GO­BIERNO DE DI­SE­ÑO

El éxi­to pro­fe­sio­nal no garantiza el éxi­to po­lí­ti­co

ABC (Córdoba) - - Opinión - JO­SÉ MA­RÍA CA­RRAS­CAL

LA idea me vino al leer en «Mu­jer Hoy» el re­por­ta­je so­bre la pro­duc­to­ra te­le­vi­si­va Bambú y sus diez años de éxi­to: «Un plan­tel de jó­ve­nes y ve­te­ra­nos», «Per­so­na­li­da­des a me­di­da», «Las mu­je­res siem­pre pre­sen­tes». «¡Dia­blos, me di­je, si es­ta es la fór­mu­la de Pedro Sánchez pa­ra for­mar go­bierno!». Mu­je­res a po­rri­llo, no­va­tos y pro­fe­sio­na­les, ce­le­bri­ties que den bri­llo al con­jun­to. Que es­tén preparados no im­por­ta. Lo im­por­tan­te es que sean fa­mo­sos, que la gen­te quie­ra ha­cer­se un sel­fie con ellas y ellos.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la úl­ti­ma cau­sa de que Mà­xim Huer­ta ha­ya ba­ti­do el ré­cord de bre­ve­dad en un Mi­nis­te­rio no han si­do sus pro­ble­mas con Ha­cien­da, re­suel­tos ha­ce tiem­po, co­mo que odia­ra los de­por­tes no im­pi­dió que le pu­sie­ran al fren­te de ellos. Lo que le dio la car­te­ra fue ser un no­ve­lis­ta pre­mia­do, un hom­bre de la te­le, co­no­ci­do del gran pú­bli­co, en­tre el que se mo­vía a sus an­chas. Era lo que se bus­ca­ba, la fa­ma, la po­pu­la­ri­dad, pa­ra tran­qui­li­zar a una opi­nión desa­so­se­ga­da por los es­cán­da­los. Que fue­ra el idó­neo pa­ra el car­go no im­por­ta­ba. Lo im­por­tan­te era que fue­se a la Fe­ria del Li­bro, que atra­je­ra más aten­ción y cá­ma­ras que los me­jo­res es­cri­to­res y que se acer­ca­se a Pa­rís a com­par­tir con Na­dal la gloria de ga­nar el Ro­land Ga­rros. ¿Quién pen­sa­ba en re­gu­la­ri­za­cio­nes fis­ca­les de ha­ce un mon­tón de años?

Lo ma­lo es que los pla­nes me­jor preparados, so­bre to­do los que in­ten­tan en­ga­ñar a la reali­dad, suelen te­ner fa­llos ga­rra­fa­les, co­mo ha su­ce­di­do en es­te ca­so. Pedro Sánchez no ha he­cho un ga­bi­ne­te pa­ra go­ber­nar, sino pa­ra des­lum­brar, ga­nar tiem­po, a ver si la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la se tran­qui­li­za, sube en las en­cues­tas, con­vo­ca elec­cio­nes y las ga­na. Se no­ta la mano del ase­sor de ima­gen. Y hay que com­pren­der su si­tua­ción: tie­ne que go­ber­nar con una es­cuá­li­da mi­no­ría en el Con­gre­so, con ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP en el Se­na­do, con el pre­su­pues­to de Ra­joy y con el mar­ca­je es­tric­to de quie­nes le hi­cie­ron pre­si­den­te. ¿Tie­ne al­go de ex­tra­ño que eche mano de los gol­pes de efec­to pa­ra ocul­tar que no tie­ne pro­gra­ma ni pro­yec­to, es de­cir, pa­ra ha­cer que go­bier­na sin go­ber­nar? ¿Y de que ocu­rran epi­so­dios co­mo és­te?

¿Va a ser el úl­ti­mo? Me te­mo que no. Si las men­ti­ras tie­nen las pa­tas cor­tas, las tram­pas ter­mi­nan por des­cu­brir­se. Ese ga­bi­ne­te de di­se­ño lo es tam­bién de per­so­na­li­da­des que pue­den, o no, pres­tar­se al jue­go. ¿Qué va a ha­cer Gran­de-Mar­las­ka cuan­do ten­ga que de­ci­dir so­bre el tras­la­do de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes pre­sos a sus cár­ce­les? ¿Y Bo­rrell, an­te la reaper­tu­ra de las «em­ba­ja­das» de la Ge­ne­ra­li­tat? ¿Y Na­dia Cal­vi­ño, an­te el dis­pa­rar­se del gas­to pú­bli­co tras ha­ber­lo con­tro­la­do des­de Bru­se­las? Ima­gino que al­gu­nos y al­gu­nas ce­de­rán a la ra­zón po­lí­ti­ca, otras y otros, a la de Es­ta­do. Pe­ro el con­flic­to, tan­to per­so­nal co­mo gu­ber­na­men­tal, es­tá ser­vi­do. Y es que, co­mo les di­je en mi pri­mer co­men­ta­rio so­bre es­te ga­bi­ne­te de di­se­ño, el éxi­to pro­fe­sio­nal no garantiza el éxi­to po­lí­ti­co. A las ver­da­de­ras per­so­na­li­da­des el se­gun­do les re­sul­ta in­clu­so una ré­mo­ra. A las ca­ren­tes de per­so­na­li­dad, les chi­fla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.