Que Cris­to co­bi­je a Fan­di­ño

ABC (Córdoba) - - Opinión - Pue­den di­ri­gir sus car­tas al di­rec­tor por co­rreo or­di­na­rio a C/San Ál­va­ro, 8, 1º, 3. 14003 de Cór­do­ba. E-mail a car­tas.cor­do­ba@abc.es. ABC se re­ser­va el de­re­cho de re­du­cir los tex­tos cu­yas di­men­sio­nes pa­sen el es­pa­cio fi­ja­do.

Mue­re el to­re­ro, vi­ve Es­pa­ña, tu­vi­mos un avi­so el año an­te­rior a es­ta pri­mer aniver­sa­rio de su muer­te, épi­ca, que abro­cha una vi­da he­roi­ca mu­chos im­pac­ta­dos to­dos lo acha­ca­mos a la inex­pe­rien­cia o in­ma­du­rez de la cha­va­le­ría y al ím­pe­tu de­sen­fre­na­do del pú­ber el desen­la­ce sin pie­dad de Víc­tor Ba­rrio, otro con­sa­gra­do a los nom­bres do­ra­dos del to­reo, por lo que pen­sa­mos que es­to era tre­men­do pe­ro a pe­sar de la ines­ti­ma­ble ayu­da del ca­po­ta­zo con que nos dan ai­re los an­ti­tau­ri­nos, que ati­na­ba con gar­bo Wil­de (18541900) que «aque­llo de lo que no se ha­bla es co­mo si exis­tie­se». Los que ama­mos la to­re­ría an­da­mos di­vi­di­dos y tí­mi­dos, por lo que mi­ré­mo­nos den­tro y ol­vi­de­mos só­lo hoy las ali­ma­ñas, ya que se to­rea a fa­vor y en con­tra, pa­ra de­fen­der­se de las em­bes­ti­das de los en­vi­dio­sos, amar­ga­dos, los cu­cha­ras, que ni pin­chan ni cor­tan, y quie­ren lle­var­se lo que son ca­pa­ces de me­re­cer, por­que he no­ta­do a mu­chos «afi­cio­na­dos» con un lán­gui­do te­le­gra­ma de com­pro­mi­so, un pe­no­so co­men­ta­rio y un fin­gi­do pu­che­ro de cor­te­sía, por­que to­ca­ba, y se­ño­res es­to due­le más. La pe­na, la­men­ta­ble­men­te, no es la de la «Ne­gra ca­be­za, ne­gra pe­na», de Ra­fael Mo­ra­les (1919-2005), es la de un to­re­ro que le­van­ta­ba el al­ma cuan­do po­nía un mus­lo en un pi­tón y la mano con­tra­ria con los avíos a una cuar­ta del otro, es de un fi­gu­ra que pu­so bo­ca aba­jo la Ca­te­dral del to­reo, Ma­drid, no por el ca­pri­cho que se dan ca­da año los ti­tis y las ma­no­las de des­cu­brir y en­cum­brar a un za­ga­li­llo que les cae en gra­cia, me han con­ta­do que los ex­pre­sio­nes de­mu­da­das en la pla­za, con el ros­tro pá­li­do es­pol­vo­rea­do por la pla­za era una sen­sa­ción que que­da, una con­go­ja que chis­ta, un cu­chi­llo car­ní­vo­ro, un cla­mor. Ha­bía ve­ni­do pa­ra re­su­ci­tar la Fies­ta Na­cio­nal, y lo hi­zo, bien que lo hi­zo, el to­re­ro que re­zu­ma­ba hom­bría, ca­ba­li­dad y co­ra­je, no so­lo pue­de re­su­ci­tar la li­dia, sino tam­bién el fla­men­co, co­mo hi­cie­ra asi­mis­mo el to­reo con Mi­guel Po­ve­da o Ca­ma­rón y Cu­rro Ro­me­ro. Es un mi­la­gro que se vis­ta de lu­ces un chi­qui­llo de los 80. ANTONIO FER­NÁN­DEZ CÓR­DO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.