PUER­TO FRAN­CO

La se­lec­ción es uno de los po­cos pun­tos de en­cuen­tro ci­vil ca­pa­ces de re­unir en Es­pa­ña un cier­to con­sen­so es­pon­tá­neo

ABC (Córdoba) - - Opinión - IGNACIO CA­MA­CHO

EL fút­bol de al­to ni­vel tie­ne mu­cho de po­lí­ti­ca. Por su im­pac­to so­cial y me­diá­ti­co, por su po­der de mo­vi­li­za­ción, por su con­di­ción ca­ta­li­za­do­ra de ener­gías y pa­sio­nes co­lec­ti­vas. El sim­bo­lis­mo emo­cio­nal, ca­si to­té­mi­co, de los equi­pos tien­ta de ma­ne­ra es­pe­cial a los na­cio­na­lis­tas, que son los que me­jor apro­ve­chan ese po­ten­cial ex­pre­si­vo pa­ra cons­truir cam­pa­ñas pro­pa­gan­dís­ti­cas, pe­ro cons­ti­tu­ye un fe­nó­meno co­mún en la ma­yo­ría de los paí­ses que las se­lec­cio­nes en­car­nen la re­pre­sen­ta­ción de su au­to­es­ti­ma. Só­lo los ju­ga­do­res per­ma­ne­cen, y no siem­pre –ca­so Pi­qué–, al mar­gen de esa di­men­sión ex­tra­de­por­ti­va; de ellos ha­cia arri­ba, tan­to en­tre­na­do­res co­mo di­ri­gen­tes y otros es­ta­men­tos es­tán so­me­ti­dos a las re­glas de com­por­ta­mien­to co­mu­nes a cual­quier ti­po de éli­te o de je­rar­quía. Ma­ne­jan sen­ti­mien­tos de ma­sas, di­ne­ro, pren­sa, enor­mes au­dien­cias te­le­vi­si­vas: es­truc­tu­ras de po­der blan­do con una ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia ca­da vez más ex­ten­di­da.

Esa in­men­sa per­mea­bi­li­dad ex­pli­ca la re­per­cu­sión del ca­so Lopetegui, un de­ba­te de cla­ro ca­rác­ter po­lí­ti­co que ni si­quie­ra sus ac­to­res pa­re­cen ha­ber atis­ba­do. Ni el se­lec­cio­na­dor, ni el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, ni si­quie­ra un hom­bre tan acos­tum­bra­do co­mo Flo­ren­tino Pé­rez a los ava­ta­res del li­de­raz­go, han ca­li­bra­do la tras­cen­den­cia de un en­re­do que se les ha ido de las ma­nos. Han ges­tio­na­do la cri­sis con lu­ces cor­tas, co­mo un pro­ble­ma do­més­ti­co, de ne­go­cia­do, sin cal­cu­lar la re­le­van­cia que el equi­po na­cio­nal, en vís­pe­ras de una Co­pa del Mun­do, al­can­za en una so­cie­dad ne­ce­si­ta­da de ele­men­tos de cohe­sión que ele­ven su es­ta­do de áni­mo. To­do el con­flic­to ha si­do un desas­tre de in­tere­ses per­so­na­les, fal­ta de res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal, so­bre­ac­tua­cio­nes y ce­los me­lo­dra­má­ti­cos, sin que na­die ha­ya re­pa­ra­do en que más allá de la ín­do­le fut­bo­lís­ti­ca del ca­so exis­tía un pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial co­mún que de­jar a sal­vo: el va­lor de la se­lec­ción co­mo pun­to de en­cuen­tro ci­vil, co­mo puer­to fran­co, co­mo uno de los po­cos in­tan­gi­bles ca­pa­ces de re­unir en Es­pa­ña un cier­to con­sen­so es­pon­tá­neo.

En reali­dad, es­ta ges­tión des­ma­ña­da, sin fi­ne­za, re­pre­sen­ta un tra­sun­to de nues­tro ver­da­de­ro cli­ma po­lí­ti­co, en la me­di­da en que re­pro­du­ce al­gu­nos de sus más ge­ne­ra­li­za­dos vi­cios: la fal­ta de ge­ne­ro­si­dad, de pres­ti­gio, de pers­pec­ti­va y de se­ño­río, la frac­cio­na­li­dad sec­ta­ria, la ci­ca­te­ría mo­ral, to­dos esos fac­to­res que han he­cho de la es­fe­ra pú­bli­ca un pá­ra­mo de cor­te­dad de mi­ras y de egoís­mo. La au­sen­cia de un pro­yec­to pú­bli­co so­bre el que ar­ti­cu­lar prio­ri­da­des y ob­je­ti­vos. El pre­do­mi­nio del cor­to pla­zo, de la ges­ti­cu­la­ción hi­per­bó­li­ca, y el aban­dono de las cues­tio­nes de prin­ci­pios. El fút­bol siem­pre re­pre­sen­ta una me­tá­fo­ra de la tem­pe­ra­tu­ra so­cial en cuan­to ex­pre­sa, den­tro de su cre­cien­te com­ple­ji­dad, las pul­sio­nes pri­ma­rias de la tri­bu. Y en ese sen­ti­do re­sul­ta bien po­co alen­ta­dor es­te mo­do ca­la­mi­to­so de maltratar los sím­bo­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.