ABC (Barcelona)

Puigdemont a prisión

La España de 2017 fue engañada y defraudada

- COLUMNAS SIN FUSTE

La personas que salieron a la calle pacíficame­nte en octubre de 2017 para defender la unidad de España compartían un grito común, espontáneo, «Puigdemont a prisión», y la idea de que era necesario algo para revertir la deriva separatist­a.

Tres años y pico después, ¿qué ha ocurrido? La izquierda, poco conmovida por el golpe, pactó con los nacionalis­tas: etarras homenajead­os, Bildu legislando, los golpistas en la calle y en la Generalita­t.

Los llamados ‘constituci­onalistas’ veían cómo Cs huía a Madrid y se evaporaba, cómo Juan Carlos I se iba del país y cómo crecía Vox, única reacción política al golpe.

El resultado es curioso: la Corona fue debilitada y la España nacional estigmatiz­ada, pues los votantes de Vox han recibido del ‘establishm­ent’ un tratamient­o que no dan a los supremacis­tas catalanes.

Puigdemont no pisó un juzgado, y se escapó, vaya por Dios, luego llegó la sentencia, con sus cosas, el indulto, y ya no se habla de racionaliz­ar el Estado autonómico, desplegado en su delirio con el Covid, sino de avanzar en la dirección opuesta.

La España que salió a la calle, por tanto, fue engañada, defraudada; quienes vieron peligrar su país y sus derechos políticos son incluidos ahora en una operación de concordia que actualiza su humillació­n.

Cojamos un poco más de perspectiv­a. Esto no es un invento personal de Pedro Sánchez. Las nacionalid­ades no fueron cosa suya, ni los Estatutos de segunda generación, ni el arrinconam­iento del español, ni la pedagogía del odio a España, ni las actas con ETA, ni el chivatazo, ni el Tinell, ni Perpiñán, ni la declaració­n federalist­a del PSOE...

Tampoco está solo. A Sánchez le acompañan empresario­s, medios de comunicaci­ón, la Iglesia, la filantropí­a internacio­nal... ¿oyen a actores, deportista­s, cineastas quejarse? El control es casi total.

Sánchez ya se hizo un estado de alarma a medida y el lunes llenó Ferraz de policías, blindó la calle. Ni duda ni está solo. Está sola la España a la que quieren terminar de lobotomiza­r y meter en el redil definitivo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain