ABC (Barcelona)

Al desprecio lo llaman concordia

-

La concordia que Pedro Sánchez predica como coartada de sus tratos con el nacionalis­mo se traduce en desaire al Rey por parte del presidente de la Generalita­t catalana, expresión institucio­nal y refinada del desprecio que los presos indultados hicieron hace unos días al mismo Estado que de la mano de Sánchez se ha postrado ante su carrera delictiva. Pere Aragonès, como el resto de miembros de su Ejecutivo regional, ni siquiera salió ayer a recibir a Don Felipe a las puertas de la sede del Mobile World Congress. Dentro de la sala, se limitó a darle las buenas tardes. Con Pedro Sánchez estuvo más cercano. «Nos vemos el martes», le dijo. Ni una palabra en su discurso –cortado con el mismo patrón que el de Ada Colau– de España o del Rey, ignorados de forma premeditad­a y desafiante. Es Sánchez, promotor de la España nueva de las gracias y los indultos –«hagámoslo juntos y juntas», dice– el que habla de unidad, como de vacunas o móviles. El Rey es el invitado de piedra de una farsa que continúa mañana, cuando Aragonès ponga la mesa de la concordia.

 ?? EFE ??
EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain