El Go­bierno de Tsi­pras sal­ta por la po­lé­mi­ca por Ma­ce­do­nia

La re­ti­ra­da de su alia­do na­cio­na­lis­ta fuer­za al «pre­mier» a una mo­ción de con­fian­za

ABC (Barcelona) - - INTERNACIONAL - BE­GO­ÑA CAS­TIE­LLA CO­RRES­PON­SAL EN ATE­NAS

Era un di­vor­cio anun­cia­do: la coa­li­ción en­tre el par­ti­do ra­di­cal Sy­ri­za y el na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha Grie­gos In­de­pen­dien­tes ter­mi­nó ayer, cuan­do Ale­xis Tsi­pras acep­tó la di­mi­sión del mi­nis­tro de De­fen­sa, Pá­nos Ka­me­nos, lí­der del par­ti­do de ca­rác­ter na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha.

El apo­yo de Ka­me­nos y sus dipu­tados fu cons­tan­te des­de enero de 2015 y per­mi­tió go­ber­nar cua­tro años a los ra­di­ca­les en Gre­cia. Al­go que re­co­no­ció Tsi­pras afir­man­do que «du­ran­te cua­tro años he te­ni­do una coo­pe­ra­ción ho­nes­ta y sin­ce­ra con Pa­nos Ka­me­nos, sa­bien­do que pro­ve­ni­mos de dis­tin­tas fa­mi­lias po­lí­ti­cas». Y re­cor­dó que con es­ta coo­pe­ra­ción el país ha ter­mi­na­do los rescates y a apo­ya­do a los mas dé­bi­les, mien­tras que se abría el ca­mino pa­ra la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

La cau­sa del di­vor­cio ha si­do el acuer­do pa­ra que el país ve­cino pue­da ser lla­ma­do Ma­ce­do­nia del Nor­te. El pri­mer mi­nis­tro des­ta­có su res­pal­do a ese pac­to, por­que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es «res­ta­ble­cer el pa­pel y la po­si­ción in­ter­na­cio­nal de Gre­cia y su pa­pel de li­de­raz­go en los Bal­ca­nes», se­ña­lan­do que el ob­je­ti­vo es ga­ran­ti­zar que el país sea un pi­lar de es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad.

Tsi­pras anun­ció por te­le­vi­sión in­me­dia­ta­men­te des­pués de su en­cuen­tro con Ka­me­nos que so­li­ci­ta del pre­si­den­te del Par­la­men­to co­men­zar el pro­ce­so pa­ra so­li­ci­tar el vo­to de con­fian­za del par­la­men­to. Pe­ro el pre­si­den­te del Go­bierno ha de­ja­do bien cla­ro que quie­re te­ner la su­fi­cien­te ma­yo­ría pa­ra ra­ti­fi­car el Tra­ta­do de Pres­pa y efec­tuar una se­rie de re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les.

Evi­tar ir a las ur­nas

Los ob­ser­va­do­res po­lí­ti­cos es­pe­ra­ban es­ta de­ci­sión, ya que Ka­me­nos ha­bía de­cla­ra­do siem­pre que no acep­ta­ría el nom­bre de Ma­ce­do­nia en cual­quier re­co­no­ci­mien­to ofi­cial del nom­bre el país ve­cino y ha­bía te­ni­do fuer­tes en­cuen­tros per­so­na­les con el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res que pre­pa­ró el Tra­ta­do de Pres­pa, Kot­zias, quien fi­nal­men­te di­mi­tió tras los ata­ques su­fri­dos (aho­ra el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res es el pro­pio Ale­xis Tsi­pras). Se es­pe­ra que en el vo­to de con­fian­za, el pri­mer mi­nis­tro con­se­gui­rá los vo­tos de al­gu­nos dipu­tados de otros par­ti­dos. De no ob­te­ner­lo, al­go que no se es­pe­ra, se con­vo­ca­rían elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Diá­lo­go de sor­dos

«De­ci­mos no al vo­to de con­fian­za» afir­mó Ka­me­nos mi­nu­tos des­pués de la in­ter­ven­ción de Tsi­pras por te­le­vi­sión. E in­sis­tió en que el Tra­ta­do de Pres­pa de­be­ría apro­bar­se con el vo­to de 180 dipu­tados de los 300 que for­man el Par­la­men­to un­ca­me­ral he­leno, aña­dien­do que ade­más se de­be­ría efec­tuar un re­fe­rén­dum. Tam­bién de­jo caer una ame­na­za: si hay dipu­tados miem­bros de su par­ti­do Grie­gos In­de­pen­dien­tes que den su con­fian­za al go­bierno se­rán in­me­dia­ta­men­te ex­pul­sa­dos de su for­ma­ción na­cio­na­lis­ta.

«Aho­ra es el mo­men­to de que en­tre­gue­mos la si­lla», fra­se que en grie­go sig­ni­fi­ca de­jar el car­go, en es­te ca­so gu­ber­na­men­tal, di­jo el lí­der na­cio­na­lis­ta grie­go, reite­ran­do que mi­les de per­so­nas han per­di­do la vi­da por la Ma­ce­do­nia grie­ga «y no pue­den es­tar de acuer­do con el tér­mino Ma­ce­do­nia del Nor­te».

Tsi­pras, a su lle­ga­da al en­cuen­tro con su exa­lia­do Ka­me­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.