APOS­TE­MOS POR LA UNI­VER­SI­DAD

ABC (Córdoba) - - La Tercera - POR ÁNGEL J. GÓ­MEZ MON­TO­RO ÁNGEL J. GÓ­MEZ MON­TO­RO ES DI­REC­TOR DEL CAM­PUS DE LA UNI­VER­SI­DAD DE NA­VA­RRA EN MA­DRID. CA­TE­DRÁ­TI­CO DE DE­RE­CHO CONS­TI­TU­CIO­NAL

«La Uni­ver­si­dad no se sir­ve a sí mis­ma, sir­ve a la so­cie­dad en la que vi­ve. La cua­li­fi­ca­ción de las uni­ver­si­da­des per­mi­ti­rá una cua­li­fi­ca­ción del ser­vi­cio pres­ta­do. El arran­que de un nue­vo Go­bierno es siem­pre un mo­men­to pa­ra plan­tear­se cam­bios y oja­lá pue­da ha­ber avan­ces en es­ta di­rec­ción por­que so­lo ten­dre­mos uni­ver­si­da­des ex­ce­len­tes si, ade­más de las re­for­mas po­lí­ti­cas, la so­cie­dad apues­ta por ellas, las sien­te co­mo pro­pias»

HAY un acuer­do ge­ne­ra­li­za­do en que una de las prin­ci­pa­les for­ta­le­zas de los Es­ta­dos Uni­dos son sus uni­ver­si­da­des. Lo de me­nos –aun­que no es po­co– es que año tras año co­pen los ran­kings de los me­jo­res cen­tros del mun­do; lo de más es que ob­je­ti­va­men­te –y a pe­sar de los pro­ble­mas que tam­bién tie­ne el mo­de­lo nor­te­ame­ri­cano– son lí­de­res en in­ves­ti­ga­ción (a la que se de­di­can mu­chos re­cur­sos pú­bli­cos y pri­va­dos); for­man en bue­na me­di­da a las eli­tes mun­dia­les (bas­ta dar­se un pa­seo por sus cam­pus pa­ra ver la va­rie­dad de pro­ce­den­cia de los es­tu­dian­tes) y son ca­pa­ces de atraer y re­te­ner ta­len­to de to­do el pla­ne­ta.

Hay sin du­da mu­chos fac­to­res que han con­tri­bui­do a ello, pe­ro qui­sie­ra de­te­ner­me en uno que po­dría ex­pli­car el éxi­to del mo­de­lo: la cer­ca­nía y el com­pro­mi­so de la so­cie­dad con sus uni­ver­si­da­des.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos son cons­cien­tes de lo mu­cho que han con­tri­bui­do, y si­guen con­tri­bu­yen­do, las uni­ver­si­da­des a que su país sea una po­ten­cia mun­dial. Tam­bién re­co­no­cen el va­lor que su­po­ne es­tu­diar en la me­jor uni­ver­si­dad po­si­ble, un ob­je­ti­vo al que –qui­zás con ex­ce­sos– orien­tan mu­chos pa­dres to­da la edu­ca­ción de sus hi­jos.

El in­te­rés y el com­pro­mi­so con la uni­ver­si­dad no ter­mi­na al gra­duar­se. Los la­zos afec­ti­vos con el «al­ma ma­ter» se tra­du­cen en im­por­tan­tí­si­mas ayu­das eco­nó­mi­cas. Un al­to por­cen­ta­je de an­ti­guos alum­nos apor­ta cuo­tas anua­les más o me­nos ge­ne­ro­sas y no son ex­cep­cio­na­les do­na­cio­nes de se­sen­ta, se­ten­ta o cien mi­llo­nes de dó­la­res (el lec­tor curioso –o in­cré­du­lo– pue­de com­pro­bar­lo en in­ter­net). Es­te com­pro­mi­so les per­mi­te for­mar sus fa­mo­sos –y en­vi­dia­dos–

en­dow­ments (fon­dos pa­tri­mo­nia­les), dis­po­ner de fan­tás­ti­cas ins­ta­la­cio­nes, ofre­cer gran­des sa­la­rios a los me­jo­res pro­fe­so­res o des­ti­nar im­por­tan­tes re­cur­sos a be­cas.

Pe­ro, más allá de la re­la­ción per­so­nal con la uni­ver­si­dad, el in­te­rés por su fu­tu­ro es ge­ne­ral. Fre­cuen­te­men­te se pu­bli­can ar­tícu­los en los gran­des me­dios: des­ta­can­do avan­ces y lo­gros, pe­ro, tam­bién, de­nun­cian­do lo que no va. Pro­ble­mas co­mo el ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to de las fa­mi­lias por los cré­di­tos al es­tu­dio o la preo­cu­pa­ción por las agre­sio­nes se­xua­les en los cam­pus lle­van años en los ti­tu­la­res.

Ese com­pro­mi­so –que no com­pla­cen­cia– con­tras­ta con la si­tua­ción que vi­vi­mos en Es­pa­ña, al me­nos la que re­fle­jan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. An­tes in­clu­so de las pe­no­sas si­tua­cio­nes vi­vi­das en los úl­ti­mos me­ses, se apre­cia en la opi­nión pú­bli­ca una ac­ti­tud crí­ti­ca que ha ido cre­cien­do por las po­si­cio­nes no cier­ta­men­te bri­llan­tes –aun­que tam­po­co malas, hay que de­cir– de las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las en los ran­kings in­ter­na­cio­na­les.

An­te ello, la uni­ver­si­dad adop­ta una ac­ti­tud de­fen­si­va y de frus­tra­ción, al no re­co­no­cer­se la con­tri­bu­ción que –mu­chas ve­ces con es­ca­sos y cla­ra­men­te in­su­fi­cien­tes re­cur­sos– se ha he­cho al desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial que ha vi­vi­do nues­tro país en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Si que­re­mos que la si­tua­ción cam­bie, es ne­ce­sa­rio su­pe­rar esos re­pro­ches mu­tuos. Si de ver­dad nos cree­mos que el desa­rro­llo de la so­cie­dad de­pen­de en bue­na me­di­da de la edu­ca­ción y la cien­cia, es ne­ce­sa­rio ali­near es­fuer­zos y tra­ba­jar de la mano.

La so­cie­dad de­be cui­dar sus uni­ver­si­da­des, lo que no sig­ni­fi­ca una com­pla­cen­cia acrí­ti­ca; pe­ro no de­be ver­las co­mo ins­ti­tu­cio­nes aje­nas o dis­tan­tes, o li­mi­tar­se a cri­ti­car su in­efi­cien­cia o sus de­fec­tos. Las uni­ver­si­da­des, des­de lue­go, de­ben es­tar dis­pues­tas a aco­me­ter las re­for­mas ne­ce­sa­rias, pe­ro mu­chas de ellas re­que­ri­rán tam­bién de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas.

Es­toy con­ven­ci­do de que, si que­re­mos que el sis­te­ma me­jo­re, las re­for­mas de­be­rían po­ten­ciar la au­to­no­mía y la com­pe­ti­ti­vi­dad, una de las cla­ves del éxi­to del mo­de­lo nor­te­ame­ri­cano. Nues­tro sis­te­ma es rí­gi­do. Los que go­bier­nan las uni­ver­si­da­des –es­pe­cial­men­te las pú­bli­cas– tie­nen un es­ca­so mar­gen de de­ci­sión pa­ra de­fi­nir su mo­de­lo y no pue­den se­lec­cio­nar a su pro­fe­so­ra­do ni a la ma­yo­ría del per­so­nal. A ello se su­ma la es­ca­sa mo­vi­li­dad del alum­na­do (que pre­fie­re es­tu­diar en su Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma o en su pro­pia ciu­dad), y del pro­fe­so­ra­do, que acos­tum­bra a con­cen­trar su vi­da aca­dé­mi­ca en la mis­ma uni­ver­si­dad (en la que, con fre­cuen­cia, tam­bién ha es­tu­dia­do).

No soy par­ti­da­rio de im­po­ner los cam­bios; es más, creo que mu­chas uni­ver­si­da­des pue­den se­guir con el per­fil ac­tual, dan­do un ser­vi­cio so­bre to­do a la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma que la fi­nan­cia. Lo que pro­pon­go es que aque­llas otras uni­ver­si­da­des que, de acuer­do con su Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma, quie­ran cam­biar, pue­dan ha­cer­lo. Si se me per­mi­te la com­pa­ra­ción, de­be­ría­mos ir ha­cia un sis­te­ma en el que la ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des jue­guen la li­ga na­cio­nal, con un ni­vel de ca­li­dad al­to, pe­ro don­de al­gu­nas pue­dan ju­gar la Cham­pions. Esa di­ver­si­fi­ca­ción se­ría muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra el con­jun­to.

Es­to re­quie­re al­gu­nos cam­bios im­por­tan­tes: en pri­mer lu­gar, en el mo­de­lo de go­bierno de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, al­go que han he­cho otros paí­ses con bue­nos re­sul­ta­dos; re­quie­re, asi­mis­mo, un sis­te­ma más fle­xi­ble de re­tri­bu­ción del pro­fe­so­ra­do, que per­mi­ta a las uni­ver­si­da­des atraer a bue­nos aca­dé­mi­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les me­dian­te me­jo­ras sa­la­ria­les y ma­te­ria­les. Y re­quie­re, por úl­ti­mo, fa­vo­re­cer la mo­vi­li­dad del alum­na­do, lo que pa­sa por me­jo­rar el ac­tual sis­te­ma de be­cas, pues so­lo si los me­jo­res es­tu­dian­tes pue­den ele­gir los me­jo­res cen­tros, con in­de­pen­den­cia de su ren­ta y del lu­gar en el que vi­van, ha­brá ver­da­de­ra com­pe­ten­cia. Esos son, por otra par­te, pa­sos imprescindibles pa­ra la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, es de­cir, pa­ra po­der atraer ta­len­to tan­to en alum­nos co­mo en pro­fe­so­res de cual­quier par­te del mun­do.

Son pro­pues­tas que no tie­nen una mo­ti­va­ción au­to­rre­fe­ren­cial. La Uni­ver­si­dad no se sir­ve a sí mis­ma, sir­ve a la so­cie­dad en la que vi­ve. La cua­li­fi­ca­ción de las uni­ver­si­da­des per­mi­ti­rá una cua­li­fi­ca­ción del ser­vi­cio pres­ta­do.

El arran­que de un nue­vo Go­bierno es siem­pre un mo­men­to pa­ra plan­tear­se cam­bios y oja­lá pue­da ha­ber avan­ces en es­ta di­rec­ción por­que so­lo ten­dre­mos uni­ver­si­da­des ex­ce­len­tes si, ade­más de las re­for­mas po­lí­ti­cas, la so­cie­dad apues­ta por ellas, las sien­te co­mo pro­pias y se com­pro­me­te –tam­bién con re­cur­sos eco­nó­mi­cos– con su éxi­to.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.