Ma­du­ro de­tie­ne y li­be­ra al je­fe del Par­la­men­to le­gí­ti­mo, Guai­dó

La ac­ción bus­có in­ti­mi­dar a la pri­me­ra au­to­ri­dad con res­pal­do in­ter­na­cio­nal

ABC (Barcelona) - - INTERNACIONAL - LUD­MI­LA VINOGRADOFF

Ni­co­lás Ma­du­ro es­tá de­ses­pe­ra­do. Ayer qui­so me­ter en pri­sión a la pri­me­ra au­to­ri­dad le­gí­ti­ma de Ve­ne­zue­la y no pu­do. Juan Guai­dó, pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­na, fue de­te­ni­do por unas ho­ras y lue­go li­be­ra­do por par­te de la po­li­cía po­lí­ti­ca, el Sebin, en la au­to­pis­ta de Ca­ra­cas-La Guai­ra cuan­do se di­ri­gía a par­ti­ci­par en una asam­blea abier­ta en el li­to­ral de Var­gas. La mis­ma cuen­ta de Twit­ter de Guai­dó con­fir­mó la de­nun­cia: «Aler­ta­mos al mun­do y al país de que hoy #13Ene un co­man­do del Sebin in­ter­cep­tó al pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la @jguai­do y des­co­no­ce­mos su pa­ra­de­ro».

Su mu­jer, Fa­bio­la Ro­sa­les, tam­bién aler­tó por las re­des y con­tó a la pren­sa lo­cal que el se­cues­tro du­ró unos 40 mi­nu­tos. «Los agen­tes del Sebin ar­ma­dos con fu­si­les lar­gos y encapuchados nos obli­ga­ron a mon­tar­nos en la ca­mio­ne­ta y nos pu­sie­ron las es­po­sas. Se lle­va­ron a Guai­dó a Ca­ra­cas», Lue­go se su­po que lo ha­bían li­be­ra­do.

La de­nun­cia de la de­ten­ción dis­pa­ró las alar­mas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En el ví­deo que cir­cu­ló en las re­des so­cia­les de su de­ten­ción se ob­ser­va có­mo los agen­tes de la po­li­cía se­cre­ta em­pu­jan a la fuer­za al pre­si­den­te del par­la­men­to y se lo lle­van en una ca­mio­ne­ta gris con rum­bo des­co­no­ci­do.

La de­ten­ción in­clu­yó a dos pe­rio­dis­tas Os­mary Her­nán­dez, co­rres­pon­sal de CNN, y Bea­triz Adrián, re­pre­sen­tan­te de Ra­dio Ca­ra­col de Co­lom­bia. El Sebin las li­be­ró pos­te­rior­men­te.

Guai­dó te­nía pre­vis­to asis­tir a un even­to po­lí­ti­co en Ca­ra­ba­lle­da, zo­na del li­to­ral var­guen­se, don­de iba a con­sul­tar en un ca­bil­do abier­to la ho­ja de ru­ta pa­ra la sa­li­da de Ma­du­ro, a quien ca­li­fi­ca de usur­pa­dor e ile­gí­ti­mo, y la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia.

El pre­si­den­te del Par­la­men­to se ha com­pro­me­ti­do a con­du­cir el pro­ce­so de la tran­si­ción pa­ra la res­tau­ra­ción del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal, que in­clu­ye di­ri­gir un go­bierno pro­vi­sio­nal y lla­mar a nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. La ho­ja de ru­ta se ini­ció es­te sá­ba­do con un ca­bil­do abier­to en la ca­pi­tal y con­ti­nuó ayer con otro en el li­to­ral del es­ta­do Var­gas, a 45 mi­nu­tos de Ca­ra­cas.

Ame­na­za­do con la cár­cel

Al jo­ven pre­si­den­te del Par­la­men­to ve­ne­zo­lano, de 35 años, le co­rres­pon­de asu­mir la Je­fa­tu­ra de la na­ción se­gún la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal en ca­so de va­cío de po­der en la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro to­da­vía no ha si­do in­ves­ti­do en el car­go. Ma­du­ro y Dios­da­do Ca­be­llo lo han ame­na­za­do con la cár­cel si se pro­cla­ma pre­si­den­te.

Ma­du­ro, quien pres­tó ju­ra­men­to pa­ra un nue­vo pe­río­do el pa­sa­do 10 de enero de ma­ne­ra ile­gí­ti­ma, sin el re­co­no­ci­mien­to de su pue­blo ni de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, ha de­te­ni­do a Guai­dó pa­ra «in­ti­mi­dar­lo», se­gún los ana­lis­tas, pe­ro el efec­to ha si­do to­do lo con­tra­rio. «Ha si­do una es­tu­pi­dez por par­te del ré­gi­men usur­pa­dor», di­je­ron las fuen­tes que pi­die­ron el ano­ni­ma­to, por­que aho­ra ha cen­tra­do más la aten­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal por lo que pue­da pa­sar­le a Guai­dó con una «pu­bli­ci­dad gra­tui­ta», du­ran­te las 24 ho­ras. Ca­da pa­so del dipu­tado y fu­tu­ro pre­si­den­te se­rá vis­to con lu­pa.

AFP

El pre­si­den­te de la Asam­blea, Juan Guai­dó, en un mi­tin ayer, una ho­ra an­tes de ser de­te­ni­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.