La car­ta (del 0,25%) de la dis­cor­dia

Ra­joy ad­mi­te que la co­mu­ni­ca­ción de­be ser «más per­so­nal y me­nos du­ra» con los ju­bi­la­dos

ABC (Córdoba) - - España - IT­ZIAR REYERO MA­DRID

Ma­riano Ra­joy re­co­no­ció ayer que al Go­bierno «le ha fal­ta­do piel», que es la ex­pre­sión que Car­los Flo­riano, ex­vi­ce­se­cre­ta­rio del PP, uti­li­zó en aquel fa­mo­so ví­deo elec­to­ral de 2015 pa­ra se­ña­lar que los su­yos ha­bían pe­ca­do de in­sen­si­bi­li­dad an­te los co­lec­ti­vos más re­cor­ta­dos por la cri­sis. En La Mon­cloa y en Gé­no­va lle­va­ban se­ma­nas ru­mian­do la pro­tes­ta de los pen­sio­nis­tas, fuen­te prin­ci­pal de vo­tan­tes del PP, un 29% de ellos, se­gún el CIS. Y ayer des­de la tri­bu­na del Con­gre­so el pre­si­den­te con­ce­dió que su co­mu­ni­ca­ción, otra vez, no ha si­do la más acer­ta­da con es­te co­lec­ti­vo que for­man más de 9 mi­llo­nes de es­pa­ño­les, que se ha re­be­la­do y se que­ja en las ca­lles, es­po­lea­do por la iz­quier­da, tras com­pro­bar que su pen­sión so­lo cre­ce­rá un 0,25%, muy por de­ba­jo de lo que se pre­vé que se en­ca­rez­ca la vi­da (1,6%) es­te año.

La me­cha de la pro­tes­ta la en­cen­dió la car­ta en la que ca­da mes de enero el Mi­nis­te­rio de Em­pleo les no­ti­fi­ca cuál se­rá su asig­na­ción, apun­ta­ban ayer los co­la­bo­ra­do­res del pre­si­den­te. «Es una car­ta que a na­die le hu­bie­ra gus­ta­do re­ci­bir­la», con­ce­dió pú­bli­ca­men­te Ra­joy an­ti­ci­pan­do que la pró­xi­ma vez le pon­drán un po­co más de al­ma. «Es una obli­ga­ción que nos mar­ca la ley, pe­ro pro­cu­ra­ré que esa obli­ga­ción aca­be sien­do un po­co más per­so­nal y me­nos du­ra que esa que han re­ci­bi­do tan­tos es­pa­ño­les», aña­dió al fi­nal del turno de ré­pli­ca a los gru­pos.

«Más pe­da­go­gía»

En la di­rec­ción del PP se abor­dó ha­ce unos días es­te asun­to des­de la con­vic­ción de que al Eje­cu­ti­vo le ha­ce fal­ta ha­cer «más pe­da­go­gía» e in­clu­so es desea­ble in­cor­po­rar en su mi­si­va a los ma­yo­res «cier­ta li­te­ra­tu­ra», no tan fría, pa­ra ex­pli­car la reali­dad del sis­te­ma de pen­sio­nes, re­cor­dán­do­les que es­tán ga­ran­ti­za­das y que el com­pro­mi­so es se­guir su­bién­do­se­las. «El ca­breo fue au­to­má­ti­co, mu­chos de nues­tros ma­yo­res tam­bién se han sen­ti­do ofen­di­dos», re­co­no­cía ayer un miem­bro de la di­rec­ción del gru­po par­la­men­ta­rio po­pu­lar tras el de­ba­te del Con­gre­so.

Lo cier­to es que la car­ta de Em­pleo se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de la lu­cha de los pen­sio­nis­tas, que es­te sá­ba­do vol­ve­rán a las ca­lles azu­za­dos por los par­ti­dos de la iz­quier­da pa­ra reivin­di­car me­jo­ras. Los ju­bi­la­dos la rom­pen en se­ñal de pro­tes­ta; al­gu­nos sin­di­ca­tos ani­man a de­vol­vér­se­la al Mi­nis­te­rio, y el por­ta­voz del PSOE en el Se­na­do se la res­tre­gó a Ra­joy en fe­bre­ro re­cri­mi­nan­do que el Go­bierno se gas­te una «mi­llo­na­da» en fran­queo. Des­de el Mi­nis­te­rio de Fá­ti­ma Bá­ñez ad­mi­ten que hu­bo cier­to de­ba­te in­terno so­bre la opor­tu­ni­dad de la mi­si­va, que sue­le ge­ne­rar un ma­les­tar «re­cu­rren­te» ca­da enero. Pe­ro re­cuer­dan que es una obli­ga­ción le­gal y que so­lo hay un ca­so en el que el mi­nis­tro de turno se ne­gó a fir­mar la car­ta de la dis­cor­dia. Fue Va­le­riano Gó­mez, que en 2011 de­jó el «tra­go» a su di­rec­tor ge­ne­ral pa­ra anun­ciar a los pen­sio­nis­tas que ese año ve­rían con­ge­la­das sus asig­na­cio­nes tras de­cre­tar­lo el Go­bierno so­cia­lis­ta de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

Ra­joy in­sis­tió ayer en que su Eje­cu­ti­vo ha prio­ri­za­do es­ta par­ti­da, que la in­cre­men­ta­rá en cuan­to pue­da y que ha si­do el PSOE el úni­co en con­ge­lar­la has­ta aho­ra. Se lo re­pi­tió a la por­ta­voz so­cia­lis­ta, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, que lu­ció cha­que­ta mo­ra­da y ver­bo más afi­la­do que Pablo Igle­sias es­ta vez. Pe­ro su pro­ta­go­nis­mo se di­lu­yó una vez que Pe­dro Sán­chez, sin es­ca­ño, con­cer­tó una en­tre­vis­ta a mi­tad del de­ba­te pa­ra fi­jar la pos­tu­ra de Fe­rraz. El PSOE y Po­de­mos ad­vir­tie­ron de que es­ta­rán en las ca­lles el pró­xi­mo sá­ba­do, cuan­do se han con­vo­ca­do nue­vas mo­vi­li­za­cio­nes con­tra el Go­bierno por la rá­ca­na su­bi­da de las pen­sio­nes.

Pen­sio­nis­tas en la tri­bu­na

Unos cin­cuen­ta pen­sio­nis­tas con­vo­ca­dos por los gru­pos par­la­men­ta­rios si­guie­ron en la tri­bu­na de in­vi­ta­dos del Con­gre­so el de­ba­te par­la­men­ta­rio, que du­ró cua­tro ho­ras y que co­men­zó con pa­la­bras de re­cuer­do de Ra­joy y del res­to de por­ta­vo­ces al ni­ño Gabriel. Se­gún el cri­te­rio uná­ni­me, el que de­bía ser en pa­la­bras de Ra­joy «el Pleno más im­por­tan­te de la le­gis­la­tu­ra» no cum­plió las ex­pec­ta­ti­vas. No hu­bo na­die en el pal­co de au­to­ri­da­des, sal­vo al­gún se­na­dor. De­bu­tó el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Román Es­co­lano. Fal­ta­ron Das­tis (Ex­te­rio­res) y Montserrat (Sa­ni­dad).

Los ju­bi­la­dos, en­tre ellos sindicalistas y una mon­ja, si­guie­ron es­toi­cos el de­ba­te, to­ma­ron apun­tes, ca­be­cea­ron indignados cuan­do se le re­pro­chó al Go­bierno ha­ber­se «fun­di­do» la hu­cha de las pen­sio­nes. Y asin­tie­ron cuan­do la opo­si­ción pi­dió con­di­cio­nar la re­vi­sión de las pen­sio­nes a la su­bi­da del IPC. Tam­bién PNV y CC, so­cios pre­su­pues­ta­rios de Ra­joy.

Hu­bo nie­tos acom­pa­ñan­do a sus abue­los, que aplau­die­ron a ra­biar cuan­do Pablo Igle­sias to­có a re­ba­to des­pués de que el por­ta­voz del PP, Ra­fael Her­nan­do, les pi­die­ra no de­jar­se «en­ga­ñar» por la iz­quier­da «sa­can­do las pan­car­tas a la ca­lle, que no sir­ven de na­da». «Los pen­sio­nis­tas sa­ben con­tar y por eso se mo­vi­li­zan por­que sa­ben lo que les cues­ta la vi­da», re­pli­có el lí­der de Po­de­mos. «Esa ge­ne­ra­ción es la que nos tra­jo la de­mo­cra­cia», pro­cla­mó le­van­tan­do los pu­ños de va­rios pen­sio­nis­tas. Un ujier les lla­mó la aten­ción pa­ra que guar­da­ran la com­pos­tu­ra. «Yo por ellos, ma­dre, y ellos por mí», re­ci­tó Igle­sias lla­man­do a la re­be­lión.

Pre­sión so­cial «Sa­car pan­car­tas no sir­ve de na­da», avi­só el PP; «Se mue­ven por­que sa­ben lo que cues­ta la vi­da», di­jo Igle­sias

IG­NA­CIO GIL

Ma­ni­fes­ta­ción de pen­sio­nis­tas el pa­sa­do día 1 en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.