LA FIES­TA NO TER­MI­NA

La fies­ta de fin de curso aca­ba trans­fi­gu­ran­do a los pa­dres en mo­dis­tos, di­se­ña­do­res y es­ti­lis­tas

ABC (Córdoba) - - Opinión - NATI GAVIRA

En los pre­pa­ra­ti­vos de las fies­tas de fin de curso ter­mi­nan mu­chos pa­dres de­ján­do­se a ji­ro­nes el tiem­po con el que no cuen­tan. Al­gu­nos aca­ban en una ver­da­de­ra cri­sis de iden­ti­dad por te­ner que so­me­ter su cri­te­rio es­té­ti­co al de los com­po­nen­tes del chat crea­do pa­ra la ce­le­bra­ción, por otra par­te muy se­ve­ros en sus ve­re­dic­tos. En es­tos días, cau­san ba­ja mu­chos de es­tas reunio­nes vir­tua­les y no son po­cas las amis­ta­des de pa­si­llos y es­pe­ra que se ven truncadas pa­ra siem­pre. Los pa­dres so­le­mos vol­ver­nos sus­cep­ti­bles y frá­gi­les cuan­do no ve­mos aco­gi­das nues­tras opi­nio­nes, con po­ca cin­tu­ra pa­ra acep­tar la opi­nión aje­na, y de ahí re­sul­tan es­ce­nas de des­en­cuen­tros irre­pa­ra­bles a cuen­ta de la elec­ción del re­ga­lo de la maes­tra o el tono del azul cie­lo con el que uni­for­mar a los ni­ños en su ac­tua­ción. Al fi­nal, ya lo sa­ben, es­tas celebraciones de es­ca­sa re­le­van­cia pe­da­gó­gi­ca, con­sis­ten en una ex­hi­bi­ción de cua­li­da­des de ma­dres y pa­dres que aca­ban trans­fi­gu­ra­dos en di­se­ña­do­res, mo­dis­tos y has­ta es­ti­lis­tas.

Co­mo re­sul­ta­do, tan­ta pa­sión aca­ba des­bor­da­da en nues­tra mo­der­na ma­ne­ra de co­mu­ni­car­nos y sa­lir de uno de es­tos chat pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo agra­vio pa­ra vi­das ya des­bor­da­das por el fin de curso, la pla­ni­fi­ca­ción del cam­pa­men­to y el evi­den­te can­san­cio pre es­ti­val. Al­go no de­be ir del to­do bien en nues­tro tiem­po y en el mo­do de de­fen­der nues­tros gus­tos cuan­do cual­quier dis­cre­pan­cia fa­ci­li­ta que la re­la­ción de una vein­te­na de pa­dres pue­da caer co­mo un cas­ti­llo de nai­pes. Ha­bría que plan­tear­se si el uso de la tec­no­lo­gía nos acor­ta el tiem­po de es­pe­ra pa­ra to­mar de­ci­sio­nes o deshumaniza nues­tra re­la­cio­nes has­ta con­ver­tir­las en pres­cin­di­bles.

Hay es­ce­nas que de­be­ría­mos evi­tar. Es­tá tes­ta­do que es el ejem­plo el que per­du­ra co­mo guía edu­ca­ti­va de los hi­jos, po­dría­mos re­la­jar nues­tra am­bi­ción por ha­cer pre­va­le­cer al­gún cri­te­rio que no nos sos­tie­ne la vi­da, sino que nos la com­pli­ca y aho­ga. Aho­ra que las fies­tas de fin de curso se cue­lan en nues­tros ho­ga­res co­mo un nue­vo des­es­ta­bi­li­za­dor, po­dría­mos re­cor­dar co­mo la ilu­sión de los ni­ños es inase­qui­ble a ese ma­les­tar si­bi­lino y cons­tan­te que pa­ra al­gu­nos pa­dres re­pre­sen­tan gra­dua­cio­nes, me­rien­das y pe­ro­les de tra­ca fi­nal. En nor­ma­li­zar nues­tra vi­da tra­ba­ja­mos to­do el año, pa­sa­mos me­ses ali­san­do aris­tas pa­ra que los acon­te­ci­mien­tos sean vi­vi­dos con la do­sis exac­ta de cor­du­ra y es­te em­pe­ño no pue­de que­dar des­ba­ra­ta­do en unas ho­ras.

Hay que ver qué ri­gu­ro­si­dad em­plea­mos en el di­se­ño y con­fec­ción del dis­fraz de oso pa­ra la fies­ta de fin de curso y cuan­ta in­di­fe­ren­cia ofre­ce­mos a asun­tos co­mo la ges­tión del par­que tec­no­ló­gi­co non na­to por la inope­ran­cia ad­mi­nis­tra­ti­va de unos y otros en nues­tra ciu­dad, por ejem­plo. Cuan­ta ener­gía em­plea­da en so­bre­po­ner­nos a la ne­ga­ti­va del ni­ño a en­sa­yar más y me­jor el nú­me­ro, y cuan­ta in­di­fe­ren­cia po­de­mos mos­trar an­te esas ne­ce­si­da­des que no tie­nen que ver con lo apa­ren­te, sino con el fon­do ín­ti­mo de las co­sas. Fe­liz fies­ta de fin de curso. Me­re­ce la pe­na ver sus ca­ri­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.