­ron con ga­nas de re­sol­ver la so­lu­ción y apor­ta­ron des­de el pri­mer mo­men­to in­no­va­do­res pla­nes que, a la prác­ti­ca: pre­ten­dían re­ti­rar de la ca­lle a los ven­de­do­res ile­ga­les, ma­yo­ri­ta­ria­men­te ciu­da­da­nos in­mi­gran­tes de ori­gen afri­cano, a cos­ta de ofre­cer­les fa­ci­li­da­des pa­ra le­ga­li­zar su si­tua­ción en Bar­ce­lo­na. Con ello, lo que se ha con­se­gui­do es un «efec­to lla­ma­da». Así, se es­ti­ma que el pa­sa­do ve­rano, en tem­po­ra­da al­ta, la ciu­dad lle­gó a te­ner cer­ca de un mi­llar de «man­te­ros», ca­si el do­ble que años an­te­rio­res.

Con to­tal im­pu­ni­dad, a pe­sar de que las pa­tru­llas ca­lle­je­ras lo tie­nen a la vis­ta, el co­lec­ti­vo se ha ido apo­sen­tan­do en los pun­tos más tu­rís­ti­cos, co­mo el pa­seo de Gra­cia, pla­za Ca­ta­lu­ña, los ale­da­ños del Park Güell y la Sa­gra­da Fa­mi­lia y, es­pe­cial­men­te, los pa­seos Joan de Bor­bó, Co­lón y Ma­rí­ti­mo. Allí lle­gan a con­cen­trar­se has­ta tres o cua­tro hi­le­ras de man­tas pe­ga­das las unas a las otras, de ex­tre­mo a ex­tre­mo: en te­rri­to­rio por­tua­rio la Guar­dia Ur­ba­na no tie­ne po­tes­tad de ac­tua­ción, con lo que di­fí­cil­men­te pue­den ha­cer al­go.

El pa­sa­do ve­rano la si­tua­ción fue exa­ge­ra­da y cu­rio­sa­men­te ese año las san­cio­nes al co­lec­ti­vo ca­ye­ron un 21,5% se­gún da­tos po­li­cia­les. El Ayun­ta­mien­to, lo con­fir­man a es­te pe­rió­di­co sin­di­ca­tos po­li­cia­les, ha pa­sa­do a re­nun­ciar a la san­ción co­mo me­di­da di­sua­so­ria, ya que los de­nun­cia­dos no pue­den pa­gar­las: su ob­je­ti­vo aho­ra es la in­cau­ta­ción de sus pro­duc­tos, ha­bi­tual­men­te fal­si­fi­ca­dos.

To­do ello, an­te la im­po­ten­te mi­ra­da de pro­pie­ta­rios de tien­das, que ven có­mo la com­pe­ten­cia des­leal inun­da sus ace­ras de ro­pa de­por­ti­va, bol­sos y car­te­ras, ga­fas, co­lo­nias y «sou­ve­nirs» ma­yo­ri­ta­ria­men­te fal­si­fi­ca­dos. La pa­si­vi­dad mu­ni­ci­pal, de he­cho, hi­zo que agru­pa­cio­nes co­mer­cia­les, har­tas de la inac­ción, se alia­ran en 2016 en la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por el Top Man­ta. Con más de 30 agen­tes de la ciu­dad, no han de­ja­do de de­nun­ciar que se sien­ten «des­am­pa­ra­dos, me­nos­pre­cia­dos, des­aten­di­dos», es­pe­cial­men­te al ver que el go­bierno ac­tual ha evi­ta­do con­de­nar la ven­ta ile­gal en la vía pú­bli­ca. Pa­ra­le­la­men­te, los «man­te­ros» se han agru­pa­do en el Sin­di­ca­to Po­pu­lar de Ven­de­do­res Am­bu­lan­tes y el co­lec­ti­vo «Tras la man­ta» tam­bién los arro­pa.

Bajan al me­tro

El pro­ble­ma no aca­ba a pie de ca­lle: el «top man­ta» ha ba­ja­do sin pro­ble­mas al su­bur­bano y des­de ha­ce tiem­po ocu­pa el ves­tí­bu­lo de la es­ta­ción de pla­za Ca­ta­lu­ña. Allí, en el es­pa­cio­so in­ter­cam­bia­dor en­tre Me­tro y Cer­ca­nías, de­ce­nas, in­clu­so cen­te­na­res, de ven­de­do­res han en­con­tra­do el sue­lo en el que plan­tar su man­ta, ideal ade­más en días de frío, ca­lor o llu­via. La des­ca­ra­da in­va­sión lle­vó a Ren­fe a aler­tar ha­ce ya un año del ries­go pa­ten­te y a exi­gir más con­tun­den­cia po­li­cial a Mos­sos d’Es­qua­dra y Guàr­dia Ur­ba­na, aten­dien­do a que una ins­ta­la­ción por la que pa­san a dia­rio unas 80.000 per­so­nas po­dría ex­po­ner­se a un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad an­te tal ocu­pa­ción. El pa­sa­do oc­tu­bre, la com­pa­ñía des­ve­ló que en lo que lle­va­ban de año ha­bían he­cho unas 600 lla­ma­das pa­ra pe­dir a Mos­sos y Ur­ba­na que man- tu­vie­ra li­bres los ac­ce­sos. La si­tua­ción, sin em­bar­go, se­guía sin re­sol­ver­se.

Lo cier­to es que, co­mo el jue­go del ga­to y el ra­tón, man­te­ros y po­li­cía se han acos­tum­bra­do a ocu­par y des­alo­jar cons­tan­te­men­te la es­ta­ción en un par­ti­cu­lar ti­ra y aflo­ja. Las pa­sa­das Na­vi­da­des, con mo­ti­vo de la ame­na­za te­rro­ris­ta de­cre­ta­da en Bar­ce­lo­na, hu­bo me­nos efec­ti­vos pa­ra ello y los «man­te­ros» lo apro­ve­cha­ron pa­ra am­pliar to­da­vía más su con­quis­ta de pa­si­llos, has­ta el pun­to de te­ner to­tal­men­te in­va­di­do el ves­tí­bu­lo, sin es­pa­cio pa­ra una man­ta más.

Pa­sa­da la aler­ta y a la de­ses­pe­ra­da an­te tal des­con­trol, la po­li­cía ha ido efec­tuan­do es­ta se­ma­na dis­po­si­ti­vos, co­mo el del miér­co­les, en la que se lle­ga­ron a in­cau­tar 915 ob­je­tos y a in­ter­po­ner 21 de­nun­cias por ven­ta am­bu­lan­te sin au­to­ri­za­ción. Sin em­bar­go, aun­que con­tun­den­tes, han re­sul­ta­do ser inú­ti­les pa­ra erra­di­car el pro­ble­ma. En me­nos de 24 ho­ras el ves­tí­bu­lo des­pe­ja­do era his­to­ria: ABC fue tes­ti­go de có­mo de­ce­nas de ven­de­do­res, con im­pu­ni­dad to­tal y an­te la mi­ra­da im­po­ten­te de cua­tro vi­gi­lan­tes de Ren­fe, vol­vían a ex­po­ner las ca­mi­se­tas de Mes­si, Griez­mann y bam­bas y chan­dals de las pri­me­ras mar­cas de­por­ti­vas. El jue­ves por la tar­de, el dis­po­si­ti­vo po­li­cial se re­pi­tió, así co­mo la pos­te­rior vuel­ta a la «nor­ma­li­dad» de los «man­te­ros».

An­te tal si­tua­ción, y prio­ri­zan­do la se­gu­ri­dad de la es­ta­ción, el Ayun­ta­mien­to se es­cu­da aho­ra en que ne­ce­si­ta co­mo agua de ma­yo la ayu­da de los Mos­sos. El co­mi­sio­na­do de Se­gu­ri­dad, Ama­deu Re­ca­sens, pi­dió es­ta mis­ma se­ma­na una so­lu­ción pa­ra man­te­ner el es­pa­cio li­bre, ya sea con más pre­sen­cia per­ma­nen­te de po­li­cía, de per­so­nal de Ren­fe y de TMB o in­clu­so con una re­mo­de­la­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca en el ves­tí­bu­lo.

So­bre la me­sa es­tá un dis­po­si­ti­vo con­jun­to, que se es­tá ul­ti­man­do y que ten­dría dos pun­tos de im­plan­ta­ción, se­gún con­fir­ma Ren­fe a ABC: una pri­me­ra fa­se de cho­que y una se­gun­da de es­ta­bi­li­za­ción de la si­tua­ción. «No es su­fi­cien­te con los des­alo­jos pun­tua­les», in­sis­tió Re­ca­sens, en un tono an­ta­gó­ni­co al que se ha te­ni­do du­ran­te los úl­ti­mos años con los «man­te­ros» de la ca­lle. Pa­ra la opo­si­ción, el ex­tre­mo en el que se ha lle­ga­do es cul­pa de la in­ca­pa­ci­dad mu­ni­ci­pal de co­ger el pro­ble­ma por los cuer­nos y, ade­más, la de­man­da de ayu­da lle­ga tar­de y es in­su­fi­cien­te.

A las de la opo­si­ción se le su­man aho­ra las crí­ti­cas de los pro­pios «man­te­ros», que ven una pos­tu­ra mu­ni­ci­pal y con­tun­den­cia en ta­les ac­tua­cio­nes pa­ra na­da pa­re­ci­da a lo que el go­bierno Co­lau les te­nía acos­tum­bra­dos. «La vio­len­cia po­li­cial no se­rá nun­ca la so­lu­ción», de­fien­den, al tiem­po que de­nun­cian que es­tán sien­do víc­ti­mas de «po­lí­ti­cas de lim­pie­za so­cial».

Com­pe­ten­cia des­leal Los co­mer­cian­tes se sien­ten «des­am­pa­ra­dos y me­nos­pre­cia­dos» por el go­bierno mu­ni­ci­pal

FO­TOS: INÉS BAUCELLS

Man­te­ros fo­to­gra­fia­dos la se­ma­na pa­sa­da en el ves­tí­bu­lo de la es­ta­ción de Ca­ta­lu­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.