El trau­má­ti­co «efec­to con­ta­gio» de las vio­la­cio­nes en ma­na­da

Jó­ve­nes que bus­can la acep­ta­ción en gru­po y edu­ca­dos se­xual­men­te en la cul­tu­ra por­no­grá­fi­ca dis­pa­ran las de­nun­cias, has­ta 58 ca­sos, en 2018

ABC (Barcelona) - - SOCIEDAD - ÉRI­KA MON­TA­ÑÉS

Un jo­ven de 29 años se di­ri­ge a un gru­po de mu­je­res en el Pa­seo de los Bar­cos del mu­ni­ci­pio pon­te­ve­drés de San­xen­xo. Las in­sul­ta en pre­sen­cia de va­rios tes­ti­gos que así lo re­la­ta­ron a los agen­tes. «Pu­tas, oléis a re­gla que apes­ta», las in­cre­pó. Mo­men­tos des­pués, pa­só a abo­fe­tear y agre­dir a dos de ellas mien­tras se reía: «Si a los de la Ma­na­da no les pa­só na­da, a mí por pe­ga­ros hos­tias a vo­so­tras me­nos». La mo­fa de es­te in­di­vi­duo se pro­du­jo en di­ciem­bre, an­tes de co­no­cer que los cin­co miem­bros de la Ma­na­da de 2016 –los ami­gos co­no­ci­dos por el apo­do que se arro­ga­ron des­de ni­ños pa­ra sim­bo­li­zar su gru­pa­li­dad– que­da­ban en li­ber­tad pro­vi­sio­nal pe­se a su con­de­na por abu­so a una chi­ca de 18 años. Y la bur­la del jo­ven en Ga­li­cia ad­quie­re ma­yor re­le­van­cia cuan­do psi­có­lo­gos, ju­ris­tas y ex­per­tos en vio­len­cia so­bre la mu­jer ad­vier­ten ya de la pro­li­fe­ra­ción de una ten­den­cia que se va asen­tan­do en la so­cie­dad: el ca­so de Pam­plo­na crea mo­da.

El Mi­nis­te­rio del In­te­rior no dis­po­ne de da­tos ce­rra­dos acer­ca de cuán­tas agre­sio­nes se­xua­les múl­ti­ples se han compu­tado des­de el 7 de ju­lio de 2016, cuan­do la jo­ven ma­dri­le­ña fue in­ter­cep­ta­da y agre­di­da en un por­tal de Pam­plo­na, en ple­nas fies­tas de San Fermín. No obs­tan­te, el ba­lan­ce de cri­mi­na­li­dad que pu­bli­có es­te de­par­ta­men­to el pri­mer tri­mes­tre de 2018 dio cuen­ta de có­mo las de­nun­cias de agre­sio­nes se­xua­les (con pe­ne­tra­ción) cre­cie­ron por en­ci­ma del 28% res­pec­to al año an­te­rior. No se es­pe­ci­fi­ca cuán­tas vio­la­cio­nes fue­ron en gru­po en es­ta es­ta­dís­ti­ca ofi­cial. Quie­nes sí han ini­cia­do el re­cuen­to por su cuen­ta son las in­ves­ti­ga­do­ras del pro­yec­to Geo­vio­len­cia Se­xual, un es­tu­dio del por­tal Fe­mi­ni­ci­dios.net, al que la ONU ya otor­ga la con­si­de­ra­ción de fuen­te fia­ble pa­ra el nú­me­ro de mu­je­res vio­la­das y ase­si­na­das en Es­pa­ña.

Se­gún las au­to­ras de es­te pro­yec­to, en 2018, el año en que «ex­plo­sio­nó» la re­vo­lu­ción se­xual, el de la pri­me­ra huel­ga fe­mi­nis­ta, la re­be­lión en la ca­lle con­tra la sen­ten­cia de la Ma­na­da del ba­rrio se­vi­llano de Ama­te y que ex­por­tó de Holly­wood el mo­vi­mien­to #Me­Too, fue el mis­mo año en que se de­nun­cia­ron 58 agre­sio­nes se­xua­les múl­ti­ples en Es­pa­ña, el 65,2% del to­tal de la ba­se de da­tos. De los 89 ca­sos do­cu­men­ta­dos por es­tas in­ves­ti­ga­do­ras des­de 2016, una de ca­da cua­tro vio­la­cio­nes en gru­po tu­vo lu­gar en An­da­lu­cía. Le si­guen la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (11,2%) y Ca­ta­lu­ña (9%). Uno de ca­da diez ca­sos fue re­gis­tra­do en la pro­vin­cia de Ali­can­te, la ter­ce­ra con más ca­sos des­de 2016. En Má­la­ga y Mur­cia hu­bo cin­co ca­sos, y cua­tro en Bar­ce­lo­na. 32 de las víc­ti­mas re­gis­tra­das eran me­no­res de edad.

Hay que ma­ti­zar que en mu­chos de es­tos ca­sos sur­gi­dos al hi­lo de la ma­na­da más co­no­ci­da, co­mo el que en­tur­bió la tran­qui­li­dad de Aran­da de Due­ro cuan­do tres de los ju­ga­do­res de su club de fút­bol –la Aran­di­na– fue­ron en­car­ce­la­dos tras ad­mi­tir que ha­bían te­ni­do se­xo con una me­nor (lo que ya es de­li­to). Ellos aún es­tán pen­dien­tes de que la Jus­ti­cia acre­di­te si ac­tua­ron en gru­po y en con­tra de la vo­lun­tad de la víc­ti­ma. Una vein­te­na de es­tos gru­pos con­ti­núan ba­jo in­ves­ti­ga­ción.

Y es que han si­do mu­chas las ma­na­das de lo­bos so­bre las que se ha pues­to el fo­co des­de que ac­tua­ron Jo­sé Án­gel Pren­da y sus cua­tro «com­pa­dres». La úl­ti­ma, for­ma­da por cua­tro jó­ve­nes ecua­to­ria­nos de 19 a 24 años, ac­tuó en No­che­vie­ja en Ca­llo­sa de En­sa­rriá. Se­gún al­gu­nas in­for­ma­cio­nes, a es­ta ca­ma­ri­lla de mu­cha­chos con­flic­ti­vos de Ali­can­te les gus­ta­ba lla­mar­se «los re­yes de la no­che» pa­ra alar­dear de sus «ata­ques» se­xua­les a las mu­je­res que «ca­za­ban».

La imi­ta­ción en lo peor

Tam­bién hu­bo quien en su bur­do in­ten­to de emu­la­ción de los agre­so­res de Pam­plo­na se au­to­de­no­mi­nó di­rec­ta­men­te «la nue­va Ma­na­da». Fue el au­lli­do co­mún con el que se pa­vo­nea­ron an­te los agen­tes cua­tro adul­tos y un me­nor arres­ta­dos en San Bar­to­lo­mé de Ti­ra­ja­na (Te­ne­ri­fe) el pa­sa­do mes de ju­nio por vio­lar, pre­sun­ta­men­te, a una me­nor

y gra­bar­lo.

Psi­có­lo­gos con­sul­ta­dos, co­mo Ro­sa Ál­va­rez, no du­dan de que exis­te el afán de imi­ta­ción, al que se une un com­po­nen­te ne­ta­men­te vi­ril, la que­ren­cia por ser acep­ta­dos en gru­po. En las mu­je­res la gru­pa­li­dad es un fac­tor que ape­nas se da a la ho­ra de co­me­ter un de­li­to, di­cen. ¿Se pue­de ha­blar en­ton­ces de «efec­to con­ta­gio»? «El fe­nó­meno no ha na­ci­do con ellos. Exis­tía an­tes, pe­ro lo que ha da­do el ca­so de Pam­plo­na es vi­si­bi­li­dad. Se po­ne el fo­co en com­por­ta­mien­tos mas­cu­li­nos que ya se es­ta­ban pro­du­cien­do. La Ma­na­da ha crea­do ten­den­cia, por ejem­plo, en pá­gi­nas web de por­no­gra­fía hay in­di­ca­do­res de que se dis­pa­ran las bús­que­das, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes, de vio­la­cio­nes en ma­na­da. Ma­na­da es ya una bús­que­da “tren­ding”, con el efec­to de sus­ti­tuir otras bús­que­das co­mo la de “se­xo en cua­dri­lla”. Aho­ra se bus­ca “vio­la­cio­nes en ma­na­da”, tam­bién con el efec­to de que se sien­te cier­ta im- pu­ni­dad». In­clu­so, «cier­ta to­le­ran­cia», se­ña­la la pro­fe­so­ra de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, Yan­na Fran­co, a su vez se­cre­ta­ria de Au­vim (Aso­cia­ción Uni­ver­si­ta­ria con­tra la Vio­len­cia Ma­chis­ta). «Le­jos de di­sua­dir­se, en par­te se fo­men­tan» es­tos com­por­ta­mien­tos por ese con­cep­to de la gru­pa­li­dad mas­cu­li­na y la pér­di­da de la in­di­vi­dua­li­dad en sus ac­tua­cio­nes. «Se di­lu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad» en co­man­di­ta, di­ce Bár­ba­ra Zo­rri­la, psi­có­lo­ga co­le­gia­da en Ma­drid.

«La vio­len­cia de gé­ne­ro es es­truc­tu­ral, y por tan­to, in­vi­si­ble. Has­ta que no se le pu­so el fo­co, no se le pu­so nom­bre, da­tos, mag­ni­tud y so­lu­cio­nes. Tam­bién hay que se­ña­lar que con las ma­na­das ha­bla­mos de un de­li­to muy gra­ve, no se pue­de ha­cer con ellas un “Sál­va­me”», de­cla­ma Fran­co. Co­mo ella, la ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de Gé­ne­ro, Ro­sa San Se­gun­do, pre­fie­re men­tar el «efec­to vi­si­bi­li­dad» al de «con­ta­gio», pues­to que an­tes «era un de­li­to ocul­to, no se de­nun­cia­ban es­tas agre­sio­nes, las víc­ti­mas se sen­tían aver­gon­za­das o pre­fe­rían ca­llar, pe­ro una vio­la­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas des­tro­za a una per­so­na de por vi­da, le de­ja un es­trés pos­trau­má­ti­co del que no se re­cu­pe­ra­rá. Aho­ra, sa­ben que en­con­tra­rán res­pal­do so­cial», afir­ma. «Se les has di­cho que no es­tán solas», agre­ga Zo­rri­lla. Pe­ro no to­das se atre­ven: se­gún la Fe­de­ra­ción de Cen­tros de Asis­ten­cia a Víc­ti­mas de Agre­sio­nes Se­xua­les, so­lo una de ca­da seis vio­la­cio­nes aca­ba en de­nun­cia.

Por su par­te, la ju­ris­ta Ma­ría Án­ge­les Jai­me de Pa­blo, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de mu­je­res The­mis, ve su­fi­cien­te el lí­mi­te que mar­ca el Có­di­go Pe­nal pa­ra per­se­guir es­tos ac­tos. Lo ma­lo es que «no se es­tá cum­plien­do». «Sa­le de­ma­sia­do ba­ra­to», opi­na San Se­gun­do. Pa­ra ellas, la cla­ve si­gue es­tan­do en al­go mu­cho más arrai­ga­do que la Jus­ti­cia y es «la edu­ca­ción se­xual».

In­ter­net y la gra­ba­ción

Y ahí en­tra el ac­ce­so li­bre a in­ter­net, que fa­vo­re­ce que la por­no­gra­fía se ha­ya con­ver­ti­do en el me­ca­nis­mo con el que se han edu­ca­do en la se­xua­li­dad va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Más hom­bres que mu­je­res «na­tu­ra­li­zan» los con­te­ni­dos que con­su­men y son jó­ve­nes (de 18 a 35 años), se­ña­lan los psi­có­lo­gos. Ello, uni­do a la fal­ta de con­trol de los con­te­ni­dos, me­te en la coc­te­le­ra va­rios in­gre­dien­tes muy alar­man­tes. El úl­ti­mo es el de la tec­no­lo­gía. En­tien­den que na­da exis­te si no pa­sa por una pan­ta­lla, así que, mu­chas ve­ces, lo gra­ban, lo que aca­ba sien­do su de­la­ción. Lo ha si­do con el ar­chi­vo de cin­co mi­nu­tos de la ma­na­da de Ca­llo­sa don­de, se­gún el re­la­to de la juez que los en­car­ce­ló, no ca­ben mu­chas du­das so­bre qué hi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.